Saturday, 16 de December de 2017

Indicador Político
Luego de haber cargado sobre su protesta contra la reforma energética todo el peso de su fuerza política, el infarto del 3 de diciembre sacó a López Obrador del espacio político y mediático y dejó a su movimiento y sus alianzas en la peor de las orfandades: la de la ausencia del caudillo.
Si a lo largo de las maratónicas sesiones en las dos cámaras los perredistas usaron el argumento de que Lázaro Cárdenas fue el “mejor presidente de México”, bien poco o nada han hecho para desarrollar una estrategia política de revalidación del cardenismo.
La imagen resume el escenario: las bancadas del PRD, PT y MC se atrincheraron en el salón de plenos de la Cámara de Diputados y sus gritos rebotaron en el eco de una democracia vacía.
A pesar de que la bandera del PRD en materia de reforma energética se sostuvo en la recuperación de la figura política de Lázaro Cárdenas, los perredistas le dejaron la negociación final al PAN con el PRI. Y ahí se dirimió el diferendo Cárdenas-Gómez Morín que comenzó en 1939.
Demasiado tarde se dio cuenta el PRD que su salida del Pacto había sido un error: la redacción final del anteproyecto de dictamen de reforma energética la hicieron el PRI y el PAN.
Conocido ya el dictamen de la reforma energética aprobado por el PRI y el PN y la alianza López Obrador-Cárdenas-PRD en contra, el verdadero debate tiene cuando menos tres consideraciones:
A Jacobo Zabludovsky, por 70 años haciendo periodismo
La crisis de seguridad no ocurrió con Calderón sino que más bien se salió de control. El problema del crimen organizado y de los cárteles estalló en 1984 con el asesinato del periodista Manuel Buendía, columnista de Excelsior.
Las prácticas políticas de Andrés Manuel López Obrador suelen ser trampas para ingenuos. El domingo realizó un mitin con decenas de miles de asistentes sólo para dar una imagen de déjà vu, algo visto o reciclado.
Si la salida del PRD del seno del Pacto ha provocado un huracán de palabras y de tinta, esa decisión representó un hecho político de derivaciones diversas más allá del propio perredismo:
Como en materia de inseguridad no hay secretos ni claves extrañas, Nuevo León puso en práctica una fase superior de la estrategia: atención personal del gobernador en el diseño, implementación y supervisión y voluntad política contra la delincuencia.
A Felipe Sánchez, columnista de El Imparcial de Oaxaca, ante amenazas criminales y la pasividad estatal
Dicen algunas crónicas de pasillo que el jurado del Premio Cervantes de España recibió la visita de Hugo Chávez en forma de pajarito para decidir a favor de Elena Poniatowska.
Ahora que el Pacto llegó a su nivel de incompetencia y que el PAN y el PRD prefieren acotarlo para sobrevivir sus dirigencias, las posibilidades de un acuerdo para la reforma del modelo de desarrollo podría trasladarse a otros niveles.
La única forma de responder a las amenazas, los insultos y la estridencia por haber revelado la fragilidad de la política informativa de Carmen Aristegui es con la acumulación de hechos. Al periodista “lo avalan los hechos; sin ellos, está perdido”, escribió alguna vez Julio Scherer.
Aunque la cita de la izquierda refiere la paráfrasis de Marx, citando a Hegel, de que los hechos se presentan dos veces, uno como tragedia y otro como farsa, el PRD podría estarse enfilando a una versión priísta de la lucha por la sucesión presidencial de 1994.
Página 1 de 14