Viernes, 01 de Julio del 2022
Miércoles, 16 Marzo 2022 01:46

Los ataques bélicos no sólo cobran vidas, también se llevan economías entre sus armas

Los ataques bélicos no sólo cobran vidas, también se llevan economías entre sus armas Escrito Por :   Anabel García Morales

Tomando en cuenta también las restricciones y sanciones comerciales que otros países le han puesto a Rusia que, al final, incrementan la falta de insumos o productos en el mundo, tales como la escasez de combustible en Estados Unidos.


 

A semanas de ver concretadas las amenazas de Rusia sobre Ucrania, ya comienzan a sentirse las repercusiones económicas en algunos países que tienen tratos comerciales con dicho país que hoy está más ocupado en defender su territorio que en producir lo suficiente para abastecer al mercado.

 

Y es que basta con echarle un ojo a los recursos minerales con los que cuenta la nación ucraniana para entender por qué muchos sectores dependen de este país europeo.

 

Por mencionar algo, Ucrania es una potencia que se encuentra en los primeros lugares a nivel mundial en reservas de uranio, titanio, manganeso, mercurio, gas esquisto y carbón; es un importante productor agrícola y es exportador de girasol y aceite del mismo, de cebada, maíz, centeno, abejas, huevos de gallina y queso; por lo que Ucrania puede satisfacer las necesidades alimentarias de aproximadamente 600 millones de personas.

 

Su industria es de vital importancia para muchos otros países, puesto que su producción de amoníaco, su sistema de gasoductos de gas natural, que es el segundo más grande de Europa y el cuarto a nivel mundial, sus centrales nucleares, la producción de hierro, turbinas, lanzacohetes, arcilla, titanio, minerales y concentrados, así como de acero y más, lo convierte en un importante proveedor para los diferentes continentes.

 

Hoy, ante la situación emergente, muchos sectores industriales tendrán que buscar satisfacer en lo inmediato sus necesidades a costos más elevados y con menor calidad; incluso la escasez impactará las cadenas de producción de diferentes manufactureras y por ende, las economías emergentes sentirán un rezago considerable.

 

Tomando en cuenta también las restricciones y sanciones comerciales que otros países le han puesto a Rusia que, al final, incrementan la falta de insumos o productos en el mundo, tales como la escasez de combustible en Estados Unidos.

 

A lo largo de la historia, las guerras o cualquier tipo de conflicto armado genera una carga económica para ciertos sectores mientras que, por otro lado, sesga y amplía las brechas de pobreza y éstas tardan mucho en reestablecerse.

 

El fenómeno migratorio de familias rotas por la separación de sus integrantes que deben hacer frente al conflicto, generan sobrepoblación en territorio aledaño, pero también un esquema complicado para los refugiados, quienes deben comenzar de cero dejando todo atrás.

 

Y ante ello, las mayores pérdidas son sin duda las humanas: personas que tenían sueños y un modo honesto de vivir se ven amenazadas y la suma de esta inestabilidad genera enormes secuelas que aún terminados los enfrentamientos, lastiman a propios y extraños.

 

El recuento de la primera y segunda guerra mundial traspasa el papel y las líneas de los libros que presentan la historia.

 

Hoy, con esta realidad, nos damos cuenta que más allá del rescate de los recursos, debemos priorizar el orden, puesto que no debería concebirse el poder de algunas naciones a costa de la muerte y desgracia de miles.

 

Recordemos que en la vida y como humanidad, si queremos alcanzar la prosperidad común, deberíamos privilegiar el orden, la paz y la integridad del ser en su principio.

 

Sólo manteniendo esos fundamentos podremos decir que somos unos… UNIVERPRESARIOS.

 

Google News - Diario Cambio
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto