Saturday, 20 de July de 2019


También los políticos poblanos lloran cuando se descubren sus casotas: 10 casos




Escrito por  Arturo Rueda
foto autor
Este es el top ten de los escándalos inmobiliarios de la clase política poblana. Una lista en la que entra Agüera, Estefan, Nancy de la Sierra, Gali, los Marín, Zavala, Melquiades Morales, García Ramírez y otros. ¿Cuántos más se avecinan en las próximas campañas?

Los políticos poblanos no son ajenos a los escándalos inmobiliarios. Algún tiempo esconden la mano que roba, pero más tarde que temprano se evidencia la mano que gasta. Aspiracionales al fin y al cabo, invierten en ladrillos. Abandonan sus modestas viviendas de las que salieron y acaban mudándose al enorme boom inmobiliario que vive la zona de Angelópolis, ya sea en residenciales de lujo como La Vista o Lomas de Angelópolis, ya sea en lofts y condominios de última generación. Nadie resiste la tentación y todos, todos, en su nivel, tienen su “Casa Blanca” al igual que “La Gaviota” y Peña Nieto, o los Murat en NY.

 

 

¿Cuáles son los políticos poblanos descubiertos en los últimos años con millonarias propiedades en Puebla y el extranjero?

 

 

Enrique Agüera, el mayor property brother que ha conocido Puebla. De un departamentito de interés social en la zona de La Noria terminó con departamentos en Miami, megarrancho en Valsequillo, hotel en Playa del Carmen, universidades, restaurantes, una hija aspirante a pop star y una casototota en la zona de Angelópolis. Y eso es lo que trascendió a la esfera pública. ¿Cuánto más habrá quedado guardado?

 

 

Jorge Estefan Chidiac, el príncipe del condado de Miami. Departamento lujosísimo en esa ciudad, casa de 25 millones en La Vista, Inmobiliaria Diamante con desarrollos en Puebla y Veracruz, y muchísimas propiedades más. Su larga carrera político-empresarial ha sido muy fructífera.

 

 

Los Murat de por aquí cerquita, o sea, Marín y su junior. Cualquier relación de propiedades se queda pequeña y llegará el día que conoceremos al detalle las casas, departamentos y castillos que compraron por todo el mundo al salir de Casa Puebla. A diferencia de los oaxaqueños, ellos prefirieron invertir en Europa para estar a tono con el matrimonio del junior. Eso sí, el “Góber precioso” no se ha desprendido de su querida casona en la zona de Xilotzingo.

 

 

Javier López Zavala, el gran terrateniente, balconeado en la campaña de 2010 por el actual gobernador con la adquisición de casas, ranchos y departamentos en Puebla, Veracruz y su terruño, Chiapas. Después no hubo denuncias, así que toda la familia pudo disfrutar su sagacidad inmobiliaria. Por si fuera poco, demandó por vicios ocultos a una señora que le vendió una casa en la colonia Arboledas. ¡Abusivo!

 

 

Javier García Ramírez, con su célebre naco-residencia en Jardines de Zavaleta. Por fuera parece un búnker, por dentro un monumento al mal gusto. Ex tortero y ahora prófugo de la justicia, amasó una fortuna ilegal de 23 millones de pesos que le permitieron comprar bienes inmuebles, el Ferrari a su hijo Adam y hasta un taller mecánico. Nada mal para quien fue titular de Obras Públicas a nivel municipal y estatal. Y se me hace poco.

 

 

Alfredo Arango fue detenido una madrugada de enero en su residencia de La Vista. La mudanza no fue sorpresiva para quienes atestiguaron su rápido enriquecimiento en la Secretaría de Salud luego de ser varios años un médico del montón adscrito al ISSSTEP. Cincuenta y tantos millones de enriquecimiento ilícito quedaron saldados con dos años en la cárcel. Todos contentos para que la “Nube Viajera” siga recorriendo el mundo.

 

 

Melquiades Morales terminó su sexenio sin acusaciones de enriquecimiento, a excepción de la súper remodelada que le dio a su “ranchito” en Santa Catarina de los Reyes, de donde es oriundo. El único reportero metiche del patrimonio del ex gobernador fue Zeus Muníve, que en las páginas de CAMBIO dibujó la parábola bucólica de un mandatario que tuvo como único pecado invertirle al terruño.

 

 

Nancy de la Sierra fue balconeada por el periodista Alejandro Mondragón, quien evidenció la mega remodelada que le dio a su casa en el fraccionamiento El Cristo a su paso por la delegación de Prospera, y claro, la llegada al poder de “el JJ” en San Pedro Cholula. El uno para el otro.

 

 

Rodolfo Chávez Carretero tomó sus ahorritos para construirse un paraíso personal en Atlixco. El mini resort Luna Canela, que también tiene su desarrollo inmobiliario en franco apogeo. Los avalúos indican que sólo el hotelito habrá costado unos 25 millones, sitio donde alguna vez conspiró el marinismo para uno más de sus fallidos regresos al poder.

 

 

Antonio Gali desarrolló su sagacidad para los negocios desde que vendía popelina de niño. Es el alcalde más milloneta del país y después de vivir varios años en Estrella del Sur, se construyó una súper residencia en La Vista. Según Proceso, también tiene departamentos en Acapulco, Miami, desarrollos inmobiliarios y restaurantes. Indudable, una talento inmobiliario y empresarial.

 

 

¿Cuántos escándalos financieros más se avecinan en la clase política poblana?

 

 

 

 

 

Valora este artículo
(0 votos)
comments powered by Disqus