Miercoles, 08 de Diciembre del 2021
Martes, 12 Octubre 2021 03:50

Hay que saber vender y saber cobrar, o NO HAY NEGOCIO

Hay que saber vender y saber cobrar, o NO HAY NEGOCIO Escrito Por :   Anabel García Morales

Es muy común que cuando nos decidimos a arrancar un negocio lo hagamos con poco conocimiento, mucho temor y, si nunca antes habíamos vendido nada, hasta con pena de ofrecer nuestros productos y junto con ello, se nos puede ir la mano dando todo en pagos y muchas veces esa inversión nunca regresa.


 

Desconocer el tema de ventas y cómo se debe manejar la línea de crédito de un negocio es de vital importancia porque al final, debemos tener en cuenta que, si no establecemos una logística adecuada para mover nuestros inventarios, podremos quedar en la ruina.

 

En algunas ocasiones, con tal de sacar la mercancía de la estantería, nos atrevemos a repartir nuestros productos o servicios con nuestros conocidos y aplicamos la de: luego me pagas o me das en cada quincena, sin hacer un contrato, pagaré o hacer un expediente con los datos del cliente.

 

Manejar línea de crédito es un arma de doble filo, por una parte, si lo sabes aplicar correctamente, puede servirte para generar lealtad entre tus clientes y aumento en las ventas; incluso puede servirte para ganar un poco más de ingreso, ya que puedes manejar un precio diferente al precio de contado según el lapso de tiempo pero, por otro lado, puede dejarte sin inventario, sin dinero y sin clientes.

 

Para evitar esta serie de problemas es necesario poner sobre la mesa una radiografía clara de la situación de tu negocio.

 

Debes saber cuánto te cuesta lo que vendes, conocer el costo de operación, el margen de ganancias, tener claro el punto de equilibrio y el retorno de inversión para que puedas decidir si considerarás la opción del crédito para tus clientes.

 

Si tu respuesta es favorable, debes observar detenidamente a cada cliente para conocer su capacidad de pago, su comportamiento y tener un histórico de sus compras para considerar la línea de crédito que le otorgarás.

 

Debes manejar un porcentaje del total de ventas promediadas para que, sobre eso puedas comenzar, si un cliente te ha comprado una determinada cantidad a contado y de repente puede acceder al crédito, no puede ser beneficiado con una cantidad que doble o triplique las compras en efectivo porque resultaría un volado el que tenga la posibilidad de vender más.

 

Establece a partir de qué tiempo o de qué monto podrías otorgar línea de crédito y realiza un documento que ampare tu movimiento.

 

En algunos casos puedes tomar la opción de un aval solidario o bien, contratos para garantizar la venta y la recuperación del capital.

 

Maneja de forma clara los plazos de pago y entrega de mercancía, puede ser a contra entrega o por periodos de 8, 15, 20, 30 días o más, dependiendo el giro del negocio y la capacidad económica para saber cuánto puedes arriesgar.

 

Toma en cuenta estas consideraciones y no temas, si no te comparan con la velocidad que esperabas, piensa en hablar con tus proveedores para que te cambien el producto, modifica tus estrategias de promoción y sólo cuando lo amerite, opta por vender a crédito.

 

No te sientas presionado para vender aun sobre tu propio patrimonio, recuerda que es mejor tener el inventario para cambio o remate, que creer que tu cartera de clientes que manejan crédito se convertirá en dinero de manera rápida y segura.

 

Si consideras estos consejos, estarás más seguro y crecerás como todo un… UNIVERPRESARIO.

 

Google News - Diario Cambio
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto