Jueves, 22 de Febrero del 2024
Viernes, 03 Marzo 2023 00:21

Tres años después

Tres años después Escrito Por :   Irma Sánchez

El balance es fatal porque los efectos de la pandemia sacudieron los cimientos del mundo, de la sociedad y marcaron un parteaguas en la forma de vivir, convivir, trabajar y relacionarse.


 

Total que el descuidito de ‘unos’, a los que se sostiene en las últimas investigaciones, ‘se les escapó’ de los laboratorios la bacteria del coronavirus hace más de tres años, se anotan la hazaña de haber puesto de cabeza al mundo, de haber sacudido la economía mundial, y de conseguir una poda de más de 6 y medio millones de personas que perdieron la vida en el mundo

Otro dato: la fatal enfermedad dejó en la terrible orfandad a más de 10 millones y medio de niños a los que de un día para otro les cambió la vida, a unos cuantos con mejores expectativas y a otros, para no parar de llorar el resto de sus días.

 

El balance es fatal porque los efectos de la pandemia sacudieron los cimientos del mundo, de la sociedad y marcaron un parteaguas en la forma de vivir, convivir, trabajar y relacionarse.

 

Ahora que se recuerda el tercer aniversario de la mortal pandemia, nos convencemos de que el mundo ya no es el mismo, y lo peor, que retrocedimos porque nos resistimos a imponer otro ritmo en nuestras vidas ante las nuevas condiciones.

 

¿Por dónde comenzar?

 

El saldo es preocupante si le añadimos que después de 2 años de semiparalización, la vida de millones de seres humanos se vio despojada hasta de sus ilusiones.

 

Desafortunadamente no todos los países han logrado recuperarse.

 

Las sociedades a partir de las familias enfrentan un sacudimiento que tira a unos y da coraje a otros para reponerse para salir adelante.

 

Cuántas historias.

 

Cuántas pérdidas.

 

Cuánto desatino entre los responsables de definir políticas y acciones para levantar a sus pueblos.

 

En nuestro país por ejemplo, está costando un serio atorón y retroceso en materia de educación.

 

De acuerdo con los últimos datos, tras la pandemia se registró una deserción escolar del 21 por ciento.

 

Un dato difícil de asimilar, y se informa que es consecuencia de los serios problemas económicos de las familias y de la nueva realidad, por ejemplo, 4.5 por ciento de esas bajas, son por el cambio en la vida de las y los escolares, unos se juntaron a vivir y otras se embarazaron y cambió el rumbo de sus vidas.

 

El 1.9 por ciento ya no regresó porque perdió el control de sus estudios y reprobó grado y materias.

 

Y un 17.1 por ciento, por ciento por falta de recursos, porque empobrecieron drásticamente en familia y su vida cambió.

 

Con este 21 por ciento de mexicanos en edad escolar fuera de los planteles educativos, qué futuro podemos tener, sobre todo ellos, ese 21 por ciento ¿con qué armas enfrentarán la vida y sus retos?

 

Se trata de un problema para ese 21 por ciento de la población, que repercute al cien por ciento de la sociedad, por muy egoísta que resulte nuestra visión del mundo.

 

Don Rosendo

 

Este miércoles se recordó con devoción la memoria del séptimo arzobispo de Puebla, don Rosendo Huesca Pacheco, a los 91 años de su natalicio.

 

La grey católica lo recuerda como el séptimo arzobispo de Puebla, a quien correspondió la responsabilidad de organizar la Tercera Conferencia del Episcopado Latinoamericano que concentró en Puebla a cardenales y obispos de América Latina en 1979, lo que fue motivo de la visita del entonces recientemente ungido como papa Juan Pablo II.

 

Don Rosendo fue el primer arzobispo emérito de Puebla y desde el inicio de su responsabilidad como tal abrió las puertas de la iglesia para que nuevos vientos refrescaran a la institución.

 

Su herencia está en la creación de organizaciones como Caritas, con múltiples programas de trabajo que ven por los más pobres, por las mujeres solas, los niños que tienen que encargarse por sus madres trabajadoras, los jóvenes, los adultos mayores, los enfermos, los discapacitados, por quienes no tienen familia, etc. etc.

 

Junto con organizaciones de católicos y con el decidido apoyo de la Universidad Popular, instituyó la procesión del silencio que es reconocida internacionalmente y que atrae a miles de devotos a la capital poblana cada viernes santo.

 

Con motivo de su cumpleaños el uno de marzo también lo recordamos en este espacio.

 

Google News - Diario Cambio
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  • facebook sidebar