Viernes, 16 de Abril del 2021
Lunes, 22 Marzo 2021 03:05

La agonía y el jaloneo

La agonía y el jaloneo Escrito Por :   Arturo Rueda

Este grupo, Gabriel García y Bertha Luján, creen que no necesitan al gobernador poblano para ganar, que Morena goza de cabal salud, y que aunque Claudia tenga tantos negativos, la inercia del movimiento la puede hacer ganar por un margen pequeño a Lalo Rivera. Por eso insisten tanto. No juegan a perder: juegan a no necesitar a Barbosa y a construir a Claudia como candidata a la gubernatura desde hoy


 

Todo el fin de semana fue una salida en falso, pues la agonía de Morena todavía va a durar muchos días más. Aunque el calendario aprobado por el TEPJF señala que el 25 de marzo se darán a conocer los candidatos, la Comisión Nacional de Elecciones ha decidido ‘pasarse por el arco del triunfo’ a la justicia electoral y llegar hasta el límite perentorio del 11 de abril para inscribir candidatos en el IEE.

 

Fue un fin de semana de chismes, pues la familia y compinches de Claudia Rivera, por aquí y por allá, se dedicaron a decir que había ganado la encuesta. Tres encuestas presumieron, de hecho, en las que había ganado con 78%, 80% y 82% de conocimiento.

 

Así lo tuiteó Doña Eloísa Vivanco a través de su cuenta alterna @MujerMorenaPue que utiliza para atacar y denostar desde el anonimato en las redes sociales. Solo mostró su ignorancia, su zafiedad, pues nadie gana una encuesta por conocimiento, sino por intención de voto.

 

 

Hubo varios que se creyeron ‘el borrego’ de que la alcaldesa ya era candidata otra vez. Pero no. En realidad falta mucho. Por lo menos dos semanas.

 

Claro que en la Comisión Nacional de Elecciones hay un jaloneo durísimo. No podía ser de otra manera.

 

El grupo de Gabriel García y Bertha Luján, en su estilo sibilino de siempre, chismearon que en su visita a Palacio Nacional el gobernador Barbosa quiso hablar con AMLO acerca de la nominación de candidatos en Puebla, en especial su veto a la reelección de la alcaldesa Rivera Vivanco.

 

Ellos contaron que el Presidente no quiso engancharse en el tema.

 

“No estoy metido en las elecciones, Miguel, y te sugiero que hagas lo mismo. Pero cualquier cosa la tienes que hablar con la dirigencia del partido, con Mario, no conmigo”.

 

Este grupo, Gabriel García y Bertha Luján, creen que no necesitan al gobernador poblano para ganar. Que Morena goza de cabal salud, y que aunque Claudia tenga tantos negativos, la inercia del movimiento la puede hacer ganar por un margen pequeño a ‘Lalo’ Rivera. Por eso insisten tanto. No juegan a perder: juegan a no necesitar a Barbosa y a construir a Claudia como candidata a la gubernatura desde hoy.

 

Por si fuera poco, doña Elo Vivanco ya sabe lo que es cobrar facturas. Exige la candidatura a su hija como indemnización al desprestigio que le causó exonerar a Félix Salgado desde la Comisión Nacional de Honor y Justicia. Pero la exige de a de veras, como si tuviera algún prestigio.

 

Pero en Casa Aguayo se tiene otra visión legítima: no se le puede expropiar al gobernador el derecho a poner candidatos a la alcaldía de la capital y de sus diputados al Congreso. Sería la primera vez que en una elección intermedia que un gobernador no tiene esa prerrogativa.

 

En otro tiempo, el gobernador sería el conductor de todo el proceso, pero en estos tiempos disfuncionales un delegado como Carlos Evangelista parece que tiene mayor poder. Se trata, claro, de un despropósito, pues el personaje es visto como ‘chiquito’.

 

Evangelista jamás ha ganado una elección y ni siquiera regidor ha sido. ¿Qué tipo de experiencia puede aportar? ¿Por qué tendría que estar por encima del gobernador o ser el mediador con el Comité Nacional? No hay razón justificada. No tiene sentido ni lógica.

 

Pero Morena es una anomalía porque López Obrador rechaza una estructura piramidal de mando semejante al PRI de su máximo esplendor. Rechaza la Presidencia Imperial, los sectores, las organizaciones y las tribus. No quiere gobernar a su partido, y por eso Morena es un ente a la deriva. Ha apostado por el autogobierno de Morena.

 

De los Gabriel García-Luján surge una sola conclusión. Con el impulso de Morena, más las vacunas, no necesitamos a Barbosa para ganar.

 

De Casa Aguayo hay un solo razonamiento: si no me dan mi lugar, no los ayudaré a ganar. Cumplirá su palabra de no meterse en el proceso, y ya después generará las alianzas necesarias con los ganadores. Nadie le dice que no a un gobernador.

 

Mientras, los aspirantes a candidatos a diputados y alcaldes seguirán un tiempo en agonía.

 

Pero en la mesa se preparan sorpresas, porque no se confían.

 

Por ejemplo, en la Sierra Norte ya se amarró el bloque Juan ‘Sin Miedo’ Rivera  para Chignahuapan y el empresario Miguel Martínez Vázquez para Zacatlán, pues se necesita un equipo competitivo para enfrentar a los ‘Lenchos’ Rivera y a los Márquez, pues ambas familias tienen una alianza histórica.

 

Mientras ‘Doña Elo’, Claudia y sus compinches seguirán diciendo que ya ganaron la encuesta… que todavía no se ha levantado.

 

Pero lo real es que la agonía continuará varios días más.

 

*** Sorpresa en Izúcar. Aunque se trata de unos de los municipios más importantes que se ganaron en 2018, todavía no hay claridad de quién podría ser el candidato de Morena. Por eso alguien tiene que aprovechar y fichar a uno de los mejores cuadros en la zona.

 

 

Se trata de Héctor Mendoza Herrera, quien tiene capacidad de acabar con los cacicazgos de la región por ser una figura de mucho prestigio pues su trayectoria en trabajos con jóvenes con bachillerato y en pro de grupos vulnerables. Seguro dará una campanada. Apúrense, partidos.

 

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto