Tuesday, 22 de September de 2020


Tres diputados piden licencia




Escrito por  Gabriel Sánchez Andraca
foto autor
Acaba de inaugurarse la LIX Legislatura del Congreso del estado y ya tres de sus integrantes han solicitado licencia para retirarse del cargo.

El caso ya conocido del licenciado Fernando Manzanilla Prieto, que no rindió protesta y dejó libre el cargo por razones personales y familiares, que no fueron las que tanto se rumoraron, sino otras muy distintas, que el gobernador Rafael Moreno Valle explicó en una entrevista que concedió al diario El Sol de Puebla, y que además de justificadas son muy comprensibles; el licenciado Mario Rincón González, cuya renuncia fue para continuar al frente de la Secretaría de Desarrollo Social, cargo que viene desempeñando desde hace algunos meses y el panalista, el profesor Cupertino Alejo Domínguez, persona que fue muy allegada a la maestra Elba Esther Gordillo y cuyas causas de su retiro del Congreso no están muy claras.

 

 

Pero aun hay más. Aunque llegó a la sesión de ayer el suplente del licenciado Manzanilla, el también licenciado Eukid Castañón, secretario de Contraloría del estado, se sabe que él también declinará a la curul para continuar al frente de la mencionada dependencia.

 

 

En ese caso, a quien corresponde por ser el que sigue en la lista de plurinominales del PAN, es a Juan Carlos Mondragón, ex dirigente estatal de dicho partido.

 

 

El diputado verde Juan Carlos Natale tuvo expresiones críticas para los renunciantes, afirmando que es necesario que se legisle sobre eso para evitar que quienes buscan el apoyo popular para llegar a una diputación u otro cargo de elección popular, cumplan con ese encargo o se abstengan de participar en política, porque situaciones como estas, desprestigian al Congreso y a la propia actividad política.

 

 

Como en la política, puros rumores

 

 

La farándula, el mundo de los artistas, es un mundo de fantasía en el que prevalecen los chismes y rumores, pero el mundo político se le parece mucho. También es un mundo de fantasía y lógicamente de chismes y rumores.

 

 

Con motivo de la cercanía del cambio de dirigente estatal del PRI, los rumores corren que da gusto.

 

 

Hay aspirantes acelerados, como el de Jorge Morales Alducin, quien recorre el estado en campaña como si fuera precandidato a algún puesto de elección popular.

 

 

Presume de concentraciones en Tehuacán de 10 mil personas, que dice que le han brindado su apoyo. Si puede hacer concentraciones de ese tipo, debería lanzarse para ser gobernador y no presidente del PRI.

 

 

Según los rumores, se trató de un acto realizado por fieles de iglesias cristianas, en apoyo del ex presidente municipal señor Alatriste, “El Mostro”, que aprovechó don Jorgito para promoverse, porque también él es cristiano. Pero no hubo 10 mil gentes, como afirma.

 

 

Por otra parte, Alberto González, ex dirigente magisterial y ex diputado local y federal, también anda en campaña por todo el estado y aunque tiene estructura que trabaja organizadamente, muchos priistas consideran que la decisión del comité nacional será al estilo tradicional, pues el “nuevo” PRI, sigue, en eso de democracia interna, anclado en el pasado.

 

 

Ha surgido otro rumor. El de que el dirigente estatal será el ingeniero Alberto Jiménez Merino, actual delegado de la Sagarpa. Al respecto él dijo a este columnista, que no la ha buscado y que tampoco nadie le ha llamado de la dirigencia nacional para tratarle este asunto. Dijo con toda honestidad, que él está muy a gusto trabajando a toda su capacidad en el cargo que ahora tiene de delegado de la Secretaría de Agricultura, Ganadería y demás, pero que si su partido lo llama, él atendería el llamado, pues se considera un soldado del Revolucionario Institucional. Pero insistió en que aunque ha recibido propuestas de militantes priistas para que la busque, él está en lo suyo y agradece los apoyos que le han mostrado.

 

 

Hay otros nombres que circulan en los círculos del PRI, como los de Alejandro Armenta, que ya ocupó el cargo; el de la ex diputada federal Rocío García Olmedo, el del secretario de Capacitación Política a nivel nacional, Guillermo Deloya y se dice que la buscan también los diputados federales José Luis Márquez y otros más.

 

 

Los partidos son un desastre

 

 

La descomposición que los partidos políticos del país han venido sufriendo desde que llegó al poder el neoliberalismo, debería preocuparnos a todos.

 

 

Nuestro sistema político funciona con base en los partidos y si estos no funcionan o funcionan mal, el país seguirá siendo un desastre.

 

 

El PRI era el mejor organizado y estructurado y ahora en muchas entidades, como Puebla, está en la lona; el PRD desde sus inicios ha estado dividido y confrontado internamente y el PAN inició su descomposición cuando se convirtió en franquicia de organismos empresariales como la Coparmex. Ahora está tan fragmentado como el PRI o como el PRD, pues además el ex presidente Felipe Calderón lo quiere seguir controlando como lo hizo cuando fue presidente de la república.

 

 

Si los dirigentes partidistas no se dan cuenta o no quieren darse cuenta por intereses personales, que la reorganización y la reestructuración de sus partidos es de suma importancia para resolver los graves problemas de la nación, estaremos perdidos.

 

 

Un sistema de gobierno como el nuestro, basado en los partidos políticos, debe contar con partidos fuertes, unidos, con ideología, con programa, con proyecto y por desgracia, ninguno llena esos requisitos actualmente.

 

 

Ver lo que está pasando con el PRI de Puebla, lo que pasa con el PAN a nivel nacional y la situación que vive, la que siempre ha vivido el PRD, es para preocupar a cualquiera.

 

 

 

 

 

Valora este artículo
(0 votos)
comments powered by Disqus