Miercoles, 06 de Julio del 2022
Martes, 22 Marzo 2022 03:01

Alegrías y tristezas que rodean a AMLO

Alegrías y tristezas que rodean a AMLO Escrito Por :   Arturo Rueda

López Obrador recurrió a las viejas reglas de la política: despido y olvido. Así se fue primero Olga Sánchez. Luego Scherer. Luego Santiago Nieto. Y el único sobreviviente es Gertz, ahora bajo fuego del ex consejero jurídico y del ex titular de la UIF. Pero ellos no olvidaron. Sus egos les piden revancha aunque se lleven a la 4T entre las piernas


 

De un lado, la alegría por la inauguración del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA). Del otro, la tristeza por la traición de los principales colaboradores con los que llegó al poder. Así, en medio de esas contradicciones, se vive el proceso transformador de la 4T con Andrés Manuel López Obrador.

 

La trama de la corrupción del teje-maneje de la administración de justicia crece como una bola de nieve imparable. Si alguien tenía dudas de que el ex Consejero Jurídico usó su cercanía con AMLO para actos corruptos, después del uso desaseado de la portada de Proceso deben confirmarse todos sus temores: la línea de investigación del fiscal Gertz es sólida y en cualquier momento va a implicar a Julio Scherer.

 

Scherer acusa que ese investigación es un vendetta del fiscal Gertz, pero al final de eso se trata toda la justicia en México: por qué unos casos proceden y otros no. Por qué unos tienen acceso a ministros, magistrados, fiscales, y otros no. Por qué unos casos se van a la trituradora y otros terminan en procesos escandalosos.

 

En política, la justicia siempre es selectiva.

 

El espectáculo que dan Scherer, Gertz, Nieto, y ahora el involucramiento de Olga Sánchez, revela que la primera mitad del gobierno de AMLO se vivió entre intrigas palaciegas. Tampoco es que sea raro, sino que ahora Palacio Nacional no puede controlar a los monstruos que creó.

 

López Obrador recurrió a las viejas reglas de la política: despido y olvido. Así se fue primero Olga Sánchez. Luego Scherer. Luego Santiago Nieto. Y el único sobreviviente es Gertz, ahora bajo fuego del ex consejero jurídico y del ex titular de la UIF. Pero ellos no olvidaron. Sus egos les piden revancha aunque se lleven a la 4T entre las piernas.

 

Scherer quiere impunidad por dos vías: o la destitución de Gertz para que se designe un nuevo Fiscal, o la palabra presidencial de que no será tocado por la investigación de corrupción de sus abogados cercanos.

 

Es difícil dilucidar si alguien miente, pero parece que todos tienen algo de verdad, lo que significa que todos traicionaron el proyecto de AMLO.

 

Gertz por usar la FGR para sus pleitos familiares y luego cobrar venganza vs Scherer.

 

Olga por usar la Segob para desgastar al Consejero Jurídico y acercar a amigos para recibir tratos privilegiados en la aplicación de la justicia.

 

Nieto por su pleito pasional vs Gertz y usar la UIF para enriquecerse.

 

Scherer por usar su posición privilegiada para negocios inconfesables al amparo de la procuración de justicia.

 

Todos son traidores. Qué pena que el primer grupo que rodeó al presidente esté tan empeñado en destruirse, que el único resultado es generar la peor crisis dentro de la 4T.

 

Y por ello, resulta tan admirable que a pesar de tantos enemigos, externos e internos, López Obrador haya logrado inaugurar el AIFA en el tiempo y presupuesto considerado. Nos ha devuelto la fe de que las obras públicas pueden ejecutarse sin sobrecostos, sin corrupción.

 

La inauguración del AIFA ha despertado el resentimiento del PRIANismo al que le duele el recuerdo de la barda de la refinería fantasma de Felipe Calderón. Una barda que costó 2 mil millones de pesos, de 2008, unos 20 mil actuales.

 

O el recuerdo del NAICM de Texcoco de Peña Nieto, cuyo costo oficial sería de 300 mil millones de pesos, más el mantenimiento millonario anual para impedir que el gran diseño de Norman Foster se hundiera.

 

¿A quién se le ocurrió construir en una zona de hundimientos? Pues al PRIAN. Las fotografías actuales revelan las grandes inundaciones en lo que era el NAICM pese a que no es temporada de lluvias.

 

Por supuesto que al AIFA le falta muchos detalles para terminarlo, pero ya es operativo y un desfogue para la crisis del aeropuerto Benito Juárez.

 

Un logro brutal, pero que contrasta con la tristeza de la traición de los amigos y colaboradores de AMLO en el primer tramo del sexenio. Ahora AMLO necesita mano dura para meter en control a los que siguen, a los que se fueron, y valorar si debe irse Gertz pese a los costos.

 

Que tome el ejemplo del gobernador Barbosa: aunque ‘Paco’ Romero era su Auditor Superior del Estado, lo metió a la cárcel sin miramientos antes de perder el control de sus cercanos.

 

Nadie niega que es doloroso, pero son medidas necesarias para ejercer el poder.

 

Google News - Diario Cambio
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto