Sábado, 15 de Agosto del 2020
Jueves, 23 Julio 2020 03:23

No al buen samaritano, necesitamos semáforo naranja YA

No al buen samaritano, necesitamos semáforo naranja YA Escrito Por :   Arturo Rueda

Yo creo en eso de ser buen samaritano pero hay que dejarse de tocar el corazón, gobernador Barbosa. Darle salida de nuestros hospitales a los que no son poblanos y ya no recibir gente de otros estados. Así de simple. Nuestra economía se encuentra ahogada como para andar haciéndole favores a otros estados. Que cada quien cargue con sus enfermos. No se vale.


 

No lo sabíamos, pero lo sabemos ahora. En los hospitales de Puebla, al borde la saturación, se atiende gente de otros siete estados de la República. Nuestros vecinos de Guerrero, Oaxaca, Veracruz, Tlaxcala, Morelos, CDMX, Edomex prefieren venir aquí que quedarse en sus propios estados pese a que no se encuentran saturados.

 

“Aquí atendemos a todos, son mexicanos”, dijo Barbosa, remarcando el carácter humanitario de un gobernador ante la peste de la que sólo nos puede salvar la ciencia, como dijo en la donación de despensas de Grupo Salinas.

 

Que haya tanta gente de otras entidades es la forma de explicar lo que no cuadra: el altísimo nivel de hospitalización contra los datos de contagios activos. No cuadra porque rompe el parámetro de la OMS.

 

Ayer se reportaron poco más de mil 200 contagios activos contra mil hospitalizados. Según esta cifra, el 80 % de los contagios activos se interna en un nosocomio. No es creíble.

 

Somos buenos samaritanos al recibir a nuestros hermanos chilangos, tlaxcaltecas, guerrerenses, jarochos, oaxaqueños, morelenses y más. El problema es que Puebla va a seguir en semáforo rojo para desastre de nuestra economía que no encuentra respiro ni tregua.

 

Llevamos siete semanas consecutivas en semáforo rojo y todavía nos falta la siguiente, que será la octava. Entonces se anunciará el semáforo para la primera quincena de agosto.

 

Ya quisiéramos ser Tlaxcala: ellos recibieron el semáforo naranja, reabrieron actividades, cines, restaurantes y centros comerciales. Sus hospitales no se encuentran saturados porque mandan a sus pacientes para acá, pero economía poblana sigue cerrada y funcionando casi en la clandestinidad.

 

Yo creo en eso de ser buen samaritano pero hay que dejarse de tocar el corazón, gobernador Barbosa.

 

Darle salida de nuestros hospitales a los que no son poblanos y ya no recibir gente de otros estados. Así de simple.

 

Nuestra economía se encuentra ahogada como para andar haciéndole favores a otros estados. Que cada quien cargue con sus enfermos. No se vale.

 

Una de las variables más importantes de semáforo de salud federal es la ocupación hospitalaria. En el informe de ayer Puebla apareció con una saturación de 69 % para camas en general y 51% para pacientes críticos.

 

Dice el gobernador Barbosa que tengamos confianza en que los hospitales poblanos tienen capacidad, pero si seguimos recibiendo gente de otros estados vamos a alcanzar el punto de saturación y ya no habrá lugar para los poblanos.

 

Eso, y la Federación nos va a dejar otra vez en semáforo rojo sin poder pasar a naranja para reabrir actividades no esenciales.

 

No creo que los empresarios de Puebla -no los de los membretes del CCE y Coparmex- ni los sindicatos, ni los que han perdido sus empleos están muy de acuerdo con esa política del buen samaritano.

 

Se han cerrado mil 300 negocios y la tasa de desocupación de inmuebles comerciales ya llegó al 60%. Las quiebras de negocios son el pan nuestro de cada día.

 

Con otras dos semanas en semáforo rojo, la economía va a acabar de tronar. Los restaurantes perderían lo que queda de temporada de chiles en nogada. Son más de 300 los comederos que han cerrado.

 

Y si nuestra curva hospitalaria sigue crece y crece, no vamos a mejorar.

 

Por si fuera poco, la Angelópolis se mantiene entre el top five de los municipios con más casos activos, además de que rebasó a Iztapalapa como el municipio con más contagios acumulados en toda la pandemia.

 

Puebla no aguanta dos semanas más con semáforo rojo.

 

Así que diría Tin Tan: ahuecando el ala y lléguenle de nuestros hospitales.

 

Con urgencia, necesitamos el semáforo naranja.

 

comments powered by Disqus