Miercoles, 06 de Julio del 2022
Jueves, 10 Febrero 2022 01:34

Ruge la ultraderecha de Puebla ¡Hay balazos!

Ruge la ultraderecha de Puebla ¡Hay balazos! Escrito Por :   Arturo Rueda

Se vienen dos meses intensos en que la derecha mexicana, los intereses neoliberales, van a tirar metralla contra todo lo que huela a Morena. Y eso incluye al gobierno poblano y a Luis Miguel Barbosa. Y eso debe llevar a cerrar filas entre todos los actores de Morena. Tienen un enemigo común: la ultraderecha poblana que ya se siente ganadora de la gubernatura en 2024.


 

La ultraderecha de Puebla se siente ganadora en el conflicto de la UDLAP y luego luego se pone insolente. Es su estilito histórico. Ahora no sólo quieren que les entreguen el campus, sino que se los den barridito y trapeado.

 

La ofensiva de los Jenkins y Derbez continúa a través de su turbina de bots, usando a sus medios aliados, y con el empuje de los diputados locales y federales de Acción Nacional. Ya no es coincidencia, sino confluencia. Y denota que su objetivo inmediato era volver a adueñarse de la universidad pese a su trama de ilegalidades, pero el mediato es el ‘golpeteo’ directo al gobernador Barbosa.

 

Ya no pueden disimular. Su enemigo es Barbosa, pero hay un contexto: la ultraderecha en México ‘quema sus naves’ en contra de todo lo que se llama López Obrador, Morena y 4T. Y el gobernador es tan blanco como lo es todo ese bloque.

 

¡Hay balazos por todo el país!

 

Contra AMLO y sus hijos por la casa de Houston

 

Contra Sheinbaum por la ivermectina y el maltrato a menores.

 

Contra Barbosa por la UDLAP y el bebé Tadeo.

 

No se asusten: es la guerra por el poder. El 2024 comienza con la revocación de mandato de AMLO y de ahí para adelante. Pero la primera parte de la batalla es el 10 de abril, fecha de la consulta.

 

¿Quiénes impulsan esta guerra?

 

El PRIAN, que en Puebla se expresa a través de la ultraderecha, el PAN, el Consorcio de Universidades, la Coparmex, los Jenkins, Luis Ernesto Derbez y… ‘Lalo’ Rivera. Son los enemigos de Morena en Puebla, y por tanto, también de Casa Aguayo.

 

Si no empiezan hoy a darle ‘hachazos’ a Morena y al proyecto de la Cuarta Transformación, en 2024 no van a meter ni las manos.

 

Ayer los diputados locales del PAN volvieron a subir el tema a la tribuna del Congreso local. Los federales le dieron cabida a un grupo de estudiantes en San Lázaro, y ahí aparecieron Mario Riestra, Ana Teresa Aranda, Carolina Beauregard.

 

Para este día, plantean una movilización en el Senado. Y los Exa-UDLAP andaban haciendo una ‘vaquita’ para rentar camiones y armar una marcha masiva en CDMX.

 

En su comunicado de respuesta, la Fundación Mary Street Jenkins, de los Jenkins ladrones, dice que no aceptarán el retorno del campus con un mandamiento de un juez civil de Puebla, que esperan el fallo de los tribunales federales, y que después va la suya pues interpondrán denuncias penales por daños y robo de computadoras. Amenazantes.

 

Vaya modito insolente.

 

El conflicto de la UDLAP estaba literalmente muerto, y casualmente, revivió en 2022, luego de la negativa del Congreso del DAP a ‘Lalo’ Rivera. Los rancios intereses de la ultraderecha se unificaron en la misma dirección: golpear a Barbosa.

 

Se vienen dos meses intensos en que la derecha mexicana y los intereses neoliberales van a tirar metralla contra todo lo que huela a Morena. Y eso incluye al gobierno poblano y a Luis Miguel Barbosa.

 

Y eso debe llevar a cerrar filas entre todos los actores de Morena. Tienen un enemigo común: la ultraderecha poblana que ya se siente ganadora de la gubernatura en 2024.

 

Llegó la hora de la reconciliación, feliz lema de campaña electoral de Barbosa en la extraordinaria de 2019. Hay que poner espalda con espalda para resistir los meses brutales de ataque que se avecinan.

 

Eso incluye la confluencia de actores alejados de Casa Aguayo como son Ignacio Mier Velazco y Alejandro Armenta. Ellos saben sus diferencias, pero el proyecto común de la 4T está en riesgo. Barbosa, Mier y Armenta tienen los mismos enemigos y deben lealtad al mismo jefe: Andrés Manuel López Obrador.

 

Pese a las grillas, Mier Velazco ha contenido pronunciamientos en la máxima tribuna de San Lázaro en contra del gobernador poblano. Ha contenido a los suyos, pues hay diputados federales de Morena que quieren cobrar agravios, pero más ha contenido la virulencia de Acción Nacional en contra de Barbosa.

 

Para prueba, los diputados federales que acudieron a la CNDH para pedir su intervención en el caso del bebé Tadeo, así como los pronunciamientos en el tema de la UDLAP. Todo ello ha ocurrido fuera de la agenda política de la Cámara de Diputados. Y tampoco ha dejado pasar exhortos que se enlisten.

 

No lo hace para que se lo agradezcan, ni para vender favores, sino por sentido común de la política: comienza la hora en que se enfrenta el proyecto histórico de la 4T contra la restauración de privilegios del PRIAN.

 

En ese contexto se da el ‘golpeteo’ al gobernador poblano tan fuerte como a AMLO: las encuestas muestran que el reportaje de Latinus sobre su hijo sí lo dañó. Y ésa es la guerra que se va a librar en los dos próximos meses. Una guerra brutal.

 

Espalda con espalda. Es la única forma de sobrevivir en este tipo de tiroteos.

 

Google News - Diario Cambio
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto