Tuesday, 22 de September de 2020


Ayer en la tarde solicitó licencia Ángel Aguirre




Escrito por  Gabriel Sánchez Andraca
foto autor
EL GOBERNADOR DE GUERRERO, ÁngelAguirre Rivero, solicitó licencia para dejar el cargo de gobernador de su estado ante los acontecimientos de Iguala que se han complicado al grado de convertirse en asuntos no sólo nacionales, sino internacionales.

En ningún momento se le ha implicado en los hechos que dieron origen a su retiro del gobierno, sin embargo, su salida ya se consideraba inminente ante la avalancha de protestas que se dejaron venir en casi todo el país.

 

 

En Guerrero se realizaron tres encuestas: en una el 60 por ciento de los encuestados pedía que terminara el periodo para el que había sido electo.

 

 

En la segunda ese porcentaje fue del 61 por ciento y en la tercera, el 42 por ciento se pronunció porque continuara al frente del gobierno y el 41 por ciento que no, es decir, había un empate técnico.

 

 

El Partido Acción Nacional solicitó al Senado de la República que decretara la desaparición de Poderes en Guerrero, algo que no procedía por la sencilla razón de que los Poderes estaban funcionando. Había un problema grave, pero el gobierno estatal funcionaba.

 

 

Sin embargo, la presión mediática nacional e internacional, el gobierno de Estados Unidos y el Parlamento Europeo, la ONU, la Comisión Internacional de Derechos Humanos y otros organismos internacionales demandaban mayor efectividad en las investigaciones de los hechos pues los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, secuestrados por la Policía de Iguala, pasadas varias semanas seguían sin aparecer.

 

 

Las masivas manifestaciones estudiantiles y magisteriales que hubo el miércoles en la capital del país y en más de 20 ciudades de la República, además de las realizadas en ciudades europeas y latinoamericanas, así como los hechos violentos de Chilpancingo e Iguala en los que fueron incendiados los edificios del PRD y del Ayuntamiento igualteco hicieron ver que había necesidad de tomar medidas drásticas pues la situación ya parecía insostenible.

 

 

Desde la mañana de ayer empezó a hablarse en noticieros televisivos de la posible solicitud de licencia del gobernador guerrerense.

 

 

Poco después del medio día, se habló de una conferencia de prensa de Ángel Aguirre para anunciar su retiro de la gubernatura. Y así fue.

 

 

Pasadas las 18 horas de ayer, el propio gobernante daba a conocer su decisión.

 

 

Todavía le faltaba un año en el gobierno.

 

 

GUERRERO TIENE UNA LARGA TRADICIÓN de cambio de gobernadores antes de finalizar su periodo.

 

 

Este columnista cursaba la primaria cuando cayó el gobernador de entonces, Alejandro Gómez Maganda, quien fue sustituido por el ingeniero Darío L. Arrieta.

 

 

Después, cuando cursaba la preparatoria cayó el General Raúl Caballero Aburto; unos años después desaparecieron los Poderes del Estado, no por decisión del Senado, sino por un accidente de helicóptero en el que perecieron el gobernador Caritino Maldonado y los presidentes del Congreso y del Tribunal Superior de Justicia.

 

 

Pasado un tiempo, sustituyeron al gobernador Israel Nogueda Otero por pura grilla política.

 

 

Hubo un periodo de cierta estabilidad, que terminó en junio de 1995, cuando la matanza de Aguas Blancas, lo que provocó la caída del gobernador Rubén Figueroa Alcocer. Su sustituto fue Ángel Aguirre Rivero, quien terminó el periodo.

 

 

Aguirre Rivero es el único gobernante guerrerense que repite en la gubernatura varios años después de haber desempeñado el cargo.

 

 

Esta vez llegó por el PRD y obtuvo mayoría de votos sobre su primo el ahora diputado federal Manuel Añorve, cuyo suplente en la diputación que ostenta fue asesinado la madrugada de ayer en la ciudad de México, otro elemento que vino a agravar la situación.

 

 

EL PROBLEMA DE GUERRERO NO RESOLVERÁ el problema de la violencia en México que se desató en el 2006 cuando al presidente panista Felipe Calderón se le ocurrió que para sacar al panal de abejas que se había metido en la casa, había que agarrar al panal a palos. Las abejas se extendieron por todas partes y el asunto se ha venido complicando cada vez más.

 

 

Chihuahua, Sinaloa, Durango, Nuevo León, Jalisco, Michoacán, Morelos, Tamaulipas, Guerrero, el Estado de México, etcétera, han sido escenario de luchas armadas entre los diferentes cárteles de la droga o mafias delincuenciales.

 

 

Estados Unidos, el principal consumidor de drogas, exige a México y a los países Latinoamericanos que frenen a los productores y vendedores de drogas, pero ese país no hace nada para frenar el contrabando de las armas que fábrica y con las que se arman los delincuentes.

 

 

El tráfico de armas no para y el de drogas tampoco, pues el consumo en Estados Unidos es cada vez más grande.

 

 

Este no es pues un problema fácil, ni tampoco es nuevo, lo malo es que nosotros sufrimos las consecuencias. Usted habrá visto por la televisión a mujeres de Iguala llorando porque sus pequeños negocios fueron destruidos por maestros y estudiantes que se manifestaban contra la violencia en esa ciudad, la tercera en importancia del estado de Guerrero.

 

 

¿Se van a solucionar los problemas quemando la sede del Partido de la Revolución Democrática en Guerrero o el Ayuntamiento de Iguala? ¿Incendiando el palacio de gobierno o destruyendo el palacio legislativo? ¿Hay necesidad de destruir, incendiar, perjudicar a los turistas que van a la entidad suriana deteniéndolos en plena carretera por horas, a más de 30 grados de temperatura, sin agua y sin servicios sanitarios?

 

 

Nadie se opone a las protestas, pero sí todos, hasta los que realizan actos violentos, se oponen a la violencia, como se leía en las mantas que portaban los manifestantes que destruyeron el Ayuntamiento y saquearon una plaza comercial en Iguala.

 

 

En un libro sobre la Revolución francesa se dice que ni la realeza, ni la burguesía, ni el populacho, se habían dado cuenta que ya estaban en una Revolución. ¿Nos estará pasando lo mismo?

 

 

 

 

 

Valora este artículo
(2 votos)
comments powered by Disqus