Friday, 26 de May de 2017

Indicador Político

Indicador Político

La evaluación de la derrota de Hillary Clinton contiene un dato revelador: a pesar de que se le invistió de una representación de género respecto al empoderamiento de una mujer en la Casa Blanca frente al discurso reiterativo de misoginia de Donald Trump, sólo el 54 % de mujeres votaron por ella y una cifra alta –42 %– por el republicano.

La victoria de Donald Trump despertó los peores augurios para el corto plazo de los EEUU El empresario en realidad no ganó unas elecciones presidenciales competitivas, sino que aplastó en las urnas al aparato de poder corporativo que ha mantenido el control político de la nación a través de Wall Street desde que el dólar se apropió de la economía mundial en Bretton Woods en 1944.

Aunque previsibles en los cálculos fríos, las elecciones en los EE UU resultaron una sorpresa. A la hora de cierre de esta columna por razones de producción –10 de la noche de martes– se seguían acumulando conteos de votos, pero con una ventaja relativa para Donald Trump. Los datos más importantes pueden ser los siguientes:

Si en lo local el legado de Barack Obama se puede resumir en la elección de hoy entre una política corrupta o un empresario sexholic, en México la elección fue asumida casi como nacional y senadores del PAN y del PRD se pusieran la playera a favor de Hillary Clinton sólo para reivindicar la figura histórica de Antonio López de Santa Anna y del comité de notables que en 1861 fueron a Miramar a ofrecerle el imperio de México a Maximiliano.

Las redes de poder de Donald Trump también tienen sus intereses, igual a los quince lobbies de Hillary Clinton. Ayuda el hecho de que el candidato republicano sea empresario, porque sería la primera vez que la derecha prescinde de políticos intermediarios --Nixon, Reagan y los Bush-- para tomar en directo las riendas del poder.

Cuando le ganó la nominación demócrata al socialista Bernie Sanders, Hillary Clinton se comprometió a tomar sus banderas de apretarles a los ricos con impuestos para financiar programas sociales. En la realidad, Clinton era la candidata no sólo de Wall Street sino de los lobbies que forman parte de la estructura de dominación del gobierno estadunidense y de su sistema político.

Como no se había visto desde que la Junta de Conservadores dictaminó en 1863 ofrecerle el imperio de México a Maximiliano de Habsburgo, un grupo de mexicanos se alió a la candidatura demócrata de Hillary Clinton, pero en los hechos ofreciéndole la sumisión mexicana si gana las elecciones.

En un análisis de estos días, The Washington Post dijo que la imagen de esperanza de Barack Obama en el 2008 se tornó en desesperanza en el 2016. En este sentido, Obama transitó del “sí se puede” de hace ocho años al “no se pudo”. Los Estados Unidos están peor.

A lo largo de los diez años de ofensiva del Estado contra el crimen organizado, las quejas se han centrado en las fuerzas armadas sin reconocer que sólo su intervención pudo contener y hacer retroceder a los cárteles.

Como lo adelantó Indicador Político el pasado martes 18 de octubre, el miércoles 28 el ejército mexicano fue electo como presidente de la Junta Interamericana de Defensa de la OEA, el organismo que agrupa a los ejércitos del continente. Esta votación fue un reconocimiento al liderazgo militar mexicano y a la profesionalización de sus fuerzas armadas.

Aunque podría haber habido otras razones, la Procuraduría General de la República de Arely Gómez desentonaba en la estrategia gubernamental de dejar hacer-dejar pasar en el caso del gobernador con licencia Javier Duarte de Ochoa. De la PGR salieron versiones de órdenes de aprehensión cuando el veracruzano estaba en el despacho del secretario de Gobernación y también los datos de su red de corrupción.

A la memoria de Gustavo Méndez Tapia, periodista ejemplar

Forjados en la cultura de la grilla de tanto negociar con el PRI, la alta jerarquía católica se encuentra sumida en una disputa política entre dos grupos por liderar la negociación con el gobierno en el tema del rechazo a los matrimonios igualitarios.

A pesar de que la lista de políticos priístas corruptos es mayor al 0.1% que aceptó el nuevo presidente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, resulta que sólo uno --el 0.00002% de sus militantes-- ha cimbrado la estructura tricolor de poder. Y si hay muchos otros, entonces el caso de Javier Duarte de Ochoa simboliza el peor pecado de los políticos priístas corruptos: la arrogancia.

Nada mejor para ilustrar la verdadera crisis en Guerrero que el regreso a la política guerrerense, con impunidad y arrogancia, del expriista-neoperredista-ebradista Angel Aguirre Rivero, obligado a abandonar el cargo de gobernador perredista en 2014 por su involucramiento en el problema de los normalistas de Ayotzinapa.

El sentido histórico de la medalla Belisario Domínguez perdió… su sentido histórico y puede derivar en un corcholatazo o reconocimiento de coyuntura. El senador chiapaneco Domínguez enfrentó en el Congreso al golpista Victoriano Huerta, llamó a la desobediencia, fue arrestado, torturado y arrancada su lengua como acto simbólico.