Sunday, 19 de May de 2024


Puebla, foco rojo de corrupción




Escrito por  Dr. Guillermo Deloya Cobián
foto autor
Puebla es la tercera entidad más corrupta del país y el estado peor calificado en el trato de las autoridades a sus gobernados, revela la Encuesta de Calidad e Impacto Gubernamental que realizó en diciembre pasado el INEGI en cada uno de los estados, y cuyos resultados se dieron a conocer hace unos días.

La lectura de esta noticia en los medios locales y nacionales resulta alarmante, no sólo porque contradice con evidencia la campaña de buena imagen en la que el gobierno morenovallista ha invertido millones extraídos del presupuesto público, sino porque alerta sobre la insatisfacción de los poblanos con los servicios públicos básicosy revela que se comete un acto de corrupción por minuto, como lo han calculado algunos respetados observadores y analistas.

 

 

Los datos fueron recabados entre el 4 de noviembre y el 13 de diciembre pasados. La encuesta se aplicó directamente a 33 mil personas mayores de 18 años con un método probabilístico en el cual INEGI es la máxima autoridad del país, además de ser la entidad autónoma que tenemos para medir lo que queremos mejorar.

 

 

No es que Puebla esté reprobada por los poblanos; es el gobierno del estado el que resulta descalificado por los ciudadanos en cuanto a la prestación de los servicios públicos estatales, como la educación, la seguridad pública, la calidad de las autopistas yde las carreteras,el seguro popular y los policías.

 

 

El resultado de la encuesta más escalofriante es que 91.5 por ciento de los poblanos, 9 por cada 10 ciudadanos encuestados, asegura queen corrupción vamos cada día peor. La medición de 2010 mostraba que se habían reducido sistemáticamente los índices de corrupción y en ese año Puebla se ubicaba entre las entidades del país mejor calificadas.

 

 

Según el estudio del INEGI, existe en la entidad una prevalencia de 11 mil 105 víctimas de corrupción por cada 100 mil habitantes y 39 mil 890 actos de corrupción por cada 100 mil habitantes, entre los casi 6 millones que tiene el estado. El índice de 91.5 que corresponde a Puebla, según la encuesta, contrasta hoy con la media nacional de percepción de la corrupción que es de 88.3.

 

 

Resultan insuficientes los procesos que por corrupción se han iniciado en algunos municipios poblanos,tras revisar cuentas públicas y de sus organismos. Habrá que profundizar en la reducción de trámites que los ciudadanos realizan ante el gobierno a fin de mejorar el servicio y cerrar oportunidades a las prácticas indebidas. Pero, sobre todo, habrá que iniciar procedimientos administrativos y de investigación contra servidores públicos que presuntamente hayan incurrido en actos de corrupción, determinar en su caso responsabilidades y dictar sanciones. El castigo aplicado –no el prometido– es lo único que abate las malas prácticas.

 

 

El gobierno presume, a través de su activa política de comunicación social, de ejercer mano dura. Según la Contraloría estatal, se han investigado y castigado algunos funcionarios por extorsión, cohecho, encubrimiento y uso de documentos falsos.Pero todo mundo sabe que los penales no sólo padecen de sobrepoblación, sino de corrupción casi generalizada. Los organismos empresariales calculan conservadoramente que la corrupción le cuesta al estado 60 millones de pesos al año yapuntan la necesidad de crear una ventanilla única y eliminar manejos discrecionales, homologar criterios entre los municipiosy fortalecer la práctica del ciudadano encubierto.

 

 

Tal vez para algunas personas la corrupción sea una forma casi normal de funcionamiento de las sociedades y de los gobiernos; pero estos efectos graves pueden estar mostrando a un gobierno en descomposición, que tiende a polarizar la injusticia hasta llegar a representar un peligro de seguridad pública. Por ello, todo ciudadano debe estar alerta; la corrupción puede escalar hasta socavar la vida institucional porque significa el desprecio del estado de derecho y el triunfo de la ilegalidad y la inmoralidad.

 

 

 

 

Valora este artículo
(0 votos)
comments powered by Disqus