Miercoles, 06 de Julio del 2022
Martes, 08 Marzo 2022 01:47

Un episodio más del país en el que no pasa nada

Un episodio más del país en el que no pasa nada Escrito Por :   Arturo Rueda

Ni los videos en redes sociales, ni las imágenes de violencia desmedida, ni siquiera el hecho de que la madriza tumultuaria fuera totalmente premeditada, pudieron con los intereses de ese negocio llamado futbol. Un negocio basado en que el balón ruede, aunque esté ensangrentado, pero que ruede


 

Acostumbrados al horror cotidiano de la impunidad, ese país en el que cuando pasa algo no termina pasando nada, la violencia tumultuaria del sábado pasado en el Estadio Corregidora va a terminar en lo mismo de siempre: no pasa nada.

 

Ni los videos en redes sociales, ni las imágenes de violencia desmedida, ni siquiera el hecho de que la madriza tumultuaria fuera totalmente premeditada, pudieron con los intereses de ese negocio llamado futbol. Un negocio basado en que el balón ruede, aunque esté ensangrentado, pero que ruede.

 

La pelota volverá a rodar el próximo fin de semana y todo se va a silenciar con el castigo al Querétaro, sus dueños y directivos. Los dueños de los equipos, reunidos en esa Corte Imperial denominada Federación Mexicana de Fútbol, votarán por correr del club a los que pusieron en riesgo el negocio. Pero nada más.

 

Así lo dijo Mikel Arriola: la jornada 10 se va a jugar con toda normalidad. Con todos los partidos previstos, excepto al que le tocaba al Querétaro. Nada de cancelar la Liga MX, ni siquiera porque la Junta de Coordinación de San Lázaro llame a comparecer a todos los directivos de la Femexfut.

 

"Sí va a haber (Jornada 10). Resolvemos este problema en sanciones y en las medidas de reforzamiento de seguridad y seguimos adelante con nuestras jornadas, con nuestros partidos, con todo el énfasis en seguridad. Pedirle a la gente que confíe en el futbol y sigamos adelante", mencionó el priista Mikel Arriola.

 

La impunidad no sólo va a alcanzar a los dueños y directivos del Club, sino que más de 48 horas después de la carnicería, ninguno de los barristas del Querétaro han sido detenidos pese a que son perfectamente identificables por sus rostros en los videos que circularon profusamente por las redes sociales.

 

Anoche, la Fiscalía de Querétaro dijo que se habían liberado 26 órdenes de aprehensión y 21 cateos. A ver a quiénes agarran, porque les dieron mucho tiempo para irse prófugos.

 

¿Y 26 detenidos nada más? Si en los videos se cuenta a los agresores por decenas, y hasta más de 100 ‘fanáticos’ del Querétaro golpeando, vejando, desnudando a sus indefensas víctimas del Atlas que fueron objeto de cacería.

 

Si ese nivel de violencia no tiene castigo, si la impunidad se impone ya a tan bajos niveles, qué esperanza podemos tener en que Cárteles del crimen organizado, bandas delictivas y hasta grupos de raterillos, le bajen a su nivel de criminalidad.

 

Si la carnicería de Querétaro conmovió al país, pero de todos modos no pasó nada, qué va a ocurrir con las masacres del crimen organizado, los fusilamientos masivos y ejecuciones. A nadie realmente le interesa que esto pare.

 

Ni siquiera a Andrés Manuel, quien sigue aferrado a que todo esto son las consecuencias del neoliberalismo, del pensamiento conservador. Ayer, en su mañanera, el presidente no condenó a los barristas, ni a los directivos del Querétaro, y apapachó al gobernador de ese estado.

 

Todo acabó en lo mismo.

 

Un episodio más del país en el que no pasa nada.

 

Google News - Diario Cambio
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto