“Rata” Ramírez premió las ineficiencias de Óscar García


Le adjudicó un nuevo contrato para construir otro hospital, ahora en Libres


En medio de este escándalo, Roberto Morales Flores, secretario de Salud, reconoció ayer que los hospitales construidos por el empresario favorito del sexenio siguen sin operar y se deslinda de las irregularidades de los nosocomios


Efraín Núñez Calderón


Óscar García Medina, el constructor favorito del sexenio, recibió un premio a su ineficiencia y corrupción con otra obra millonaria, pues ahora su amigo Javier García Ramírez le adjudicó la construcción del Hospital General de Libres por un monto de 139 millones de pesos, a pesar de los numerosos retrasos que CAMBIO ha documentado en los Hospitales de Tepeaca y el General de la Zona Norte en la capital.


En medio de este escándalo, Roberto Morales Flores, secretario de Salud, reconoció ayer que los hospitales construidos por Óscar García siguen sin operar. Sin embargo, el funcionario se deslindó del asunto al señalar que la responsabilidad en la construcción de las obras le corresponde a la Seduop.


Lo cierto es que a dos semanas de haber sido inaugurada por el gobernador Mario Marín la segunda etapa del Hospital General del Norte, éste sigue sin brindar servicio. Peor aún, Morales Flores aceptó que en el Hospital General de Tepeaca —que cuenta con un retraso de más de tres meses— no funcionan la luz eléctrica ni el servicio de drenaje.


En una clara muestra de favoritismo y violando sistemáticamente la Ley de Obra Pública, en noviembre del año pasado, García Ramírez le otorgó a la empresa Diseños Arquitectónicos e Ingeniería de Puebla —propiedad de García Medina— la construcción del nuevo nosocomio, a pesar de que esta misma firma aún no terminaba la construcción del Hospital General de Tepeaca.


Según la licitación O.P/L.P.N./SEDUOP 20070836 el Hospital General de Libres, con capacidad para 30 camas tendrá un costo de 139 millones 793 mil 341 pesos. La obra que comenzó a construirse el pasado 5 de noviembre deberá terminarse el 5 de enero de 2009.


Sin embargo, a decir de Roberto Morales Flores, titular de la Secretaría de Salud, Diseños Arquitectónicos e Ingeniería de Puebla SA de CV aún no le entrega a esta dependencia el Hospital General de Tepeaca.
De hecho, según la licitación número 20060792 el hospital debió haberse entregado el 15 de octubre de 2007, luego de que la Seduop acordara una prórroga con la constructora a través del Convenio de Diferimiento en Plazo O.P/L.P.E/SEDURBECOP-20069079201.


Cambio publicó ayer que Javier García Ramírez, secretario de Desarrollo Urbano y Obras Públicas (Seduop), favoreció ilegalmente a Óscar García Medina al entregarle las dos etapas del Hospital General de la Zona Norte: la primera se la licitó a Diseños Arquitectónicos e Ingeniería de Puebla y la segunda a Urban Fix, empresa que funciona bajo un prestanombres, Julio Alberto López Gutiérrez, según se prueba con documentos bancarios en poder de esta redacción, que incluyen contratos y cheques a diversos funcionarios y proveedores.


A pesar de que García Medina negó ser dueño de la constructora Urban Fix en un intento de deslindarse de las irregularidades que rodean la construcción de la segunda etapa del Hospital General de Tepeaca, la cuenta 4039780853 del banco HSBC demuestra lo contrario. Óscar García es dueño de Urban Fix y de Diseños Arquitectónicos e Ingeniería de Puebla, pero además sus hijos son apoderados de otra constructora: Codihs Construcciones, como consta en el Registro Público de la Propiedad.


Según el documento mencionado, Julio Alberto López Gutiérrez se ostenta como administrador único de la empresa Urban Fix SA de CV, sin embargo, Óscar García Medina aparece como segunda persona autorizada o socio de la firma.


Tras la agresión que sufrieron reporteros de esta casa editorial al realizar un reportaje en el Hospital General del Norte, Óscar García quiso deslindarse de cualquier responsabilidad, asegurando que el día de los hechos —el pasado 9 de enero— se encontraba en el nosocomio realizando una asesoría a las firmas mencionadas, encargadas de la segunda etapa de la clínica.


No obstante, en el documento referido se puede corroborar la relación directa de García Medina con la constructora que cuenta con el Registro Federal de Contribuyentes UFI060616882 y fue fundada el 16 de junio de 2006.

 

Favoritismo
en exceso


La preferencia de Javier García Ramírez por este constructor es excesiva. Para noviembre de 2007 Óscar García realizaba al mismo tiempo tres obras millonarias: la segunda etapa del Hospital General del Norte —a través de Urban Fix— y los hospitales generales de Tepeaca y Libres —ambas adjudicadas a Diseños Arquitectónicos e Ingeniería de Puebla— construcciones que en conjunto superan los mil 100 millones de pesos.


Sumando las ganancias obtenidas por la primera etapa del Hospital General del Norte para enero de 2009, Óscar García Medina habrá amasado una fortuna que superará los mil 200 millones de pesos. Y es que la primera etapa del Hospital General de la Zona Norte y el Hospital General de Tepeaca tuvieron un costo de 194 millones 943 mil pesos y 126 millones 555 mil pesos, respectivamente.


Por su parte, la segunda etapa del Hospital General de la Zona Norte ascendió a los 700 millones de pesos —licitada a las firmas Construcciones Mova y Urban Fix—. Finalmente, la construcción del Hospital General de Libres —adjudicada a Diseños Arquitectónicos— tendrá un costo de 139 millones 793 mil pesos.


Al menos en dos contratos Óscar García ha incumplido los términos de licitación, sin embargo, hasta el momento no existe evidencia alguna en la Seduop de algún tipo de sanción en contra del empresario por los atrasos recurrentes.


Incluso, recientemente Javier García Ramirez, titular de esta dependencia señaló en entrevista con el portal e-consulta que para el gobierno marinista no existen “constructores consentidos”. Asimismo, negó las evidentes irregularidades en la adjudicación de las obras.

 

Atrasos, responsabilidad de
la Seduop: Roberto Morales


Tras aceptar que la segunda etapa del Hospital General del Norte aún no ofrece servicio debido a que no se ha probado la tecnología para la atención de los pacientes, Roberto Morales Flores, secretario de Salud se deslindó de los retrasos de Óscar García en la terminación de las obras con las que ha sido favorecido.


Para el funcionario estatal este tema es responsabilidad de la Secretaría de Obras Públicas.

 

De igual forma aceptó que el caso del Hospital General de Tepeaca es más preocupante aún, pues en el nosocomio todavía no hay energía eléctrica, además de que no funciona a cabalidad el drenaje:


“Ya se entregó al hospital —General de la Zona Norte—. Ya se corrieron las primeras pruebas de los fluidos, principalmente de los gases.

 

Vienen esta semana especialistas del Distrito Federal para corroborar que estén perfectamente instalados. Esta semana se comenzará a internar a los pacientes (…) En el caso del Hospital General de Tepeaca existe un retraso con Comisión Federal de Electricidad y con unas obras del ayuntamiento porque nos faltaban algunas conexiones.

 

La obra civil está completa al 100 por ciento únicamente faltaba hacer las pruebas de la caja negra, para que no haya problema con los gases. No vamos a trabajar al ahí se va”, apuntó:


—Tomando en cuenta los retrasos en la entrega de estas obras, ¿por qué se le adjudicaron todas estas construcciones a Óscar García?— se le preguntó.
—Este asunto depende de Obra Pública, yo únicamente doy la atención médica, no tengo que ver ni en el costo ni en la licitación, ni en el equipamiento (…) Son procesos licitatorios que se llevan a cabo. No tenemos nada que ver en este sentido. Yo, como clásico mexicano, tarde pero bien hechas.
—El Hospital General de Tepeaca lleva un atraso de casi cuatro meses, ¿cuándo estará listo?
—En esta semana. Me interesa no tener problemas con el equipamiento, falta completar un pedazo de banqueta, una tubería de drenaje rota, no quiero tener problema con los pacientes.

 


 
 
Todos los Columnistas