Sábado, 29 de Enero del 2022
Miércoles, 10 Noviembre 2021 01:59

Elige correctamente a tus socios y equipos para no quedarte en el camino

Elige correctamente a tus socios y equipos para no quedarte en el camino Escrito Por :   Anabel García Morales

En la vida de los negocios o proyectos debemos ser muy cuidadosos, porque en el camino se debe lidiar con un sinfín de temas que al principio no se les da la importancia necesaria


 

Los negocios son una extensión de nuestra forma de relacionarnos y de fluir en la vida, en muchas ocasiones reflejan la manera en la que nos movemos en la parte personal, porque al final compartimos el mismo nivel de energía.

 

Es por ello que debemos atender adecuadamente cómo nos involucramos de forma laboral, comercial, económica y de proyectos con los demás, puesto que si no seleccionamos adecuadamente, entonces podemos quedarnos a la mitad del camino, con enormes descalabros y, sobre todo, decepcionados de quienes pensábamos podrían ser grandes partners.

 

Es muy común creer que los mejores elementos para formar parte de nuestros proyectos son las personas con las que convivimos a menudo, gente que pensamos que pueden sumar porque son ‘buena onda’ o porque su profesión u oficio es a fin a lo que estamos emprendiendo; o incluso personas de nuestros círculos más cercanos, pero, en realidad, antes de priorizar temas de capacidades y cercanía deberíamos conocer sus principios, objetivos, habilidades blandas y lo que ellos esperan del vínculo que se está formalizando.

 

En los proyectos u organizaciones existen diferentes posiciones y cada persona debemos ocupar un espacio, tener claro cuál será nuestro rol y en función a ello saber si estamos dispuestos, o no, para arrancar un camino juntos.

 

En la vida de los negocios o proyectos debemos ser muy cuidadosos, porque en el camino se debe lidiar con un sinfín de temas que al principio no se les da la importancia necesaria; en primera, porque no los conocemos y no tenemos claro cómo podríamos actuar ante ciertas condicionales.

 

Si en tu proyecto habrá recursos y la persona con la que vas a hacer equipo nunca ha manejado sus emociones, ni ha tenido a su cargo responsabilidades semejantes, no puedes tener certeza de cómo se comportará cuando se encuentre en momentos de toma de decisiones, ante escenarios que le pudieran resultar atractivos de forma mediática.

 

Debes analizar cuáles son sus niveles de lealtad ante un objetivo en compartido, ya que es muy común que cuando alguien cree conocer todo y poder hacerlo de forma independiente entonces se retire, llevándose información, contactos, clientes o procesos que a ti te han costado años de trabajo y que con gusto podrías compartir si platicaran a fondo sobre un ‘ganar ganar’.

 

Ser muy objetivo, nada que te prometan que sucederá de la noche a la mañana es garantía, muy por el contrario, es el mayor signo de alerta porque entonces no se tiene analizado el escenario de forma real y podríamos hablar de un fraude.

 

Así como en las relaciones afectivas, debes conocer primero a la persona con la que harás cualquier proyecto, en cualquiera que sea el nivel: socio, parte del equipo, inversionista, proveedor, gestor externo o quien sea que esté involucrado.

 

Cuando se es joven y se tiene el entusiasmo y la buena fe por delante, es más fácil omitir estos elementos que son de vital importancia.

 

No es que pienses de manera negativa, pero así como cuando estás a punto de contraer matrimonio debes preguntarte, no sólo si es la persona con la que te gustaría compartir tu vida, sino también si es la persona que te gustaría ver en los tribunales si se diera un divorcio ¿Es una persona que criaría correctamente a tus hijos y te dejaría verlos? ¿Podrías llegar a algún acuerdo si se tuvieran que separar los bienes?

 

Si las cosas no terminan por satisfacerte del todo es mejor que optes por ir solo en el camino, con paso lento pero seguro, considerando que puede haber rotación de personal y tal vez no involucrar excesivamente a todos los integrantes para evitar complicaciones a futuro.

 

Y ante todo, siempre dialoga y asienta todo por escrito con el soporte legal adecuado, para que no haya malos entendidos, tratando así de evitar sorpresas o sinsabores; los negocios pueden fallar, pero no debes propiciar que quien falle sea el equipo, es así como podemos ser unos… UNIVERPRESARIOS.

 

Google News - Diario Cambio
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto