Monday, 19 de August de 2019


Tantos pendientes




Escrito por  Irma Sánchez
foto autor
Primero lo primero, el bolsillo.

Producto de un sistema “muy inteligente”, el secretario de Finanzas, Roberto Moya Clemente, tiene atrapados a quienes ostentamos la propiedad de un vehículo y con apatía hemos dejado cuentas pendientes.

 

 

Hoy con la campaña de cambio gratis de placas para unificar al parque vehicular, para que se porte la misma placa azul, al llegar al mostrador de Finanzas para hacer realizar el proceso, en la computadora inmediatamente sale la carpeta con nuestras cuentas pendientes por infracciones, licencia de conducir, verificaciones, y desde luego tenencias pendientes.

 

 

De tal forma que pagamos o pagamos.

 

 

Aunque claro, hay quienes se informan y le dan la vuelta el mostrador de Finanzas y pasan sus deudas al archivo de “lo que el tiempo resolverá”.

 

 

Cada quien su vida.

 

 

La famosa factura electrónica

 

 

Para comerciantes y prestadores de servicios, la disposición de la famosa factura electrónica se ha vuelto una verdadera pesadilla. Y al respecto vi una caricatura que logra editorializar lo absurdo del esquema.

 

 

En ésta se aprecia a una mujer debajo de un árbol ante su anafre al que llega un cliente, un campesino con cotón y sombrero, acompañado de su burro.

 

 

La mujer que hace memelas le pregunta: ¿va a querer factura electrónica? Y el comensal le responde: envíemela a mi correo.

 

 

¡Qué absurdo!

 

 

Estamos en México, señores que deciden —no comparsas de diputados—.

 

 

Señoritos de Harvard, no todos vamos de compras a Interlomas.

 

 

Y para mostrar lo erróneo de las disposiciones, el consorcio regiomontano de las tiendas de conveniencia Oxxo —creado por un poblano— decidió ordenar que sus más de 11 mil establecimientos que operan a lo largo y ancho del país, eliminen de sus inventarios los alimentos para perros y gatos que hoy tienen un amplio mercado por la moda de las mascotas.

 

 

La decisión de retirarlos es por el engorroso proceso que tienen que enfrentar para extender la obligada factura a quien llega a adquirir estos artículos.

 

 

¿Más claro?

 

 

Y cabe la pregunta: ¿y los dueños de los changarritos que sobre todo abundan en las colonias con sus costales de alimentos especializados para estos animales?

 

 

¡Aguas! Un día de estos los van a multar.

 

 

Lo absurdo de estas medidas lleva hoy docenas de pequeños comerciantes a bajar la cortina y correr la voz de que en la puerta van a continuar vendiendo a su comunidad dentro de la informalidad, ante lo imposible que ya resulta estar dado de alta ante Hacienda, que ha desencadenado este año con sus disposiciones un verdadero terrorismo fiscal que llevará a retroceder a la economía y ensanchar la actividad informal.

 

 

La gente ya se defiende y renuncia a trabajar para Hacienda, a la que siempre le quedará a deber.

 

 

Los números hablan

 

 

Producto de todo esto, y los nuevos esquemas impositivos, se asegura que en la primera quincena de enero acumulamos una inflación anual —enero 2013 a enero 2014— de 4.64 por ciento.

 

 

Los detalles los dará a conocer el INEGI este jueves, y usted y yo sabemos cómo están las cosas.

 

 

Hoy sólo hay que pedir a las autoridades mucho cuidado para que nuestro territorio poblano no se vea invadido con aquello del “efecto cucaracha”, con personajes que representan una amenaza para la paz y el orden.

 

 

Aspectos que hoy son una realidad en Puebla, y que pueden representar la garantía del anonimato para los que huyen de tierras en conflicto.

 

 

 

Valora este artículo
(1 Voto)
comments powered by Disqus