Sábado, 15 de Agosto del 2020
Viernes, 24 Julio 2020 03:03

Buenas noticias de la pandemia en Puebla son #FakeNews

Buenas noticias de la pandemia en Puebla son #FakeNews Escrito Por :   Arturo Rueda

Los días se vuelven agobiantes, tanto como el empeoramiento de las proyecciones de la Universidad de Washington para Puebla. Al principio fueron desestimadas, pero llegamos a los dos mil muertos antes de la fecha del 1 de agosto. En su último análisis, las proyecciones empeoraron otro poquito: de los cuatro mil 500 que se pensaban para el 1 de noviembre, ahora son casi cinco mil


 

El optimismo por la presunta meseta de contagios en Puebla no tiene fundamentos, y eso lleva a que el estado pueda hilar otras dos semanas en semáforo rojo. El desastre económico, cierre de empresas y desempleo va a continuar. Son pésimas pero realistas noticias.

 

Como lo advertí en mis columnas previas, la curva de hospitalización es el verdadero indicador a seguir ante el estancamiento de muestras en el Laboratorio Epidemiológico de la SSA, lo cual llevó a una falsa estabilización de los contagios activos que se mantienen estables entre mil cien y mil 300 desde hace casi dos meses.

 

Es una correlación estadística: si el Laboratorio de la SSA mantiene el mismo número de pruebas, siempre va a encontrar el mismo número de contagios activos.

 

En el caso de la hipótesis de que la curva hospitalaria se debe a la presencia en nosocomios de oriundos de otras entidades federativas, debe desestimarse pues el Dr. Martínez reconoció ayer solamente 24 de los mil hospitalizados en este momento. No es una cifra significativa.

 

Por cierto, es de miedo que casi la mitad de los que ingresan a los hospitales estatales por síntomas de moderados a graves se mueren. Quizá esta es la auténtica razón por la que no alcanzamos la saturación, aunque hay versiones de que los nosocomios de La Margarita y Tehuacán ya no recibieron a nadie ayer.

 

Los poblanos se mueren muy rápido. No aguantan en promedio más de cinco días. Una total película de terror.

 

Estamos en el punto de que las buenas noticias en Puebla acerca de la pandemia… no existen. Son Fake News.

 

 

Por supuesto, Puebla es el reflejo del espejo nacional. Cada día que AMLO y su científico Gatell dan por controlada la pandemia, las cifras dan un subidón. Ayer fueron más de ocho mil contagios, día histórico.

 

Los días se vuelven agobiantes, tanto como el empeoramiento de las proyecciones de la Universidad de Washington para Puebla. Al principio fueron desestimadas, pero llegamos a los dos mil muertos antes de la fecha del 1 de agosto.

 

En su último análisis, las proyecciones empeoraron otro poquito: de los cuatro mil 500 que se pensaban para el 1 de noviembre, ahora son casi cinco mil.

 

Los empresarios poblanos están tan desesperados que ha comenzado a funcionar un mercado clandestino de casi todo. La presidenta municipal, Claudia Pandemia, les prometió que no iba a clausurar a nadie… y cumplió. Protección Civil municipal no ha ejecutado clausuras.

 

Restaurantes, boutiques, gimnasios han reabierto en la clandestinidad para sus clientes selectos.

 

En el fondo subsiste la idea de que el regreso de la industria automotriz, de VW, Audi y toda la cadena de proveeduría, es la causante del agravamiento de Puebla.

 

La Volkswagen, por cierto, ahora afirma que no habrá aumento salarial pese a que una de las obligaciones de T-MEC es que los obreros mexicanos del sector automotriz ganen 16 dólares la hora.

 

El cuadro, sin duda, es agobiante para el gobierno estatal que busca aferrarse a cualquier dato estadístico que nos dé esperanzas en este entorno oscuro. Muy oscuro.

 

Pero todos los pasos prudentes que ha dado el gobernador Barbosa no pueden ser malgastados ahora. Si no hay condiciones, pues no hay condiciones para el semáforo naranja.

 

En realidad, antes que aflojar, es tiempo de endurecer las medidas coactivas en puntos específicos como el uso obligatorio de cubrebocas con sanción, y quizá analizar la clausura de Volkswagen, así como volver a implantar el Hoy No circula.

 

No es Puebla el epicentro de las malas noticias. Los que se creyeron las buenas noticias y reabrieron a lo loco, hoy sufren los rebrotes. Ahí está California, Florida, Hong Kong, Tokio, Melbourne.

 

 

Sin embargo, la estadística para todo: Tlaxcala con su semáforo naranja tiene 32.3 muertos por cada cien mil habitantes mientras que Puebla tiene la mitad, 15, según el Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias de la UNAM.

 

Ellos ya reabrieron y nosotros no.

 

¿Dónde está la salida de este túnel tan oscuro?

 

comments powered by Disqus