Martes, 21 de Septiembre del 2021
Miércoles, 15 Septiembre 2021 03:07

La voracidad y la llenadera

La voracidad y la llenadera Escrito Por :   Arturo Rueda

El conflicto en Morena es interno y externo: tiene que haber negociación dentro de la fracción y al exterior de la fracción. ¿Pero cuál va primero? ¿Qué demandas se atienden como prioridad? ¿Las de Evangelista y compañía, o las de Estefan y compañía?


 

Las matemáticas no se les dan a algunos reporteros, lo que lleva a graves imprecisiones periodísticas y peores análisis políticos. Tomo de ejemplo la grave pifia de la reportera Berenice Martínez, quien llevó al Sol de Puebla a un error grosero en su nota principal de ayer.

 

Según la reportera, “con el reacomodo que hizo la Sala Regional de Ciudad de México del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), Morena tendrá mayoría en la LXI Legislatura del Congreso del Estado, al sumar 18 diputados, de los cuales 13 son de mayoría relativa y cinco de representación proporcional”.

 

Brutal error para alguien que lleva años cubriendo la fuente política: Morena no tiene 18 diputados en el Congreso local sino 16, pues en el transcurso de las últimas semanas perdió a dos legisladoras electas bajo sus siglas, pero que decidieron trasladarse al PT: Nora Merino Escamilla y Guadalupe Yamak.

 

De hecho, Nora es coordinadora del PT. ¿Cómo una reportera puede seguir contemplándola en Morena?

 

Este hecho podría parecer intrascendente pero no lo es: con 16 diputados, Morena tiene el mismo número de legisladores que el bloque PRIAN: 16. De ellos, el PAN aporta nueve y el PRI siete curules.

 

Nora Merino y Guadalupe Yamak se fueron al PT para fortalecer a ese grupo parlamentario y que el PRI no se convirtiera en la tercera fuerza política en el Congreso, pero eso acabó pasando cuando el TEPJF le dio al tricolor la victoria en el distrito de Zacapoaxtla.

 

Con siete diputados, en voz de Jorge Estefan Chidiac, se despertó la codicia del tricolor que ahora exige más y mejores posiciones a quien se ostenta como coordinador de Morena sin que existiera votación formal o designación del partido, Sergio Salomón, quien ahora deberá maniobrar para dejar contentos a todos, en especial a su jefe político.

 

El pastel legislativo ya estaba repartido y hasta engullido, pero los reacomodos ordenados por el TEPJF, en especial las cinco plurinominales de Morena, movieron todo, incluso la Mesa Directiva.

 

El embrollo es mayúsculo, pues las Comisiones ya estaban repartidas y ahora sí, Sergio Salomón tendrá que mostrar su talento negociador, sobre todo con sus compañeros de Morena que están listos para una asonada.

 

El conflicto en Morena es interno y externo: tiene que haber negociación dentro de la fracción y al exterior de la fracción. ¿Pero cuál va primero? ¿Qué demandas se atienden como prioridad? ¿Las de Evangelista y compañía o las de Estefan y compañía?

 

Si Sergio Salomón quiere quedar bien fuera antes que dentro, va a acabar provocando algo similar al Cabildo de Claudia: una oposición dentro de la mayoría. Un G5. Y eso sólo acaba dándole más poder a la oposición.

 

La otra opción es la más sensata: amarra a los tuyos y luego, sólido y fortalecido, ve por los de afuera. Aquí la pregunta no es intención, sino de permisión: ¿Lo van a dejar?

 

Vuelvo al craso error de la reportera Berenice Martínez, que lleva a error al Sol de Puebla: la única forma de que Morena tenga 18 diputados y domine el Congreso es que los que se fueron al PT se regresen a Morena. Total, ya son menos que el PRI y eso que el TEPJF permitió que Toño Sánchez tome protesta.

 

La mesa de negociación arranca y lo único que quedará claro es la voracidad de quienes se dicen aliados leales del gobernador. Anoten las peticiones porque no tendrán llenadera.

 

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto