Jueves, 17 de Junio del 2021
Jueves, 27 Mayo 2021 04:16

En Palacio Nacional ya saben que Claudia va a perder

En Palacio Nacional ya saben que Claudia va a perder Escrito Por :   Arturo Rueda

No hay que ser muy inteligente para entender quién le consiguió la dirección del SNI a Liza Aceves: la compañera, Beatriz Gutiérrez Müller. Y lo hizo a petición del padrino de Liza Aceves, Paco Vélez Pliego, gran amigo de la compañera Beatriz. Solamente es cuestión de unir puntos


 

En Palacio Nacional ya saben que Claudia Rivera Vivanco va a perder la elección de Puebla capital, y que pese a sus llamados desesperados al voto masivo Morena, al 3 x 3, es probable que sea la causa de que se pierdan los cuatro Distritos federales.

 

Como ya lo saben, en Palacio Nacional decidieron dejarla caer, y rescatar lo poco valioso que quede de ese CLAU-TANIC que se fue a pique.

 

Y a los ojos de ese centro de poder, lo único que vale la pena se llama Liza Aceves, a quien decidieron rescatar del naufragio enviándola a la dirección del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) en el Conacyt de Elena Álvarez-Bulla.

 

El cargo parece poco lustroso para alguien que vive tiempos de bonanza, pero es suficiente para quien necesita una balsa que la salve del naufragio.

 

No hay que ser muy inteligente para entender quién le consiguió la dirección del SNI a Liza Aceves: la compañera, Beatriz Gutiérrez Müller.

 

 

Y lo hizo a petición del padrino de Liza Aceves, Paco Vélez Pliego, gran amigo de la compañera Beatriz.

 

Solamente es cuestión de unir puntos: Paco Vélez sueña con convertirse en rector de la BUAP con el apoyo de Beatriz —lo que está cerca de conseguir– pues Esparza necesita una espalda poderosa en la 4T que lo salve de una potencial embestida local.

 

Al fin y al cabo, los Vélez siempre han tenido sueños de grandeza. Sueños comunistas…pero de grandeza.

 

No es un secreto la influencia de Paco Vélez Pliego en el Ayuntamiento de Claudia Rivera, pues rellenó los huecos de su gobierno y le sirvió de puente con la compañera del presidente.

 

Le puso a un lado a Liza Aceves. Colocó dos regidores en la planilla del 2018, Iván Herrera e Iván Camacho. A su esposa, Catalina Pérez Osorio le dieron la Secretaría de Igualdad de Género y luego la convirtieron en titular de Segob municipal a la salida de René Sánchez Galindo.

 

El origen común de todos ellos, incluida Beatriz, es el Instituto Ponchito de los Vélez Pliego. Todos estudiaron ahí, todos obtuvieron sus grados ahí, todos tienen plazas de profesores o investigadores.

 

Además de sus sueños comunistas de llegar a la rectoría de la BUAP, Paco Vélez quiere convertirse en un patriarca de la clase política poblana de la 4T. Ya anda en los setentas, pero si Pacheco Pulido llegó a gobernador a los 87 años, él por qué no.

 

El plan era perfecto. Reelegir a Claudia. Tomar la BUAP con el aval de Beatriz y la docilidad de Esparza. Luego, arrebatar el 2024. Lo dicho: sueños de grandeza.

 

Pero el CLAU-TANIC ya se hundió y ahora hay que salvar los muebles.

 

Eso implicó decirle la verdad a Gutiérrez Muller: que Rivera Vivanco no sólo va a perder, sino que su carrera política ha quedado destrozada, hundida en el desprestigio.

 

Pero que necesitan una ficha viva, medianamente decente. Alejarla antes de que acabe por ensuciarse de toda la podredumbre claudista. Una ficha eficiente, por lo menos funcional, para 2024. Claudia es un fusible que ya se fundió.

 

La misión salven a Liza se puso en marcha y aprovechando su perfil con posgrados, la envían al Conacyt.

 

Que no se engañe: la huida de Liza es la señal de que en Palacio Nacional la dejaron caer.

 

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto