Jueves, 15 de Abril del 2021
Martes, 06 Abril 2021 01:40

¡SALARIO EMOCIONAL!

¡SALARIO EMOCIONAL! Escrito Por :   Anabel García Morales

Formamos parte de una generación que creció creyendo que para tener éxito en la vida debíamos estudiar mucho, sacar excelentes calificaciones, buscar un buen empleo, tratar de permanecer ahí por muchos años para poder jubilarnos y en ese trayecto, casarnos, comprar una casa, un auto y tener hijos o un perrito y lograríamos una vida feliz.


 

Lo cierto es que al sol de hoy, no hay nada más alejado de la realidad que eso, en primera, porque no existe una fórmula secreta o predeterminada para garantizar el éxito, que aparte de todo es tan subjetivo como efímero y cada uno de nosotros lo define de acuerdo a sus propias circunstancias; y por si fuera poco, porque las condiciones económicas del país y del mundo entero ya no son las mismas de hace 20 años.

 

Hoy nos hemos dado cuenta que lo verdaderamente importante no sólo es acumular dinero, sino disfrutar lo que hacemos; y a eso, señoras y señores, es a lo que yo le llamo: SALARIO EMOCIONAL.

 

¿Cuántas veces te ha pasado que estás en un trabajo o negocio que no te satisface del todo y sólo estás ahí porque tienes que cubrir las cuentas o porque no tienes otra opción?

 

En esta pandemia seguramente, la crisis o la situación te hizo salir de la zona de confort y tal vez te diste cuenta que lo que estabas haciendo no te encantaba o quizás te atreviste a hacer algo que nunca antes habías hecho, todo ello bajo el entendido de que se valía iniciar de cero.

 

Pues bien, creo que es momento de comenzar a mirar los negocios y la vida misma desde otra perspectiva, no sólo desde los ojos del capitalismo para acumular bienes, sino para sentirnos plenos haciendo lo que más nos gusta.

 

Esto no es sólo un enfoque personal, existen datos muy confiables de universidades y estudios que han realizado a miles de trabajadores quienes, aun cuando cubren su gasto corriente a fin de mes, no se consideran felices, y hoy en día, la felicidad es una forma de medir el nivel de vida de la gente, ya no sólo la parte económica.

 

Por ejemplo, te has puesto a pensar ¿cuánto te cuesta el trabajo o negocio que hoy tienes? ¿Vale la pena todo el tiempo, dinero, esfuerzo y emociones que le inviertes a cambio de lo que ganas? ¿Cuánto tiempo más vivirás así?

 

Seguramente éstas son preguntas fuertes, pero es importante que las contestes con mucha honestidad puesto que si obtienes datos negativos, es momento de salir de ahí.

 

Por el contrario hay muchas cosas que, incluso sin que te dejen ganancias económicas, suelen ser el motor de tus días, como hacer algún tipo de deporte, realizar alguna actividad de filantropía o ayuda a la comunidad, estar con la familia, compartir con los tuyos sin importar lo que sea o mejor aún, dedicarte a algo completamente diferente a lo que vienes haciendo y además ganar dinero por ello.

 

Hoy más que nunca es de vital importancia que te detengas a pensar en todo esto para que, si la ecuación no te sale, puedas tomar nuevas rutas para poner en orden todo, recuerda que los negocios, los proyectos, esas importantes tareas en los trabajos de toda índole, se realizan por personas; y somos precisamente nosotros, quienes debemos sentirnos satisfechos para poder dar buenos resultados.

 

Si no te hace feliz, si no te da paz, si no abona a tu crecimiento como SER humano, entonces, piensa en moverte de ahí, o sólo piensa que será por una temporada y planifica adecuadamente cada movimiento para poder capitalizarte y después, potencializarlo de otra forma.

 

Recuerda que si eres feliz en cualquier cosa que hagas, serás mucho más productivo porque seguro estarás en equilibrio con tu talento y eso, tarde que temprano, te generará abundancia, es así como lo hacemos los… UNIVERPRESARIOS.