Martes, 13 de Abril del 2021
Miércoles, 31 Marzo 2021 03:06

Claudia vive su etapa de “diosa en el poder”

Claudia vive su etapa de “diosa en el poder” Escrito Por :   Arturo Rueda

En esta metáfora, el súper conductor es Lalo Rivera y el coche mediocre, tirando a chafa, es el PRIANRD. Casi casi carcacha. Claudia una conductora mediocre o mala subida en un coche de lujo que puede ganar solo con el impulso…siempre que no cometa un error


 

Claudia Rivera Vivanco se despidió ayer del Ayuntamiento sintiéndose una Diosa en el Poder. Así vive su candidatura a la alcaldía. Llegó a su meta y disfruta su momento de haber derrotado a sus creadores: al gobernador Barbosa y a su ex amigo Gabriel Biestro.

 

Ellos, que la hicieron candidata en 2018 aunque iba en tercer lugar en las encuestas.

 

Y no sólo eso: sabe que al alcance de su mano se encuentra encadenar otro gobierno de tres años, y después, en 2024, convertirse en gobernadora de Puebla. Vive un sueño que para otros puede ser una pesadilla.

 

Es un festín de poder al que su mente no puede resistirse. Y razón no le falta.

 

Ayer un amigo que le sabe a esto me lo explicó. Morena, me dijo, es un auto de lujo. No hay municipio en el estado en el que no tenga por lo menos entre 30 y 36 por ciento de las preferencias. Cualquier candidato, por malo que sea, postulado por esas siglas se vuelve competitivo.

 

Y aquí va la metáfora: un coche de lujo, manejado por un conductor mediocre, todavía puede llegar a la meta en primer lugar…siempre que no lo saque de las pista ni truene el motor. Es decir, que no cometa un error garrafal.

 

Por el contrario, un gran conductor manejando un coche mediocre la tiene muy difícil para remontar.

 

En esta metáfora, el súper conductor es ‘Lalo’ Rivera y el coche mediocre, tirando a chafa, es el PRIANRD. Casi casi carcacha.

 

 

No soy aficionado a la Fórmula 1 ni al automovilismo, pero desde fuera se ve así la carrera.

 

Claudia una conductora mediocre o mala subida en un coche de lujo que puede ganar sólo con el impulso…siempre que no cometa un error.

 

Eduardo Rivera un súper conductor que recorrerá la travesía en una carcachita de tres colores. Sus partidos traen un motor tan dañado que no da para mucho.

 

Es una carrera de pronóstico reservado, pero casi podría decirse que la diferencia es el coche de lujo llamado Morena.

 

El Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE) calcula en 15 puntos la ventaja de Eduardo Rivera cuando faltan dos meses para los comicios.

 

Aun así, Claudia anda con una soberbia desbordada.

 

El suelo de Puebla no la merece. No camina, levita.

 

Y ayer, en la sesión de Cabildo en la que solicitó licencia, lo dejó salir libremente al enfrascarse con el regidor panista Enrique Guevara que una y otra vez quiso tundirla, pero no lo logró.

 

No sé si lo merece, pero está exultante.

 

No es para menos, pues ha sobrevivido a todo el fuego que le lanzaron.

 

La llenaron de denuncias penales y ninguna ha procedido.

 

En Morena nacional le dieron el lugar a ella y no a Barbosa.

 

Su sueño de poder lo tiene al alcance de la mano.

 

Solo se interpone ‘Lalo’ Rivera que viene en carcachita.

 

Ya se verá quién gana la revancha del siglo.

 

 

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto