Sábado, 21 de Mayo del 2022
Lunes, 09 Mayo 2022 03:39

AMLO: el dedo divino del candidato presidencial y de Puebla

AMLO: el dedo divino del candidato presidencial y de Puebla Escrito Por :   Arturo Rueda

Quién duda de que AMLO será el Dedo Máximo que no sólo definirá si es Sheinbaum, Ebrard o Adán Augusto el candidato presidencial, sino también a los candidatos a gobernador de Puebla, Veracruz, CDMX, los estados de mayor rendimiento electoral? Por favor, respondan sin ingenuidad.


 

El domingo 17 de abril, el presidente López Obrador mandó al matadero a Ignacio Mier Velazco y otros 276 diputados federales del bloque Morena-PT-PVEM en lo que en ajedrez se llama una jugada de “sacrificio”: el intercambio de material por conseguir una posición de superioridad táctica.

 

Casi nadie entendió la jugada, entre ellos algunos de los diputados federales, pero todos actuaron con disciplina pese a que sabían que la Reforma Eléctrica no iba a pasar. Se lanzaron con ferocidad en la arena parlamentaria, perdieron la batalla pero AMLO consiguió la superioridad táctica que requería para el tramo final de su sexenio.

 

Lo advertimos en este espacio desde hace una semana: todas, todas las encuestas coinciden en que la batalla (perdida) de la Reforma Eléctrica se tradujo en un crecimiento de Morena en las preferencias electorales. Ahora llega la cereza: López Obrador recuperó el apoyo que perdió entre febrero-marzo por la ofensiva de Loret.

 

Así lo demuestra la encuesta de Reforma: AMLO creció cuatro puntos, pasó de 58 a 62 por ciento de aprobación y con ello detuvo la tendencia a la baja que traía desde inicio de año. A esta altura, ya anda al mismo nivel que traía de aprobación hace un año. Esa es la razón por la que López Obrador anda feliz, feliz.

 

Luego del peligrosísimo tramo de la Revocación de Mandato, el presidente recupera fortaleza para las batallas externas e internas que le esperan. El debilitamiento lo impactaba en dos sentidos: la guerra afuera, pero también la guerra adentro de Morena.

 

La guerra externa es la pública y conocida por todos: contra el PRIAN, contra el empresariado conservador, contra Loret y la mayoría de los medios de comunicación, contra Claudio X. González y Mexicanos a Favor de la Corrupción. Es decir, contra todos los que perdieron sus privilegios.

 

Pero hay otra guerra: la guerra interna por la candidatura presidencial de Morena. Un debilitamiento fuera también debilitaba a AMLO dentro de su propio movimiento para definir la candidatura presidencial en 2024, así como las principales candidaturas a gobernador.

 

¿Quién duda de que AMLO será el Dedo Máximo que no sólo definirá si es Sheinbaum, Ebrard o Adán Augusto el candidato presidencial, sino también a los candidatos a gobernador de Puebla, Veracruz, CDMX, los estados de mayor rendimiento electoral?

 

Por favor, respondan sin ingenuidad.

 

¿Alguien cree que López Obrador se va a quedar sentado sin ser el agente decisor de las principales candidaturas con el objetivo de evitar interferencias o rupturas?

 

La única diferencia es que, a mayor debilidad externa, AMLO necesitará candidatos que puedan dar los mejores rendimientos electorales. Y a mayor fortaleza, la principal variable será la lealtad a su persona, pero también al proyecto de la 4T.

 

Los personajes fuera de la órbita presidencia, tan variopintos como Ricardo Monreal o el ex académico John Ackerman, lo que buscaban precisamente era ese debilitamiento de AMLO para decir ¡Vamos mal, se los dijimos, Morena tiene que alejarse de AMLO!

 

Pero no va a ocurrir así con un presidente que se mantenga arriba de 60 por ciento de aprobación que incluso pueda crecer a 65 o hasta 70 por ciento, lo que es inédito para el tramo final de un presidente. Y ni siquiera eso elimina todos los riesgos.

 

El 31 de diciembre de 1993 Carlos Salinas era un Dios para todo México y sus enemigos tuvieron que llegar a actos extremos de la lucha por el poder, como matar al candidato presidencial Colosio para desmoronar su proyecto transexenal.

 

Por eso AMLO no está cometiendo el error de transferir el poder a una sola carta, como le pasó a Salinas, pues una sola carta es destruida por una sola bala remember Colosio. Por eso deja correr a Sheinbaum, Ebrard, Adán, para no amarrarse a una sola carta.

 

Con tres corredores de nivel, el PRIAN y sus intereses tendrán más difícil frenar a la 4T, incluyendo un acto de violencia extrema como ocurrió en 1994.

 

Si la fuerza es AMLO y mantiene su aprobación arriba de 62 por ciento, su poder al interior de Morena y todo el movimiento de la 4T será suficiente para imponer a los candidatos que quiera… incluido el presidencial y el de la gubernatura de Puebla.

 

Se escuchan opiniones en sentido contrario.

 

Google News - Diario Cambio
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto