Domingo, 16 de Mayo del 2021
Martes, 04 Mayo 2021 01:46

Construye tu imperio desde adentro, para que el exterior NO LO DERRUMBE

Construye tu imperio desde adentro, para que el exterior NO LO DERRUMBE Escrito Por :   Anabel García Morales

Siempre he dicho que los negocios son una extensión de nuestra vida, cada área requiere atención y preparación muy particular pero, aun cuando tengas todo en perfectas condiciones y esté súper planeado, hay otros factores en la ecuación que son externos a ti, que no puedes controlar y que, al final del día, impactarán de una u otra forma… para ello debes aprender a ser resiliente y tener claro que nunca puedes depender de una sola alternativa.


 

Mucha gente se pregunta: ¿Por qué si hago todo como se indica, suceden cosas que detienen el crecimiento?… Tranquilo, lo primero que debemos hacer es tener claro que hay cosas que dependen de nosotros como emprendedores o empresarios y otras NO; y eso no debe frustrarnos.

 

Absolutamente todos los negocios, pasan por momentos complicados, de duda, de ventas bajas, de incertidumbre; en ocasiones comienzas con el pie derecho y de pronto, por situaciones externas o porque simple y sencillamente no es temporada para consumir tu producto o servicio, bajan tus ventas y eso es normal, como dijera yo: es parte del show.

 

Algunos comienzan muy bien, otros van creciendo con el paso del tiempo, sea como sea, deben fortalecerse desde sus procedimientos, organigrama, capacitación, conocimiento del mercado, estructura y capitalización para que sea firme y resista las altas y bajas, los negocios para que sean sustentables, deben estar planeados y soportados, de lo contrario, sólo sobrevivirán.

 

Por otro lado, está que muchas veces no tenemos claro lo que ofrecemos y por ello es mucho más fácil que tengamos huecos en nuestra solidificación como empresa, es decir, si no tenemos venta de nichos es muy fácil creer que cualquiera pueda ser nuestra competencia, aunque no sea real.

 

A pesar de que tengas todo en orden, que te esfuerces, tengas todo presupuestado y proyectado a corto, mediano y largo paso, puede que algo no funcione y debas cambiar el rumbo.

 

Por ello, aparte de reponerte emocionalmente de ese trance, porque el primero que debe tomar las riendas del barco es el capitán, debes tener un plan de contingencia aun cuando creas que tu negocio es muy pequeño.

 

Comienza por tener en orden toda tu parte legal y contable, es vital porque ante cualquier circunstancia puedes ampararte.

 

Asegura tu mercancía, inmueble, a tu personal y si puedes, trata siempre de tener un presupuesto para eventualidades.

 

Identifica algunos productos de bajo costo de producción que sean de venta atemporal y que en cualquier momento puedan inyectar liquidez a tu negocio mientras replanteas la estrategia.

 

Nunca pienses que eres un mal empresario porque lo que podía ser una gran empresa no se dio a la primera, tal vez ni culpa tuya fue y la competencia por temor a que le ganaras el mercado no te dejó salir, eso es lo de menos;  porque cuando somos buenos empresarios, no importa el negocio, el producto o lo que hagamos, podemos levantar lo que sea en cualquiera que sea la situación.

 

Por ello no le apuestes tanto al negocio como a ti, porque así, no importa a lo que te dediques, serás exitoso en lo que se te presente y dirás con orgullo que eres un… UNIVERPRESARIO.

 

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto