Tuesday, 20 de August de 2019


Se queda OHL por orden presidencial, no porque RMV quiera




Escrito por  Arturo Rueda
foto autor
El lento, lentísimo proceso de autorización, con todos sus pretextos, tiene el objetivo de retrasar el arranque de las obras para diciembre de 2014. O eso dicen. Así, el Segundo Piso se terminará en algún punto del segundo semestre de 2017, cuando Moreno Valle ya no sea gobernador, pero Peña Nieto siga siendo presidente en el momento clave de su sucesión. Es la forma correcta de pagar, afirman en Los Pinos, el agandalle del proyecto que ocurrió en campaña.

Donde manda capitán, no gobierna marinero. Con bombos y platillos, el gobierno poblano anunció que había ganado a la trasnacional española OHL el pleito jurídico por la concesión del Libramiento Norte que ilegalmente les había otorgado Mario Marín Torres. Pero más tardaron en cantarlo que en aceptar, ahora por la puerta trasera, que sea la misma OHL quien construirá —en asociación con otras empresas— el Segundo Piso de la autopista. Tres años después, Moreno Valle culminó su giro de 360 grados para terminar en el mismo lugar donde comenzó: por las buenas o las malas, el consorcio que dirige en México José Andrés de Oteyza se va a despachar con la cuchara grande.

 

 

OHL se queda con el Segundo Piso por la misma recomendación que les consiguió el Libramiento Norte: el padrinazgo de Enrique Peña Nieto. El Presidente tiene en la trasnacional española a su constructora favorita desde su sexenio en el Estado de México. Y si no, que lo diga el Circuito Mexiquense. Poco importa lo que opine el gobernador poblano: pese a ganar la batalla jurídica del rescate de la concesión, OHL se queda por sus pistolas. Por supuesto, Moreno Valle no se atreverá a desafiarlo.

 

 

“Ladrón que roba a ladrón, tiene mil años de perdón”. En el caso del Segundo Piso, no queda claro quién le robó a quién la idea. Me explico: en 2012, previo a la gira del candidato presidencial del PRI, Enrique Peña Nieto, el gobernador del estado anunció el proyecto más ambicioso en la historia de la infraestructura poblana: un viaducto elevado de 20 kilómetros sobre la autopista para sortear el tráfico en horas pico. La misma idea que tuvo OHL con Mario Marín, pero más lujosa. Al estilo Rafa, vaya.

 

 

Pero cuando Peña Nieto, en el auditorio Siglo XXI y delante de la bufalada tricolor firmó el mismo compromiso, un Segundo Piso en la autopista, a nadie le quedó claro quién fue el padre de la idea: si Moreno Valle o el mexiquense. Los morenovallistas dicen que ya llevaban adelantado el proyecto y los priistas se lo piratearon. Y a su vez, los priistas dicen que Moreno Valle se lo agandalló para realizarlo él mismo.

 

 

Pero Peña Nieto ganó y el Segundo Piso se transformó en una obra federal. En la SCT de Gerardo Ruiz Esparza, desde hace año y medio traen a la vuelta y vuelta a los morenovallistas. Primero a Antonio Gali Fayad y ahora a Cabalán Macari. Pretextos, estudios de aforo, permisos de factibilidad, negociaciones entre SCT, Banobras y Capufe. Mil un pretextos para que regresen la próxima semana a ver si ahora sí.

 

 

Por supuesto que el Segundo Piso va, e incluso está considerado en el Plan Nacional de Infraestructura. De hecho, es la única obra de gran envergadura para Puebla. Ya en otras ocasiones hemos comentado que a la entidad sólo se destinó el 1 por ciento del monto dirigido a la zona sur-sureste. El problema no es si va, sino cuándo va.

 

 

El lento, lentísimo proceso de autorización, con todos sus pretextos, tiene el objetivo de retrasar el arranque de las obras para diciembre de 2014. O eso dicen. Así, el Segundo Piso se terminará en algún punto del segundo semestre de 2017, cuando Moreno Valle ya no sea gobernador, pero Peña Nieto siga siendo presidente en el momento clave de su sucesión. Es la forma correcta de pagar, afirman en Los Pinos, el agandalle del proyecto que ocurrió en campaña.

 

 

De cualquier forma, el episodio del Segundo Piso tiene un final feliz para los mexiquenses interesados en ayudar a OHL: aunque Moreno Valle estuvo a punto de sacarla del negocio, la bendición presidencial la regresó. El presidente y su empresa favorita le ganaron la partida al gobernador poblano quien, ahora, tendrá que lidiar con una empresa a la que quiso lastimar. Y dicen que los muchachos de José Andrés de Oteyza van a hacer sentir la bendición presidencial haciéndole la vida imposible al morenovallismo.

 

 

 

 

 

Valora este artículo
(2 votos)
comments powered by Disqus