Saturday, 24 de August de 2019


Un paso más atrás que con el marinismo: ahora somos el 3er estado más corrupto del país




Escrito por  Arturo Rueda
foto autor
La corrupción no es la única mala noticia de la ENCIG 2013: los poblanos reprueban contundentemente los servicios públicos que prestan los gobiernos municipales con más de 100 mil habitantes y el estatal. El concreto hidráulico no ha mejorado mucho las cosas: el estado de las calles y avenidas es el servicio peor calificado, pues nueve de cada 10 dice que están en pésimo estado. Ojalá hubieran hecho la encuesta en temporada de lluvias, así el dato sería 10 de cada 10

Si 20 años no es nada, como dice el tango de Gardel, tampoco lo son seis. En 2008, cuando Mario Marín entraba a la recta final de su periodo, la ONG Transparencia Mexicana sacudió el régimen cuando en su Índice Nacional de Corrupción y Buen Gobierno ubicó a Puebla como la cuarta entidad más corrupta del país. Ahora, por cuenta del INEGI y su Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental (ENCIG) nos enteramos que dimos un paso hacia el abismo y ahora somos la tercera entidad más corrupta de México. Así de seco y contundente. ¿Qué ocurrió para situarnos en ese top three de la desgracia?

 

 

Por supuesto, la encuesta del INEGI es muchísimo mejor que el Índice de Transparencia Mexicana porque se trata de la opinión directa de los poblanos a la hora de enfrentarse a trámites y servicios que prestan los gobiernos estatal, municipal e incluso federal. En ese ranking del deshonor solamente estamos por debajo de Chihuahua y Morelos. La incidencia de la corrupción es de 39 mil 890 personas por cada 100 mil habitantes. Es decir, cuatro de cada 10 poblanos enfrentan un acto de corrupción al realizar un trámite o para la prestación del servicio público. La encuesta no distingue si se trata en los gobiernos municipales, estatal o federal, pero si se realizó entre noviembre y diciembre de 2013, la culpa cae inevitablemente en Eduardo Rivera Pérez y Rafael Moreno Valle.

 

 

La corrupción no es la única mala noticia de la ENCIG 2013: los poblanos reprueban contundentemente los servicios públicos que prestan los gobiernos municipales con más de 100 mil habitantes y el estatal. El concreto hidráulico no ha mejorado mucho las cosas: el estado de las calles y avenidas es el servicio peor calificado, pues nueve de cada 10 dice que están en pésimo estado. Ojalá hubieran hecho la encuesta en temporada de lluvias, así el dato sería 10 de cada 10 poblanos opinan que nuestras calles están hechas caca.

 

 

¿Cuál es el top ten de los peores servicios públicos que prestan los gobierno en Puebla además del estado catastrófico de nuestras calles?

 

 

Inevitablemente, las policías: apenas 13.3 por ciento de los poblanos cree que contribuyen a generar una sensación de seguridad dentro y fuera de su casa, mientras que el resto no se declaró tranquilo.

 

 

El alumbrado público —ojo Citelum y gobierno de Tony Gali—: 65 por ciento de los encuestados se manifiesta en desacuerdo, dijeron que las calles no están bien iluminadas, ni se cuenta con un servicio y atención adecuada, además que las fallas son constantes.

 

 

Por supuesto, el servicio del agua potable. Quizá este argumento refuerce la idea privatizadora del morenovallismo al entregar SOAPAP a Concesiones Integrales. El 36 por ciento de los encuestados se queja, sobre todo, de la falta de potabilidad, es decir, ni es bebible ni susceptible de utilizarse para el consumo humano.

 

 

Volvamos a la corrupción. Al hecho de que cuatro de cada 10 poblanos sufra un acto de corrupción al acudir a realizar un trámite o reclamar la prestación de un servicio público, se suma una fuerte percepción del fenómeno, producto del escaso esfuerzo del gobierno estatal y municipal en fortalecer sus contralorías, más dadas al encubrimiento que a sancionar a los malos funcionarios.

 

 

Un 91.4 por ciento de los poblanos —es decir, nueve de cada 10 personas— tiene la percepción de que la corrupción ocurre muy frecuente y frecuentemente.De este modo, Puebla se colocó en la sexta posición a nivel nacional con el mayor porcentaje en cuanto a la negativa percepción de los ciudadanos, siendo el Distrito Federal y Jalisco los que encabezan el ranking.

 

 

¿Y quiénes son los grupos o entidades en los que hay mayor percepción de corrupción? La ENCIG del INEGI también nos da un top ten, un medallero del deshonor sobre la percepción:

 

 

1.- Policías                              61,7

2.- Partidos políticos              57,9

3.- Ministerio Público             51,9

4.- Diputados y senadores     54,4

5.- Gobierno federal               48,3

6.- Gobiernos municipales      37,2

7.- Jueces y magistrados        40,5

8.- Institutos electorales          35,6

9.- Gobiernos estatales           35,4

10.- Sindicatos                       39,6

 

 

Así las cosas en la Puebla morenovallista: los terceros más corruptos del país y con servicios públicos de país subsahariano. ¿Qué sigue?

 

 

Valora este artículo
(0 votos)
comments powered by Disqus