Sábado, 27 de Noviembre del 2021
Jueves, 11 Febrero 2021 01:44

La nave (municipal) de los locos: los Claudiosos

La nave (municipal) de los locos: los Claudiosos Escrito Por :   Arturo Rueda

Se trata de una nave de los locos: han perdido cualquier atisbo de racionalidad política, pues no entienden que Puebla los aborrece, como tanto aborreció a los PRIciosos en su momento. Sufrirán su mismo destino, porque la nave de los locos ya no puede virar de dirección, ni sus integrantes pueden bajarse


 

A lo largo de la historia del mundo hay grupos que por innovadores son considerados locos, pero también hay locos a secas. Supongo que algo así como “ceguera de taller” le ocurre a todos los compinches que cobran, se benefician del gobierno de Claudia Rivera: ya no ven la realidad.

 

Muy lejos de la racionalidad, se han empeñado en construir una nave de los locos de destino incierto, por no decir peligroso. Navegan sin radar.

 

No es un hecho anómalo que los grupos de poder se encierren en sí mismos para construirse una realidad alterna. En los años recientes le pasó al grupo conocido como marinismo, que terminaron siendo los PRIciosos.

 

En su primer año, los marinistas vivieron su Éxtasis: una orgía de negocios, alcohol, mujeres, excesos y corrupción. Se sentían tocados por la divinidad, que les aguardaba un destino fabuloso en Los Pinos. El cabecilla del grupo se creía un Benito Juárez del siglo XXI.

 

Después del escándalo, el grupo se replegó en la idea de que “no pasaba nada”. No perdieron su afición al alcohol, las mujeres, las drogas y la corrupción. Continuaron los negocios sin entender que se habían agotado. Que a todos les esperaba un destino similar.

 

Con los años, casi todos desaparecieron, otros pisaron la cárcel, pero el desprestigio del grupo PRIcioso nunca se ha borrado. Javier García Ramírez se fue prófugo, Mario Montero perdió todas las elecciones que pudo, Alfredo Arango entró y salió de la cárcel, Valentín Meneses ya ingresó al Cereso. Su líder máximo amenaza con pudrirse en una cárcel de Cancún luego de que le dieron auto de formal prisión.

 

El marinismo, claro, fue una nave de los locos, especialmente a partir de 2006. Su soberbia les impidió ver la realidad para conducir un cambio de rumbo. Pagaron primero con la pérdida del poder, luego con la cárcel y todos con el desprestigio. ¿Se hicieron millonarios? Sí, impresentables también.

 

Todo ello viene a cuestión por el enfrentamiento tuitero que tuve ayer con la nave los locos del Gobierno de Claudia: Liza Aceves, Magaly Herrera, el acosador Andrés García Viveros, su concuño Iván Galindo y hasta el amasio Roberto Zataraín.

 

En horda salieron a respaldar fallidamente a la secretaria general Liza Aceves. Ella enfureció porque CAMBIO descubrió que, según la Plataforma Nacional de Transparencia de la BUAP, dobleteó chambas durante 2018 y 2019. Cobró sus ingresos como secretaria general del Ayuntamiento y como catedrática. Se embolsó en ese periodo algo así como 109 mil pesos al mes.

 

“¿No que era diferente?”, tituló CAMBIO, lo que desató la furia de la caterva riverista, que no encontró mejor uso al tiempo que les pagamos todos los poblanos con nuestros impuestos. Se dejaron venir y todos recibieron puntual respuesta, especialmente el acosador sexual García Viveros, así como la protagonista de la noticia.

 

El coordinador de Proyectos Estratégicos Corruptos del Ayuntamiento es un impresentable de la política. Lanzado a la voracidad presupuestal por un golpe de la fortuna, la misma fortuna que lo hará derrumbarse. Ni es el primero ni el último de esa ralea. Corrupto, depredador sexual que se las da de influyente. Es un enanito de la política con fama efímera.

 

 

En el caso de Liza Aceves, no la condena CAMBIO sino la PNT de la BUAP, pues aunque ella aduce que pidió licencia en 2018 –¿cuánto tiempo pueden durar esas licencias sin goce de sueldo?— continuó apareciendo ese año y todo 2019. Ya en 2020 desapareció, por lo que la licencia pudo hacerse efectiva.

 

Respecto a los demás es imposible extenderse, excepto en un hecho: trabajan en un gobierno desprestigiado, el peor de Puebla capital según las encuestas. El círculo íntimo de la alcaldesa alimenta sus sueños reeleccionistas sin entender que carecen de cualquier tipo de futuro político. Han agotado sus escasos talentos en una quimera, que es mantenerse en el poder.

 

Se trata de una nave de los locos: han perdido cualquier atisbo de racionalidad política, pues no entienden que Puebla los aborrece, como tanto aborreció a los PRIciosos en su momento. Sufrirán su mismo destino, porque la nave de los locos ya no puede virar de dirección, ni sus integrantes pueden bajarse.

 

 

Esta cofradía claudista sólo tiene un destino: el desprestigio por décadas.

 

Ayer eran los PRIciosos.

 

Hoy son los Claudiosos.

 

Google News - Diario Cambio
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto