Wednesday, 02 de December de 2020

El ‘Matagatos’ huye de Puebla por amenazas de muerte y "linchamiento de la prensa"

Viernes, 16 Agosto 2013 11:40
Un joven de Puebla acusado en las redes de maltrato animal asegura que su cuenta fue 'hackeada' y busca deslindarse del caso. Sin embargo, ante las amenazas de muerte que han recibido él y su familia, tuvo que dejar el estado.



A Juan Castillo Pérez, joven poblano, comenzaron a apodarle ‘el matagatos’ desde que el pasado julio aparecieron en su cuenta de Facebook fotos de tortura contra animales que causaron revuelo nacional. Su familia tiene un mes de vivir asustada, con las cortinas cerradas y con la aprehensión en el corazón cada vez que suena el teléfono, pues temen que sea una de las decenas de amenazas de muerte, insultos e intimidaciones que han recibido desde que se publicaron las imágenes. La familia argumenta, sin embargo, que la publicación de las fotos por las que están amenazados se deben a la obra de un hacker. Juan Castillo, aseguran, fue víctima de un pirata informático que publicó las cruentas imágenes en la cuenta de Facebook del muchacho.



La familia Castillo Pérez, del municipio poblano de San Martín Texmelucan, fue presuntamente víctima de un hacker que violó la cuenta de Juan. Contactado vía Facebook, el joven de 14 años que sólo se identifica como SoBIGCNV, asegura que quería hacer un “experimento” con sus habilidades informáticas y que ofrecerá disculpas al dueño de la cuenta y a su familia. No obstante, mientras eso ocurre, Juan Castillo ya tuvo que salir del estado “por razones de seguridad”.



“Juan ya no vive aquí”, aclara Daniel Castillo, padre del joven. “Se fue por razones de seguridad. La gente nos tiene perfectamente ubicados. Organizaron marchas en el pueblo pidiendo que encarcelaran a mi hijo”.



Una vez publicadas las imágenes de tortura animal, cuenta Daniel Castillo, un internauta dio a conocer el domicilio de la familia, y el 13 y el 14 de julio, cuando el perfil de Juan se llenó de visitas, el teléfono no paraba de sonar. El padre del joven afirma que era gente anónima. “incluso nos decían que se iba a derramar sangre en la primera y la segunda generación de nuestra familia”.



Al momento de esta entrevista toda la familia está presente en la modesta sala. Los padres, las dos hermanas de Juan, su cuñado y su sobrino. La hermana, que se quedó con el celular de Juan, muestra de más de 200 mensajes llenos de furia que recibieron en las últimas semanas.



“No tenemos la menor idea de quién subió estas fotos al perfil de Juan”, dice con voz quebrada Edaena, la madre de Juan. “Queremos que un especialista en informática nos ayudará a encontrar esta persona. No es justo lo que vivimos. ¡Nosotros ni siquiera sabemos como meternos al Internet!”, dice la madre.



El 13 de julio pasado, cuentan, el Ayuntamiento con la policía estatal, judicial, ministerial fue a darles una notificación. “Llegaron con todo un ejército que no se imaginan. Cerraron las esquinas, y atrás había una manifestación y periodistas acosándonos. Ninguno ni trató de entrevistarnos”, agrega la madre.



A todo ello siguió “un linchamiento en la prensa y un acoso de parte de las autoridades”, cuenta.



Se hicieron tres cateos en la casa. La familia tenía una perra dálmata, que   mediados de julio tuvo ocho cachorros. La policía les retiró los animales, argumentando que habían sido objeto de maltrato.



En el Palacio Municipal de San Martín Texmelucan aseguran que, dado que Juan Castillo no aparece en ninguna de las fotos publicadas en la red social, lo único que pueden hacer para castigarlo sería imponer una sanción administrativa por “desorden público” debido a las manifestaciones afuera del domicilio de Juan.



“Todo surgió por las redes sociales. La gente nos presionaba mucho con ese tema. Recibíamos muchos mensajes. Nos pedían que lo encarceláramos”, dice la fuente.  Mientras tanto, en el Congreso estatal ya se aprobó una ley sobre el maltrato animal a raíz del caso con el que apodar a Juan ‘Matagatos’.



“Yo no tengo nada que ver con esto, no tengo ni idea de quién ha tomado el control de mi perfil. Intenté de abrir otro perfil para explicar lo que había pasado y disculparme a las personas que se habían sentido ofendidas, pero este perfil también me lo cerraron, no sé por qué, ni por quién.”



Contactado a través de Facebook, el hacker, que se hace llamar SoBIGCNV, presunto responsable de haber publicado las fotos, habla abiertamente del objetivo de su ‘experimento’:  “sólo quería saber cuales son los temas que más eran susceptibles de llamar la atención de las redes sociales y de los medios”. Bajo estos criterios, el experimento de SoBIGCNV, un adolescente de tan sólo 14 años fue un ‘éxito’: la página Facebook de Juan Castillo Pérez alcanzó las 800 mil visitas y 50 mil comentarios de internautas indignados por las imágenes de crueldad.



¿Por qué eligio a Juan, un jóven que se dedica, junto con su padre, a la crianza y venta de tórtolas, como víctima del experimento? Simplemente, dice SoBIGCNV, porque a principios de julio entró al perfil de Facebook de Juan y en él vio un vídeo en el que un hombre incitaba un perro a matar a un gato. Le escribió para preguntarle si él había participado de alguna forma en ese acto de crueldad y Juan contestó que él nunca había participado en ninguna tortura animal, pero que sí había filmado la escena.



El 13 de Julio, SoBIGCNV supuestamente tomó el control del perfil de Juan, cambió la contraseña para que Juan ya no pudiera entrar y de allí, el hacker empezó a postear en el perfil de Juan más vídeos y fotos de tortura de gatos que había encontrado en varios sitios Internet. Las redes sociales fueron prontas en reaccionar…



Consciente del perjuicio moral que ha provocado, el hacker SoBIGCNV explica que ”nunca hubiera pensado que iba hacer tanto ruido con ese experimento”. Asegura que muy pronto va a aclarar públicamente su papel en lo sucedido este mes de julio, con lo que espera aminorar el daño moral que ha padecido la familia Castillo Pérez. “Juan fue espectador, no fue actor de ninguna tortura animal.”



Fuente: Animal Político

Rate this item
(1 Vote)