Thursday, 20 de September de 2018

Con la cola entre las patas, Pepe Montiel ofreció la disculpa

Lunes, 02 Marzo 2015 10:33
Con la cola entre las patas, Pepe Montiel ofreció la disculpa
Intolerancia Diario filtró la disculpa pública que dio el gobierno del estado en voz de Pepe Montiel a los pobladores de San Bernardino Chalchihuapan como parte de una de las recomendaciones emitidas por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.



En el video se muestra a un grupo de funcionarios encabezados por el Consejero Jurídico José Montiel en una rueda de prensa en donde se darían a conocer punto por punto el cumplimiento a cabalidad de las recomendaciones de la CNDH



Esta es la historia.



A partir del momento en que la CNDH dio a conocer las once violaciones graves a los derechos humanos, cometidas en agravio de los pobladores de Chalchihuapan y que desembocaron en la muerte del niño José Luis Tlehuatle, todos esperábamos el momento en el que el gobierno morenovallista, externaría una disculpa pública a los afectados, en apego a las recomendaciones del órgano humanista.



De conformidad a las concluyentes investigaciones, que dieron como resultado que fue un proyectil de gas el que le arrebató la vida al niño José Luis, el gobierno estaba obligado a emitir sin excusa ni pretexto, una disculpa pública, directa y personal a quienes se vieron afectados, lo que por lógica incluye a doña Elia Tamayo, madre del menor asesinado.



En esa lógica, y fieles a sus oscuros procedimientos, un grupo de funcionarios morenovallistas, encabezados por el Consejero Jurídico José Montiel, prepararon una rueda de prensa en donde se darían a conocer punto por punto el cumplimiento a cabalidad de las recomendaciones de la CNDH.



Fue así como, en ausencia de la señora Elia Tamayo y de los lesionados graves por el enfrentamiento en Chalchihuapan, el abogado Montiel abrió el micrófono, para que —ante unos cincuenta funcionarios de segundo nivel y en ausencia de la prensa—, leyera un comunicado asegurando el cumplimiento de las once recomendaciones y entre dientes, ofrecer la famosa disculpa pública.



Así como usted lo lee.



Y yo pregunto:



¿Qué demonios tienen en la cabeza el señor Montiel y sus jefes, para pensar que la lectura de un comunicado, en un recinto con cincuenta empleados y sin los afectados ni la prensa, representa una disculpa pública?



De entrada, por la propia gravedad de los hechos, la disculpa pública debió haberla ofrecido el gobernador, pero como eso no lo haría ni en una pesadilla, se esperaría que el secretario de gobernación, o el secretario de seguridad pública dieran la cara, con los mismos huevos que ordenaron el violento desalojo.



Pero ni el Señor de los Cerros, ni el futuro diputado perredista, ni don Facundo le salieron al toro para disculparse por la muerte de José Luis.



Cuentan que desde que la CNDH emitió sus recomendaciones, una pregunta rondaba sin respuesta en Casa Puebla, hasta que un momento de iluminación divina en la mente de Luis Maldonado resolvió el misterio.



–¿Y quién sale a ofrecer la disculpa?



–Pues Pepito Montiel, al fin que nadie lo conoce y no pasa nada si se quema, para eso está.



–Háganlo pero sin que nadie se entere.



Y fue así como mandaron citar a los afectados con tres horas de anticipación, para que fueran hasta Casa Aguayo a que les ofrecieran disculpas.



La indicación fue tajante: no queremos prensa.



A la hora planeada, abarrotaron con sumisos empleados estatales un pequeño salón en la casona de El Alto, para que en escasos tres minutos se dijera que las recomendaciones ya fueron cumplidas y en 10 segundos se ofreciera la esperada disculpa pública.



Así, como usted lo lee.



En diez segundos, un timorato y nervioso funcionario, dio por cumplidas las 11 recomendaciones de la CNDH.



Y yo pregunto. ¿Teniendo millonarios convenios con televisoras y radiodifusoras, no podían utilizar algunos de los espacios que utilizan para presumirnos los puentes o los hospitales, para difundir la disculpa pública?



¿Y así como contrataron espacios con López Dóriga y hasta lo trajeron a Puebla para difundir los logros por el cuarto informe morenovallista, no podían  aprovechar para disculparse con doña Elia?



¿Era mucho pedir cinco minutos a TV3 o Azteca Puebla?



Ya cuando menos, en la televisora oficial Puebla TV.



O en algún portal electrónico a modo, con lectores a modo.



Bueno, ni un cuartito de plana en Síntesis.



Lo hicieron a espaldas de todos los poblanos, en la clandestinidad de Casa Aguayo, frente a 50 burócratas advertidos que de abrir la boca les cortan la lengua y a través de la voz de don Pepito Montiel.



Qué descaro.



Afortunadamente, el video que hoy presenta Intolerancia Diario en su página web, exhibe y comprueba que la disculpa pública jamás existió.



Así las cosas, si la CNDH quiere cumplir con su discurso de imparcialidad y dureza, deberá actuar en consecuencia.



Veremos y diremos.



Fuente: Intolerancia Diario

Valora este artículo
(0 votos)