Martes, 18 de Mayo del 2021
Martes, 27 Abril 2021 01:40

El tiro de gracia al empleo

El tiro de gracia al empleo Escrito Por :   Silvino Vergara

«No hay una opción peor que otra, sino que ambas son peores». Stalin


 

De acuerdo con las últimas estadísticas, hay un incremento considerable de la inflación: de un 6 por ciento; lo cual es extraordinario, considerando que en los últimos años el promedio anual oscilaba entre el 3 por ciento y el 4 por ciento. Por su parte, el movimiento de la economía sigue paralizado por las medidas, necesarias desde luego, para contener la pandemia. Por ello, estamos ante un fenómeno económico bautizado por los ingleses como: “estanflación”.

 

Por si no fuera suficiente con esta situación anormal de la economía (porque se unen los dos extremos: la inflación y el estancamiento de la economía), ahora resulta que el día viernes 23 de abril de 2021, en una edición vespertina del Diario Oficial de la Federación, se publicó la tan resonada reforma de diversas leyes, como la de la Ley Federal del Trabajo, la Ley del Seguro Social, la Ley del Impuesto al Valor Agregado, la Ley del Impuesto Sobre la Renta, el Código Fiscal de la Federación y la Ley del infonavit, para limitar la funcionalidad de las empresas denominadas outsourcing y, en ciertos casos, para prohibir su actividad, bajo el supuesto de que son actividades prohibidas confundiéndolas con la denominada “terciarización”.

 

Como siempre que se emiten las leyes al vapor, la iniciativa de reforma de estas leyes fue presentada por la presidencia de la república ante la cámara de diputados el mes de abril de 2021, mismo mes de su autorización por las dos cámaras; incluso, fue publicada sin que este mes haya terminado. Sin embargo, esa iniciativa, presentada a la Cámara de diputados (atendiendo a que las iniciativas que versan sobre la materia fiscal deben ser presentadas en esa Cámara), demuestra que, más que una reforma laboral, es una eminentemente fiscal y que, lejos de que permita el impulso del empleo que tanto hace falta en el país, el crecimiento de las empresas, sobre todo locales, es decir, de capital mexicano, ocasionará todo lo contrario. Lo que es más preocupante es que habrá una gran cantidad de personal que no podrá ser contratado; lo cual repercutirá en la situación económica tan afectada que hay por la pandemia iniciada el año de 2020; situación agravada, ahora en 2021, por esta serie de medidas legislativas, que, lejos de permitir la reactivación de la economía, causará lo contrario.

 

La prohibición de la terciarización, es decir, la de enviar todo el personal de un patrón a otra empresa ya existía en la Ley Federal del Trabajo, pero no era tan sancionada ni castigada; por ello, hubo una tolerancia, en parte, del Estado y, en parte, porque se dio una incapacidad de las autoridades (particularmente, de la Secretaría del Trabajo) para perseguir esa terciarización, que se propagó por todo el país y en cualquier giro de las actividades económicas.

 

Por ello, lo que anteriormente era una simple multa como sanción por la terciarización, ahora, con esta reforma, se convirtió en un ensañamiento de sanciones; pues dicha reforma cuenta con una colección de ellas: desde una multa, pasando por que una operación no es deducible para el Impuesto Sobre la Renta ni, menos aún, acreditable para el Impuesto al Valor Agregado, llegando a que uno puede caer en responsabilidad solidaria e, incluso, en el delito de defraudación fiscal calificado. Es decir, todo un arsenal de castigos para quien siga realizando esas prácticas denominadas “terciarización”, llevadas a cabo no por otro cosa, sino por la necesidad de tener trabajadores y, sobre todo, por los altos costos que representa contar con una relación laboral. No obstante, lejos de analizar el costo de contar con trabajadores, se legisló sobre lo más fácil y lo que está de moda ya desde hace algunos años: la represión.

 

Otro de los problemas de esta urgencia legislativa por aprobar esta serie de disposiciones legales es que se implementan a mitad del año, es decir, en el mismo ejercicio fiscal habrá dos legislaciones diferentes; lo cual representa, para muchas empresas que, normalmente, planean sus finanzas desde unos meses antes de iniciar el año, una afectación considerable en sus actividades, en sus operaciones y, sobre todo, en sus proyecciones para el próximo año. Sin embargo, como siempre, el principal afectado con estas urgencias legislativas son los trabajadores, pues, si ahora conseguir un empleo es sumamente complejo, con estas ocurrencias legislativas, todo apunta a que el tiro de gracia para el empleo se publicó el pasado viernes 23 de abril de 2021. (Web: parmenasradio.org).

 

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto