Thursday, 12 de December de 2019


Seguros en el súper




Escrito por  Irma Sánchez
foto autor
Usted ¿se arriesga con la modernidad? Pues figúrese que gracias al talento innovador de un poblano, José Antonio Fernández Carvajal, presidente del poderoso grupo regiomontano Femsa, en una alianza estratégica con la firma de seguros GNP, este año usted podrá comprar diversos seguros de protección en cualquiera de las tiendas Oxxo.

Lo único que tendrá usted que hacer es pedirlo y pagar en la caja la tarjeta de la póliza. Así podrá usted asegurar su vehículo y su familia.

 

 

Por ejemplo, con mil 119 pesos usted puede asegurar su vehículo por un año, y obtener la protección de hasta 300 mil pesos por responsabilidad civil y 300 mil pesos por protección legal.

 

 

También puede adquirir sin necesidad de examen médico algún seguro para atenderse en caso de cáncer de mama y cervicouterino, a cambio de una prima de 149 pesos. Un seguro de accidentes con el mismo costo y una suma asegurada de 7 mil 500 pesos. Protección por muerte accidental con una póliza de 99 pesos y 50 mil de cobertura. Y un seguro de 149 pesos para cubrir los gastos hasta por 26 mil pesos, en caso de infarto.

 

 

Si bien los costos de la atención médica son superiores, hay que reconocer que los seguros no son gravosos y ayudan a paliar los efectos económicos de un imprevisto.

 

 

El regreso al huerto

 

 

Entre el encarecimiento de los productos agrícolas por las heladas, la sequía y ahora por los problemas en entidades como Michoacán, la recomendación de volver a fomentar los huertos familiares es la opción para comer.

 

 

Para esto se ha demostrado que no hacen falta grandes extensiones de tierra, sólo la firme decisión de cuidar en una maceta rectangular las plantas con semillas de jitomate, chile, ejote y varios cultivos más.

 

 

Desde luego que no se obtendrán de un día para otro los frutos, ni en grandes volúmenes pero en algo contribuirán, sobre todo, cuando se recrudece el encarecimiento, como acaba de ocurrir con el jitomate, que para las fiestas decembrinas llegó a costar hasta 38 pesos el kilo en algunas tiendas.

 

 

¿Por qué tan caro si en Puebla lo producimos? Se preguntará usted.

 

 

En un análisis de mercado, las autoridades de la Sagarpa afirman que del piso a la bolsa del consumidor final, este preciado alimento sufre un encarecimiento de 107 por ciento, aunque se tenga la oportunidad de cortarlo en la misma entidad y contemos con grandes extensiones de plantíos tanto a cielo abierto como en invernaderos.

 

 

Hay que reconocer que el jitomate poblano goza de calidad y respeto en los mercados, sobre todo el de invernadero, que se produce en un alto porcentaje bajo contrato para empresas como Mc Donalds, Walmart, entre los clientes más importantes por su compra en volumen.

 

 

En territorio poblano se esmera la calidad de este fruto rojo en 2 mil 309 invernaderos que trabajan 835 mil 298 hectáreas, en donde se pone todo el cuidado para conseguir una producción impecable para exportarlo.

 

 

Nada menos el año pasado se logró comercializar un volumen de 500 mil toneladas que fueron colocadas cada semana en contenedores que los llevaron a diferentes puntos de los Estados Unidos y Canadá.

 

 

Jorge González de los Santosafirma que es satisfactorio el avance que se ha logrado en Puebla con la agricultura protegida de invernadero, donde se combaten los problemas y riesgos de la siembra a cielo abierto, comentario que se convierte en recomendación y compromiso para ampliar la producción de este preciado fruto de consumo cotidiano.

 

 

Descanse en paz

 

 

En la década de los 80, procedente de su natal Roma, llegó promovido por la Compañía del Espíritu Santo el jesuita Valerio Ortolani, quien de inmediato comenzó a sumar a muchos poblanos a su movimiento en defensa del medio ambiente.

 

 

De entrada bautizó su trabajo ecológico como oikos, que en griego quiere decir casa, la que siempre le preocupó que salvaguardáramos, convencido de que a este planeta llegamos procedentes de la tierra, a la que finalmente regresaremos a descansar para la eternidad.

 

 

El padre Valerio Ortolani con su impecable figura de una estatura de más de 1.80, siempre enfundado en impecable camisa blanca y traje azul marino, en todo momento se ocupó de realizar actividades intelectuales para patrocinar el movimiento que buscaba impulsar la cultura de la defensa del planeta, tema que le dio para escribir varios libros.

 

 

En su país el padre Ortolani pertenecía a una conocida familia de nobles con presencia en círculos empresariales; la Iglesia católica le había encargado varias misiones como intermediario en los conflictos políticos en los tiempos de Aldo Moro, antes de que perdiera la vida asesinado por las brigadas rojas, temas sobre los que se mostraba austero para comentar.

 

 

Una de sus principales aliadas a su llegada a Puebla, la talentosa maestra Celia María de Olarte lo promovió en todos los medios para difundir y sumar seguidores a su movimiento.

 

 

Le gustaba socializar, sus amigos iban por él y lo regresaban a su hogar, la casa de los jesuitas en San Manuel, de donde hace tres años partió por indicaciones de su congregación para recluirse en la casa de los jesuitas ancianos que se ubica en Coyoacán, de donde ya no regresó y algunos de sus amigos lo visitaban.

 

 

Esos amigos hoy tendrán que continuar con el compromiso en defensa del planeta, nuestra casa, nuestra oikos.

 

 

Descanse en paz.

 

 

Agenda

 

 

Ante la suspensión de clases cada último viernes de mes, varias instituciones se han abocado a promover talleres infantiles para los escolares que se quedan en casa y cuyos padres laboran.

 

 

En Ciudad Universitaria, la BUAP abre sus puertas para ofrecer clínicas deportivas a los menores.

 

 

El Museo Amparo a partir de este viernes ya también ofrecerá el taller De aventura, de 10 de la mañana a 2 de la tarde para niños de 6 a 12 años.

 

 

Usted y su cartera deciden.

 

 

Los datos

 

 

Cada día las salas de cine registran una menor asistencia.

 

 

Entre la proliferación de mexicanos que se ganan la vida vendiendo películas pirata a 10 pesos y lo caro que resulta para muchos pagar la entrada, las salas sólo logran llenos cuando realiza promociones compartidas con empresas radiofónicas y planteles educativos.

 

 

Por este fenómeno resulta interesante saber qué es lo que hace ir a los mexicanos a un cine, qué películas los atrae.

 

 

Y de acuerdo con los datos de la Asociación Mexicana de Salas Cinematográficas, las dos películas que lograron lleno en las salas el año pasado fueron: No se aceptan devoluciones, de Eugenio Derbez, y el filme animado Mi villano favorito 2.

 

 

Estas son las que mueven a las familias mexicanas a regresar a las salas de cine con un promedio de 100 pesos de gasto entre el boleto de entrada, las palomitas, los nachos y el refresco, porque éste tipo de espectadores hay que tenerlo en cuenta, va al cine a disfrutar su película moviendo la mandíbula.

 

 

 

 

 

 

 

Valora este artículo
(0 votos)
comments powered by Disqus