Lunes, 25 de Enero del 2021
Martes, 12 Enero 2021 03:25

¡Que te compren por calidad y no por caridad!

¡Que te compren por calidad y no por caridad! Escrito Por :   Anabel García Morales

Hoy más que nunca debemos reinventar lo que hacemos, cómo lo hacemos y a dónde llegamos con ello, no sólo porque sea inicio de año, sino porque los tiempos de crisis nos catapultan para hacerlo mejor.


 

Estamos cumpliendo 10 meses en confinamiento y a pesar de todo, el sol sale todos los días; situación que en varias ocasiones nos sorprende porque mientras escuchamos noticias catastróficas en muchos lugares, lo que vemos a nuestro alrededor es gente en las calles comprando, en línea comprando… lo que nos dice que sí hay dinero, por ello hay que ir por él.

 

Cual buenos cazadores, debemos hacer una estrategia llamativa, tener un buen anzuelo que le permita a nuestro cliente potencial tomar la decisión de consumir el producto, servicio o lo que sea que le ofrezcamos con mucha seguridad y además, nos pueda recomendar con más personas.

 

Esto pareciera fácil pero, en realidad, como todo lo que tiene que ver con un negocio, debemos hacerlo de manera profesional o lo más parecido a ello.

 

Imagina por un momento que eres tú quien directamente vende el producto o servicio que ofreces en tu negocio; de repente alguien pasa y tú intentas que te compre y le mejoras el precio, le haces una oferta que incluso puede poner en riesgo tu costo de producción, suplicando le dices que no has vendido nada y de repente lo convences.

 

Ahora imagina que le pones todo el amor a lo que haces, pocas piezas tal vez, pero eres tan bueno haciéndolo que en el momento en que publicas que abrirás ventas, muchos contactos comienzan a escribirte para hacerte un pedido y hasta te dicen que ya te transfirieron.

 

¿Verdad que es diferente?

 

Por años enteros nos enseñaron a hacer negocios de forma muy tradicional, pero eso hoy en día, ante los nuevos hábitos de consumo, ya no son garantía… debemos modificar el cómo vendemos.

 

Ya he puesto varios ejemplos de productos que aun siendo del mismo material, aplicando mucho trabajo y empleando quizás los mismos insumos, sólo con cambiarle un poco el diseño o la aplicación puede elevar considerablemente su valor de mercado.

 

Cuando sólo pensamos en reducir nuestros precios, no podemos garantizar un buen posicionamiento de nuestro producto, por ello es necesario que pensemos en darle otra aplicación y que ésta cuente con todas las medidas de calidad para que, aun sin suplicar que nos compren, la gente consuma nuestro producto o servicio y solito se recomiende.

 

Si no damos un mínimo aceptable de calidad, no tenemos punto de competitividad y la gente nos pagará lo que quiera, pero si le damos un plus, innovamos en el servicio post venta y en las aplicaciones, otro gallo va a cantarnos.

 

Marquemos la diferencia, porque eso es lo que caracteriza a un… UNIVERPRESARIO.

 

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  •