Viernes, 28 de Enero del 2022
Jueves, 13 Enero 2022 01:33

¡Compadres, no me ayuden!

¡Compadres, no me ayuden! Escrito Por :   Arturo Rueda

¿Comenzó Barbosa el pleito de rateros y el saqueo a la Fundación Mary Street Jenkins? Claro que no. Pero Furlong insiste y Eduardo calla como momia. Ni una sola expresión de apoyo a Barbosa, y menos, algún tipo de operación política para que los barones del Yunque le bajen dos rayas. Parece todo lo contrario: parece que Coparmex es el brazo armado de Lalo Rivera


 

Lo escribí después del bochornoso abucheo que se llevó el gobernador Barbosa al acudir a la toma de protesta de Rubén Furlong como nuevo capitán del sindicato patronal Coparmex: un efecto colateral de la victoria de Eduardo Rivera Pérez es que la ultraderecha anda envalentonada en Puebla

 

Los viejos barones del Yunque se ven de regreso al poder y actúan en consecuencia: han elegido como enemigo al gobernador Barbosa, a quien culpan de todo lo posible, y especialmente, lo hacen responsable del pleito jurídico que mantiene cerrada la UDLAP.

 

Parece absurdo, pero lo es: los amigos de Eduardo son los principales enemigos de Barbosa. Pero además de criticarlo todos los días, quieren que lo haga gobernador en 2024.

 

En verdad, sufren de una dualidad esquizofrénica.

 

Claramente es imposible: si Coparmex le ha declarado la guerra a Barbosa, empoderar a Eduardo y darle más instrumentos de poder es, al mismo tiempo, empoderar a los enemigos del gobernador. Es un silogismo básico que solamente el edil no parece entender. Ni los fachos de Coparmex.

 

Recordemos que en la Hacienda de San José Actipan -propiedad de Jorge Espina- las groserías comenzaron cuando los viejos barones del Yunque tomaron protesta como parte de un Consejo Asesor. Ahí estuvieron todos los patrones de la ultraderecha: Jorge Ocejo, Toño Sánchez Díaz de Rivera, Jesús Migoya, Luis García Teruel, Heberto Rodríguez, Rogelio Sierra Michelena, Carlos Solana, Carlos Montiel Solana y el hijo del Caimán.

 

Luego vinieron los gritos de “Barbosa libera la UDLAP” a lo que el gobernador respondió con valentía y severidad.

 

Pero después de todo eso, los Coparmex no le han bajado y cada que pueden le tunden al gobernador.

 

El tal Rubén Furlong ha impulsado todas las expresiones y marchas que reclaman a Barbosa la liberación del campus de la UDLAP, que es un eufemismo para decir que se los debe entregar a los Jenkins.

 

 

¿Comenzó Barbosa el pleito de rateros y el saqueo a la Fundación Mary Street Jenkins? Claro que no. Pero Furlong insiste y Eduardo calla como momia. Ni una sola expresión de apoyo a Barbosa, y menos, algún tipo de operación política para que los barones del Yunque le bajen dos rayas.

 

Parece todo lo contrario: parece que Coparmex es el brazo armado de Lalo Rivera para contestarle al gobernador Barbosa ahora que le anda repartiendo sus coscorrones en las mañaneras.

 

No le dejan pasar una. Y responden con total agresividad.

 

El martes, en su mañanera, Barbosa dijo que “ojalá la iniciativa privada pusiera, aunque sea una ametralladora ¿sí?; o un chaleco balizado (sic); o unas esposas ¿verdad?; ojalá… nunca han puesto nada. Y eso sí, exigen seguridad porque según pagan sus impuestos. Nunca han puesto nada”.

 

Ayer, el tal Furlong arremetió vs el gobernador en una carta abierta escrita en términos muy groseros. Para variar.

 

El líder de Coparmex, palabras más palabras menos, dijo que Puebla vive un estado de alarma, y que los empresarios tienen que hacer gastos de seguridad privada. Y que cada año premian a policías con su programa “Puebla agradece”.

 

La parte ofensiva fue -cito textual- “Ni nosotros ofrecemos soluciones milagrosas, ni usted las ha ofrecido. Sé que tiene la sensibilidad, capacidad y la inteligencia para enfrentar el problema”.

 

Ah bueno.

 

Lo mejor que Lalo podría decirles a sus amigos empresarios de la ultraderecha es “¡compadres, no me ayuden!”.

 

Google News - Diario Cambio
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto