Tuesday, 22 de September de 2020


La falta de oficio político de los panistas




Escrito por  Gabriel Sánchez Andraca
foto autor
CON LA PETICIÓN QUE LOS PANISTAS hicieron al Senado de la República, de desaparecer los Poderes en el estado de Guerrero, se exhibieron como ignorantes de nuestras leyes.

La desaparición de los Poderes de un estado se decreta cuando se comprueba que ni el Poder Ejecutivo, ni el Legislativo ni el Judicial funcionan adecuadamente, y entonces por propuesta del Presidente de la República se elige a un gobernador sustituto con base en una terna para que en un plazo de tres meses convoque a elecciones para un nuevo gobierno.

 

 

En el caso de Guerrero, los tres Poderes siguen funcionando: el Ejecutivo sigue ejerciendo sus funciones en medio de problemas, es cierto, pero sigue trabajando como tal; el Legislativo acaba de celebrar una sesión de cuatro horas para desaforar al presidente municipal de Iguala, y el Judicial no ha dejado de trabajar. Los juzgados siguen abiertos y resolviendo problemas, el Tribunal Superior de Justicia sigue sesionando y trabajando con normalidad.

 

 

La Procuraduría General de Justicia, dependiente del Poder Ejecutivo, está laborando en todo el estado a través de sus agencias del Ministerio Público y las policías estatal y ministerial, cumpliendo sus funciones.

 

 

Guerrero acaba de sufrir otra tragedia por un huracán que afectó a la Costa Chica y a la Montaña. Si los Poderes estatales estuvieran paralizados, no habría forma de auxiliar a la población que sufrió daños, pero los reportes que nos llegan son en el sentido de que los cuerpos de auxilio del estado y elementos del Ejército Nacional, están auxiliando a la población afectada con atingencia.

 

 

¿De dónde sacarían los panistas que los Poderes del estado de Guerrero no funcionan?

 

 

En la vecina entidad del sur habrá elecciones de gobernador en 2015, es decir, Ángel Aguirre Rivero está próximo a terminar el periodo para el que fue electo. Desaparecer los Poderes de un estado que está próximo a cambiarlos en elecciones normales, sería una torpeza, una torpeza política más de las muchas que cometen los panistas, que al parecer no aprendieron gran cosa de su estancia de 12 larguísimos años en el poder federal.

 

 

Los panistas en Guerrero son actualmente actores de un nuevo escándalo: cuando ya había surgido el problema originado en Iguala por la muerte y secuestro de normalistas de Ayotzinapa, fue asesinado en un restaurante céntrico de Acapulco un dirigente estatal del PAN. Ese fue un problema local que las autoridades locales, es decir, la procuraduría, dependiente del Ejecutivo y el juzgado correspondiente, dependiente del Judicial, resolvieron con rapidez, descubriendo que los autores materiales e intelectuales del homicidio eran todos miembros de ese partido y que el móvil fue político. Si los Poderes del estado no funcionaran, ¿podrían haber aclarado en corto tiempo el caso?

 

 

POR OTRA PARTE, ¿QUIÉN GOBERNÓ AL PAÍS en los últimos d

 

os sexenios? ¿Cómo lo dejaron? ¿Quién o quiénes iniciaron la guerra contra el narcotráfico sin estrategia, sin contar con los cuerpos policiacos adecuados? ¿Quién o quiénes destruyeron la vida institucional en Michoacán? ¿En qué sexenios se derrumbó la economía nacional al grado de tener un crecimiento inferior al de todos los países de Latinoamérica, casi al nivel de Honduras y Haití?

 

 

El error de diciembre del 2012, del gobierno federal priista de Enrique Peña Nieto, es el de no haber informado a la nación las condiciones en que estaba el país al arribar él al poder; el error del 2013 y de lo que va del 2014, es que pretenden hacer creer a la población que seguimos en el “país maravilloso” de Vicente Fox y no en el desastre económico, político y social, que dejaron sus antecesores.

 

 

Lo dijimos desde antes de que Peña Nieto asumiera la presidencia. “Esperamos que ponga todo su empeño en enderezar la nave, pero el presidente es un ser humano como todos nosotros y no podrá hacer milagros”. Cambiar las cosas en este país, no será cosa fácil. Reconstruir lo que se ha destruido, llevará muchos años de intenso trabajo y como se ven las cosas, será más tiempo del que se había pensado.

 

 

PASANDO A OTRAS COSAS, LE DIJIMOS la semana pasada que le daríamos a conocer la lista de los aspirantes de candidatos a diputados federales del Partido Revolucionario Institucional, y aquí la tiene.

 

 

Nos habíamos quedado en el Distrito XIII.

 

 

En el XIV, que es Izúcar de Matamoros suenan Saúl Coronel Aguirre, un priista leal que ha sido dos veces diputado local, dirigente de la Liga de Comunidades Agrarias y delegado de la dirigencia nacional de la CNC, en varias entidades del país, tanto del norte, como del centro y del sur. Tiene buenas relaciones con la dirigencia nacional de su central y con priistas poblanos; Cutberto Cantorán Espinosa, maestro ex dirigente de la Sección 23 del SNTE, ex diputado local y federal y actual delegado de una dependencia educativa en Puebla. Ambos son originarios de la Mixteca poblana. A Cantorán los enterados le restan puntos por algún altercado público que tuvo con el actual diputado federal de este distrito, Filiberto Guevara. Se menciona a la actual presidenta municipal de Atzitzihuacan, Maricela Ramos, pero nadie acertó a decirnos porqué. Finalmente se habla del dirigente estatal del partido Nueva Alianza, Gerardo Pérez Maldonado, pero sólo si hay alianza electoral entre el PRI y el Panal.

 

 

Por Tehuacán aspiran Jesús Hernández Barbosa, hijo de quien fuera líder de la CNC a nivel nacional, Amador Hernández. Lo apoya el ex presidente municipal de Tehuacán y esposo de la actual presidenta municipal, Álvaro Alatriste.

 

 

También aspiran Jacobo Aguilar Sánchez, el doctor Daniel Huerta (doctorado en Administración en la Universidad de Liberpool, Inglaterra) y la diputada local Geraldine.

 

 

Finalmente Ajalpan, distrito que está representado actualmente por un miembro de Antorcha Campesina. Los aspirantes son Fidencio Romero Tobón, ex dirigente de la Liga de Comunidades Agrarias y ex diputado local; Héctor Moreno Moreno, presidente del Icadep en Ajalpan; Adalberto Melo Smith, Eleofernes Palacios Reyes y Rosalío Zanatta Vidaurri, ingeniero agrónomo, que ha sido dos veces presidente municipal de Vicente Guerrero. Haga sus apuestas.

 

 

 

 

 

Valora este artículo
(0 votos)
comments powered by Disqus