Monday, 22 de July de 2019


¿Por qué no se resuelven los problemas ni aquí ni en el mundo?




Escrito por  Gabriel Sánchez Andraca
foto autor
ANTE LOS GRAVES PROBLEMAS QUE CONFRONTAN México y el mundo, la gente se pregunta si hay salida. “Claro que la hay, nos dice un amigo economista, pero se requiere que las clases dominantes abandonen su ceguera y su soberbia. No quieren entender que el modelo económico neoliberal ha fracasado y que es necesario, urgente diría yo, cambiarlo”.  

Estadistas del pasado reciente lo expresaron con toda claridad: el presidente estadounidense de los años sesenta, John F. Kennedy, afirmó categórico, cuando lanzó su famosa Alianza para el Progreso: “O damos algo de lo que tenemos, o perderemos todo lo que tenemos”.

 

 

Más recientemente el entonces presidente de Brasil, Lula da Silva, señaló: “El setenta por ciento de los brasileños no pueden dormir, porque no han cenado; y el treinta por ciento restante no puede dormir, preocupado por lo que el setenta por ciento que no ha cenado, pretenda hacer”.

 

 

Todas las guerras, todas las revoluciones, todos los movimientos de inconformidad, tienen una motivación económica. Los desempleados, los pobres y los muy pobres, se mueven, protestan, agreden y finalmente toman las armas para cambiar su situación.

 

 

El abandono de la política social, que fue la base de la Revolución Mexicana de 1910 y el surgimiento del neoliberalismo económico impuesto por Estados Unidos e Inglaterra, es la causa de la descomposición social, política y económica de este país. La guerra contra el narcotráfico, sin planeación, sin proyecto, sin estrategia específica, es causa del estado de guerra en que vive la nación, unos estados más que otros, y que parece no tener fin.

 

 

En el mundo ocurre algo muy parecido. El fracaso del neoliberalismo, que concentra la riqueza en pocas manos e incrementa la pobreza en las grandes masas, es la causa de los graves problemas económicos que están ocurriendo en Grecia, España, Italia, Irlanda y hasta en los países ricos europeos y nadie dice nada.

 

 

Nadie quiere tocar siquiera el tema del modelo económico y la necesidad urgente de cambiarlo.

 

 

El modelo neoliberal ha hecho crecer la corrupción en todas partes, pues permite el enriquecimiento rápido de las clases empresarial y política que son las que toman las grandes decisiones.

 

 

Los griegos votaron democráticamente por un cambio de gobierno y lo lograron, pero éste ha sido acotado en sus pretensiones de beneficiar al pueblo porque la banca europea se puso muy exigente con el nuevo gobierno griego, imponiéndole duras condiciones para que pueda recibir la “ayuda” que ellos quieran darle para “salir de la crisis” y entre esas condiciones está la de matar de hambre a una buena parte de la población en los próximos cuatro meses.

 

 

EL DEBILITAMIENTO DEL GOBIERNO MEXICANO ha tenido como origen la “guerra” contra la delincuencia organizada, pues además de tener que gastar enormes sumas para sostener esa guerra, se le está causando un desgaste político con el fin de debilitarlo lo más posible.

 

 

Los mexicanos siempre sospechamos de los gringos y es que siempre esas sospechas se confirman.

 

 

El grave error de Peña Nieto fue no hablarle claro al pueblo de México, informándole de la situación de desastre en que recibía al país después de dos gobiernos populistas (Echeverría y López Portillo), dos gobiernos tecnocráticos al servicio de los Estados Unidos (Salinas y Zedillo) y dos gobiernos torpes, inexpertos y soberbios (Fox y Calderón).

 

 

Como no lo hizo, ahora la percepción generalizada es la de que él es culpable de todo, hasta de la desaparición de los 43 estudiantes de la normal de Ayotzinapa.

 

 

Se quiere que regresen a los jóvenes estudiantes vivos porque “vivos se los llevaron”, y ya nadie se acuerda que en los seis años del gobierno anterior hubo más de 20 mil desaparecidos, que seguramente están muertos y de los que nadie reclama su regreso.

La realidad es dramática y no es asunto sólo de fuerzas de seguridad y de nuevos y mejor entrenados cuerpos policiacos, que son muy necesarios y deben actuar con decisión en el combate a la delincuencia, el problema principal radica en la economía, en el modelo económico.

 

 

Mientras sigan fabricándose pobres y desempleados en todo el país esto no va a parar y se va a seguir agravando. Es en lo que deberían pensar los políticos y no en andar de un partido a otro, buscando candidaturas, sólo por razones personales y de grupo.

SE OFICIALIZO AYER EL CAMBIO EN COMUNICACIÓN. Se informó de la salida de Fernando Alberto Crisanto como director general de Comunicación del Estado, cargo que ocupó durante dos años en los que realizó un buen trabajo que le fue agradecido por el gobierno estatal y en su lugar quedó la licenciada Sagrario Conde Valerio, que era coordinadora de enlaces de la propia dirección de comunicación. Se trata de una periodista reconocida que ya había ocupado un cargo en comunicación de la Secretaría de Finanzas y que fue jefa de información en la campaña del gobernador Moreno Valle. En los medios, fue jefa de información de Ultra Noticias y reportera de La Jornada de Oriente.

 

 

Otros nombramientos que se dieron ayer en la misma área de comunicación son los del coordinador general de difusión, comunicación y promoción, Francisco Javier Trejo Mendoza, que trabajó en esa área de la presidencia de la República en el sexenio pasado. Ocupó un cargo importante en el canal 40 y fue jefe de información y editor de política en TV-Azteca.

Otro nuevo funcionario es Roberto Albiztegui Coello, quien fue designado como director general de Medios Nacionales. En México ha desempeñado cargos en el área de comunicación en el Instituto Mexicano del Seguro Social, la Lotería Nacional y la secretaría de Salud.

 

 

DE LOS PARTIDOS POLITICOS YA NO HAY MUCHO que agregar: el 28 darán a conocer las listas completas de sus candidatos, en los que hay de dulce, de chile y de manteca, es decir, hay una revoltura fenomenal y ya nadie sabe quién es quién.

 

 

Nunca antes una lista de candidatos a diputaciones federales, se había visto tan larga y tan pobre en figuras más o menos conocidas y con buena fama. Pero bueno, es el signo de los nuevos tiempos, que no son precisamente buenos.

 

 

 

Valora este artículo
(0 votos)
comments powered by Disqus