Sábado, 16 de Octubre del 2021
Jueves, 25 Febrero 2021 03:31

El mirrey de la incompetencia y la vacunación caótica

El mirrey de la incompetencia y la vacunación caótica Escrito Por :   Arturo Rueda

Era un rumor que la estructura de Abdala o él mismo se estaban enriqueciendo a través de beneficiarios fantasmas de los programas sociales de Andrés Manuel. O sea, que meten nombres y ellos cobran los apoyos. Era un rumor, pero según la ASF es verdad


 

Navega con un perfil bajo pese a que, en teoría, debería ser uno de los hombres más poderosos del estado.  Es inaccesible a los medios de comunicación, pese a que el cargo de superdelegado debería darle la exposición necesaria para convertirse en un proyecto claro a la gubernatura en 2024.

 

 

En vez de eso, es el mirrey de la incompetencia. Rodrigo Abdala provocó ayer un caos en el inicio de la vacunación en San Andrés Cholula, que este día continuará en los seis puntos que acordó con la alcaldesa Karina Pérez Popoca.

 

Si la vacunación es el arma electoral de AMLO para ganar las elecciones de junio y mantener la mayoría en San Lázaro, la incompetencia de Abdala en Puebla va a provocar un disgusto enorme. Ayer nadie quedó agradecido y con ganas de votar por Morena.

 

La alcaldesa Pérez Popoca, una de las pocas que puede amarrar su reelección, ayer no fue fortalecida sino debilitada. Y existe la sospecha de que Abdala lo hizo deliberadamente porque Karina es barbosista entre las barbosistas.

 

Rodrigo Abdala no tiene diálogo ni interlocución con Luis Miguel Barbosa. El gobernador no lo puede ver ni en pintura. Desde 2018 tienen una ruptura sin retorno porque el candidato Barbosa comprobó que vendió la estructura de defensa del voto al morenovallismo.

 

Con esa información, Eukid hizo todos sus movimientos para que Martha Érika ganara. Que Abdala bajara los brazos y entregara toda la información al morenovallismo hizo que Barbosa no tuviera las actas de casilla necesarias para defender su triunfo.

 

Desde ese momento, Barbosa rompió con Abdala.

 

En pleno conflicto poselectoral del 2018, López Obrador designó a Abdala como superdelegado del Bienestar como proyecto de Morena rumbo al 2024. El tabasqueño, de forma incomprensible, lo quiere pese a que una y otra vez le ha demostrado su ineptitud.

 

 

Después del triunfo de Barbosa en 2019, AMLO sostuvo a Abdala como superdelegado del Bienestar y representante de las mesas de coordinación. Pero apenas a unos días de tomar protesta, lo sacó de ellas con el argumento de que sólo debía haber autoridades políticas y electas.

 

Tampoco Abdala ha querido retar a Barbosa. Opera su estructura del Bienestar en silencio. No molesta y espera no ser molestado. Prefiere ser ignorado por los medios y ser un cero a la izquierda en la mesa del poder estatal.

 

¿Por qué ocurre esto y por qué Abdala parece tener tan poca vocación de poder? Confieso no había tenido respuesta hasta ahora.

 

Pero parece que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) ya nos indicó la dirección: la delegación del Bienestar en Puebla es un cúmulo de irregularidades que emparentan con el saqueo de las arcas públicas.

 

Era un rumor que la estructura de Abdala, o él mismo, se estaban enriqueciendo a través de beneficiarios fantasmas de los programas sociales de Andrés Manuel. O sea, que meten nombres y ellos cobran los apoyos. Era un rumor, pero según la ASF es verdad.

 

 

Abdala, pues, hace lo mismo que hacían los delegados federales en la era del PRIANRD.

 

Cito un fragmento del reportaje firmado por Guadalupe Juárez en La Crónica Puebla conforme a los hallazgos de la ASF en Puebla: “En el ejercicio de 2019 hubo 36 mil 140 casos de adultos mayores de los que no se acreditó su existencia, pero recibieron los apoyos económicos. Los beneficiarios que recibieron dinero carecían de Clave Única de Registro de Población (CURP). En Puebla, el Gobierno federal entregó 515 millones 146 mil 200 pesos.

 

“La Secretaría de Bienestar justificó que los señalados iban a tramitar su documento y aclaró el estatus de 20 mil 648 personas, pero no el de 15 mil 492 adultos mayores que recibieron, en conjunto, 204 millones 900 mil 400 pesos.

 

“La ASF encontró en Puebla duplicidad de apoyos a 58 personas, a las que se dio un monto de 247 mil 300 pesos, lo que se cataloga como un daño o perjuicio a Hacienda Pública Federal.

 

“En cuanto a Jóvenes Construyendo el Futuro, se incumplió con lineamientos de operación, pues no se benefició a la población mayoritariamente indígena, con mayor grado de marginación y altos índices de violencia.

 

“En 2019, hubo 33 mil 266 becarios, pero sólo 5 mil 662 pertenecen a población indígena, 95 a marginación muy alta y 13 mil 863 de zonas de violencia alta. Es decir, sólo cumplieron con las características establecidas por el gobierno federal 19 mil 620 personas.

 

Además, encontró que de los 4 mil 880 centros de trabajo donde se tendrían que capacitar los jóvenes, mil 135 no contaban con Registro Federal de Contribuyentes (RFC) y en 211 eran incorrectos, por lo que recomendó a la Unidad del Programa Jóvenes Construyendo el Futuro a firmar un convenio con el Servicio Administración Tributaria”.

 

Así pues, el mirrey de la incompetencia puede ser en realidad el mirrey ladrón.

 

Vale la pena comenzar a investigar a Abdala y su banda de operadores, entre ellos César Addi Sánchez Salinas, que quiere ser regidor con Claudia en la reelección.

 

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto