Miercoles, 06 de Julio del 2022
Jueves, 31 Marzo 2022 02:27

Tres caminos para una nueva derrota de Lalo

Tres caminos para una nueva derrota de Lalo Escrito Por :   Arturo Rueda

Uno, dos o tres, cualquiera de los caminos, todos son derrotas para el alcalde poblano que ni en momentos de urgencia es capaz de abandonar su estilo taimado de hacer política. Se equivoca quien lee una rendición o una abdicación en su declaración pausatoria. Significa, mejor dicho, que se trata de un bribón descubierto en su ilegalidad que aspira a que baje la presión política y mediática para poder concretar su fechoría.


 

Pese a sus subterfugios y galimatías temporales, en el horizonte de Eduardo Rivera Pérez se asoma una nueva derrota política. Será la segunda en menos de tres meses, total evidencia de su extrema debilidad encubierta de soberbia.

 

Su primera derrota fue la no aprobación del cobro del alumbrado público en diciembre, y ahora le pasa en la pretensión de concesionar por una década los espacios publicitarios del Ayuntamiento capitalino. Un gran negocio. No para las arcas municipales, sino para los beneficiarios arreglados de antemano.

 

Ayer el edil quiso retrasar su derrota al poner en “pausa” el proceso de asignación de esos espacios luego de que el gobernador Barbosa le diera un “ubicatex”: concesionar más allá del plazo de la administración sin aval del Congreso es ilegal.

 

Poner “pausa” es el sinónimo de la expresión anglosajona “take a break”: un impasse de tiempo indeterminado en el que cualquier cosa puede ocurrir. No es sinónimo de cancelar, tampoco de suspender. Con ese galimatías verbal, el edil Eduardo Rivera busca, de alguna manera, ganar tiempo pero encontrar salidas a su intención de concesionar por 10 años los espacios publicitarios de la ciudad sin darle la participación adecuada al Congreso.

 

Frente a esa salida ladina, el gobernador Barbosa lo acotó inmediatamente: que el alcalde Rivera defina él mismo qué significa “pausar” porque nadie le puede dar significado excepto él mismo y su administración. E inmediatamente lo acotó a la legalidad, no a una negociación política.

 

Es decir, a ‘Lalo’ Rivera sólo le quedan tres caminos.

 

Uno. Cancelar —ilegalmente— la licitación ya en marcha para lanzar una nueva en la que el plazo se reduzca los dos años seis meses que le quedan a su gobierno y así ajustarse a la legalidad.

 

Dos. Continuar con la licitación en marcha, y tras el fallo, someterlo al Congreso local con el mismo riesgo de que le pase lo mismo que con el DAP: una votación en contra que lo haga maximizar sus pérdidas.

 

Tres. Emprender un camino incierto de crear un Organismo Operador de la Publicidad del Ayuntamiento, con las complicaciones legales, administrativas y presupuestales que conlleva.

 

Uno, dos o tres, cualquiera de los caminos, todos son derrotas para el alcalde poblano que ni en momentos de urgencia es capaz de abandonar su estilo taimado de hacer política.

 

Se equivoca quien lee una rendición o una abdicación en su declaración pausatoria. Significa, mejor dicho, que se trata de un bribón descubierto en su ilegalidad que aspira a que baje la presión política y mediática para poder concretar su fechoría.

 

Los problemas son políticos y administrativos. No se entremezclan, pero de alguna manera van de la mano.

 

El primer problema es el administrativo: no existe en la Ley de Adjudicaciones una forma de “pausar” la licitación una vez que la convocatoria ha sido publicada, los interesados han comprado sus bases y formalmente se han inscrito a participar. Hasta el miércoles había cinco empresas inscritas.

 

Como los plazos fueron publicados en la convocatoria, cualquiera de esas cinco empresas que se sienta afectada se puede inconformar por los mecanismos legales.

 

La única opción es continuar con la licitación y declararla desierta, en el mejor de los casos. Y contra ese fallo, puede haber una nueva inconformidad legal.

 

Quizá es por eso, que al cierre de esta columna, Eduardo Rivera no había difundido qué significaba la pausa, aunque algunas fuentes indican que esta mañana se anunciará la cancelación.

 

De la forma en la que lo haga, ‘Lalo’ Rivera se fue a lona otra vez.

 

carta edgar nava

 

Google News - Diario Cambio
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto