Lunes, 23 de Noviembre del 2020

Don Santo, el homeless que cuida a su perrita Carolina del frío (FOTOS)

Jueves, 19 Noviembre 2020 02:42
Don Santo, el homeless que cuida a su perrita Carolina del frío (FOTOS)

Todos los días se sienta sobre el andador de la 5 de Mayo y se tapa con cualquier cosa que le regalan durante el día, su perrita Carolina lo acompaña a lo largo de los 10 kilómetros que camina desde su casa

Fernanda Escobedo

@mf_escobedo



Ni las bajas temperaturas, ni la pandemia, ni su discapacidad visual han sido impedimento para don Santos Manuel, de 63 años de edad, y su fiel acompañante y guía, su perrita Carolina, quienes todos los días caminan más de 10 kilómetros para ganarse la vida pidiendo el apoyo de los poblanos en el corredor 5 de Mayo del Centro Histórico.


Un verdadero calvario es el que ha vivido don Santos desde que empezó a perder la vista, pues sufrió el desprecio y el desamparo de toda su familia, al grado de que intentaron acabar con su vida, porque para ellos era un estorbo.



Sin embargo, las circunstancias le brindaron una segunda oportunidad y a lado de su única compañía, una perrita de 7 años de edad, que por cierto está enferma, ha salido adelante en medio de la crisis.


“A la mayoría de nosotros, los ciegos, la familia nos da la espalda, ya no nos quieren, yo tuve el desagradable asunto de que me quisieran envenenar y me hizo daño, y a mi perrita también, tuve que salirme de ahí”, narró don Santos.



En entrevista con CAMBIO, el poblano, quien el pasado 2 de noviembre cumplió años, también comentó que gracias a la caridad y al buen corazón de los poblanos es como ha podido sobrellevar este periodo de pandemia; sin embargo ahora tiene que enfrentarse a otro obstáculo más: las bajas temperaturas.


Y no sólo es él, también ha buscado la manera de proteger al único ser querido que le queda: Carolina, por ello, a pesar de haber perdido totalmente la vista, le tejió con bolsas de mandado un suéter, mientras que él se ha mantenido abrigado con varias chamarras que le donaron.



"El frío sí nos pega pero la ropa que tengo puesta gracias a Dios es regalada, todavía hay gente buena, nos regalan comida y croquetas. Ahí vamos los dos, pero con o sin frío, tenemos que salir adelante. Ella está amarradita de una bolsa porque no quiero que tenga frío, me dio 4 años de su vida donde comencé a quedarme ciego y me anduvo trayendo, así como me cuidó yo la cuido a ella ahora", confesó entre lágrimas.


“Estuve al borde del suicidio”


Don Santos reveló que tan precaria fue la situación en la que se encontraba que casi lo orilló a quitarse la vida, pero gracias a sus creencias y a su fe no se dio por vencido. Afirmó que a pesar de no tener grandes lujos o no contar con un ingreso estable, todos los días con una sonrisa en el rostro se puede salir adelante.



“Yo estuve a punto de hacerlo, pero, mi padre Dios, nos pone gente en el camino que nos hace enderezarnos, a pesar de que estoy ciego y me cuesta trabajo caminar, disfruto la vida, de esta manera, pero, la disfruto. Es difícil, pero cuando se acepta ser ciego, estamos del otro lado”, señaló.


Todos los días don Santos sale desde su resguardo hacia el corredor 5 de Mayo, en donde ofrece arneses para perro que él mismo elabora, a la espera de la buena voluntad de los poblanos. Si usted quiere apoyarlo, lo puede encontrar a las afueras de la Parroquia de Santo Domingo de lunes a domingo desde las 11:00 horas.


  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  •