Lunes, 29 de Noviembre del 2021
Martes, 16 Noviembre 2021 02:45

El sueño no termina: Claudia aparta con un pie el Ayuntamiento

El sueño no termina: Claudia aparta con un pie el Ayuntamiento Escrito Por :   Carlos Rocha

La regidora de Morena, Elisa Molina Rivera, fue la primera en oponerse a esta imposición de Claudia, dejó claro que el claudismo había terminado y que ahora debían jugar un papel de oposición. De hecho, estuvo a punto de romper con la bancada de Morena


 

La era del claudismo aún no termina, al menos así lo piensa la familia Rivera Vivanco que brincó a la fama en el primer semestre del 2018 cuando resultó ser la candidata a la alcaldía de Puebla, después de permanecer mucho tiempo en el anonimato.

 

Llegó a la presidencia municipal como parte de la ola de López Obrador que arrasó y que llevó consigo a casi todos los candidatos de Morena. Rivera Vivanco gobernó tres años y los poblanos y la historia la juzgarán. Pero aquí el tema es que se aferró al poder, a los reflectores, a la política, a los titulares y medios, aunque siempre le llovían críticas.

 

Se aferró porque no quiere dejar el Ayuntamiento de Puebla y hay dos pruebas evidentes que así lo reflejan: primero mandó a sus perfiles para que fueran contratados con la bolsa de dinero que tienen los seis regidores de Juntos Haremos Historia, cinco de Morena y uno del PT.

 

Pero no sólo eso, exigió que se les pagara 30 mil pesos mensuales, cantidad nada despreciable. Y es que su gente estaba acostumbrada a ganar bien, pues se trata de Cecilia Moreno Romero, la ex contralora de Claudia, y la ex regidora Patricia Montaño.

 

Hasta ahora, ellas dos han sido contratadas, aunque en realidad Claudia pretendía que se contratara a más y hasta los suplentes de los seis regidores, pero con esos sueldos de 30 mil pesos, el recurso se terminó rápido.

 

La regidora de Morena, Elisa Molina Rivera, fue la primera en oponerse a esta imposición de Claudia, dejó claro que el claudismo había terminado y que ahora debían jugar un papel de oposición. De hecho, estuvo a punto de romper con la bancada de Morena pero el conflicto que se le presentó tras la explosión de San Pablo Xochimehuacan la debilitó y prefirió quedarse con los guindas.

 

Ahora bien, la segunda prueba de que Claudia se aferra al Ayuntamiento es que el ex secretario general de su gobierno, Damián Romero y el ex síndico, Gonzalo Castillo, presentaron un amparo con el que se busca reinstalar a los cien nuevos trabajadores que se aprobaron en los últimos días del anterior gobierno.

 

Es decir que la defensa legal de los cien nuevos sindicalizados la lleva justamente el ex asesor jurídico del Ayuntamiento de Puebla, Damián Romero, y el ex abogado de la comuna, quienes se mantienen como soldados del claudismo, que les promete algún día regresarlos a los reflectores.

 

Según fuentes cercanas a la Secretaría de Administración del gobierno municipal, estos movimientos de los incondicionales de Claudia Rivera fueron enviados para armar la estrategia contra el gobierno de Eduardo Rivera Pérez. Así que ya se verá.

 

Lo que es un hecho es que la exalcaldesa piensa seguir jugando por Morena, considera que tiene el capital político y el empuje suficiente pese a su desastrosa derrota en las urnas, pero eso no le importa y ya hasta considera rentar la antigua sede de Morena en Boulevard Valsequillo y la 11 Sur para que sean sus oficinas y dar la imagen de que ella representa el partido lopezobradorista.

 

Google News - Diario Cambio
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto