Sábado, 27 de Noviembre del 2021
Martes, 23 Febrero 2021 01:52

La misión suicida de Claudia

La misión suicida de Claudia Escrito Por :   Arturo Rueda

Suicida lo que hizo Claudia el domingo, cuando organizó una reunión en un espacio cerrado con alrededor de 200 personas. Por las fotos, parece una bodega o un salón de eventos. Ella dice que eran poblanos de las colonias del sur, otros dicen que la mayoría eran burócratas del gobierno municipal y muy pocos vecinos, pero había que hacer bulto.


 

Más allá de la búsqueda de la reelección a su cargo, lo que Claudia Rivera Vivanco parece protagonizar es una loca carrera suicida. Y no hablo de una metáfora, sino en términos literales. ¿Quién en su sano juicio promueve en estos momentos una reunión en espacio cerrado de más de doscientas personas? Sólo un covidiota.

 

¿Quién envía miles de mensajes SMS para posicionarse sabiendo que su nombre es rechazado por nueve de cada diez poblanos? Un ciego.

 

Correr hacia un abismo es lo que viene haciendo la presidenta municipal sin medir qué tan lejos está el barranco.

 

 

Suicida lo que hizo Claudia el domingo, cuando organizó una reunión en un espacio cerrado con alrededor de 200 personas. Por las fotos, parece una bodega o un salón de eventos. Ella dice que eran poblanos de las colonias del sur, otros dicen que la mayoría eran burócratas del gobierno municipal y muy pocos vecinos, pero había que hacer bulto.

 

Con esa reunión, Claudia se entregó a sus enemigos pues violó de manera flagrante las leyes electorales, configurando la figura de actos anticipados de campaña. También violó la convocatoria interna de Morena que prohíbe ese tipo de manifestaciones.

 

Y se pasó por el arco del triunfo el decreto antiCOVID del gobierno estatal que prohíbe las reuniones públicas mayores a 20 personas.

 

La sanción a los actos anticipados de campaña es la pérdida o cancelación del registro.

 

La sanción a la violación de la convocatoria interna de Morena es el rechazo a medirla en la encuesta del partido.

 

Y la sanción a violar el decreto, si Protección Civil Estatal hubiera llegado, era la clausura del lugar, así como el desalojo de los asistentes. Un perro oso.

 

Pero más allá de todas las consecuencias jurídicas en la lucha por la alcaldía, Rivera Vivanco pierde de vista que puso vidas en riesgo, quizá la de ella misma, a menos que se sienta inmortal o inmune  al virus que en Puebla ha matado a más de 9 mil personas oficialmente, pero al menos 21 mil, contando el exceso de mortalidad.

 

La única forma temeraria de hacer esa reunión es porque tiene anticuerpos por infección previa no informada a la opinión pública, o porque se vacunó y ya no teme contagiarse.

 

Cualquiera de las opciones, que ella se sienta inmortal o protegida de alguna forma contra el virus, no implica que no puso en riesgo a los otros 200 asistentes. ¿Ellos también son inmunes o qué?

 

Queda claro que la alcaldesa, obsesionada con mantenerse en el poder y ciega a su entorno, no entiende que el virus mata, y reuniones de ese tipo pueden terminar en un contagiadero. Tal como ocurrió en la sindicatura municipal con el abogado Marlon, caso que ya investiga la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) porque la negligencia criminal de obligarlo a ir a trabajos presenciales pese a sus síntomas culminó en su muerte.

 

Claudia despliega una actividad frenética para hacer lo que no hizo en 30 meses como presidenta municipal. Todos los días tiene inauguraciones con presencia física de ciudadanos, exponiéndose y exponiéndolos a contagios.

 

¿Y qué tal lo de los mensajes SMS que recibieron miles de poblanos? Tardíamente se deslindó, después de varios días que comenzaron a llegar a los teléfonos celulares. Esas campañas de posicionamiento cuestan varios miles de pesos. ¿Alguien los pagó para dañarla?

 

Por cierto, sus reuniones en horarios después de las 6 pm tienen un costo económico. El amplio salón donde hizo su reunión del domingo, la renta de las sillas y el sonido. ¿Quién los está pagando y cómo va a justificar ese dinero si no hubo precampañas y la convocatoria interna de Morena no permite los actos de promoción?

 

Todo lo que hace Claudia es una misión suicida porque se dirige a que el IEE y la jurisdicción electoral le nieguen el registro como candidata. Hasta parece que lo hace adrede para provocar una crisis en caso de que sea designada abanderada de Morena. Un vacío en el que su partido se quede sin candidato a media contienda.

 

El frenesí no conduce a nada. Son demasiados errores que, en conjunto, parecen planeados. Se ve y huele peor. Pero quizá es el estilo atropellado, torpe e inconsecuente de Claudia Rivera Vivanco.

 

Google News - Diario Cambio
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto