Domingo, 22 de Mayo del 2022

Alumnos de medicina de la BUAP y UPAEP, los favoritos del crimen

Miércoles, 26 Febrero 2020 02:23
Alumnos de medicina de la BUAP y UPAEP, los favoritos del crimen

La Dirección Apoyo y Seguridad Universitaria de la BUAP, destaca que la inseguridad rodea los campus de las universidades, donde se han detectado hasta 19 atracos diarios

Carlos Cózatl / José Campos

@Diario_Cambio



En los últimos años, los estudiantes de la facultad de Medicina de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) y la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), se han convertido en un ‘blanco’ para la delincuencia, pues han sido víctimas de asaltos, ‘levantones’ e incluso ejecuciones en los últimos cinco años.


El caso más reciente fueron los asesinatos de Francisco Javier Tirado Márquez, Ximena Quijano, Antonio Parada, quienes fueron ejecutados el pasado fin de semana tras acudir al carnaval de Huejotzingo, junto con el conductor de Uber José Manuel Vital.


Sin embargo, CAMBIO ha documentado que las colonias Chulavista y Los Volcanes, aledañas al campus de la facultad de la BUAP, y el barrio de Santiago, zona donde se ubica la UPAEP, son ‘focos rojos’ de la inseguridad en la capital por la alta incidencia de robos a estudiantes en la vía pública e incluso a bordo de las rutas del transporte público.


UPAEP y Facultad de Medicina focos rojos de inseguridad 


De acuerdo con datos de la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal (SSPTM), actualmente de Seguridad Ciudadana y el informe de Christian Steger Schmidt, titular de la Dirección Apoyo y Seguridad Universitaria (DASU), detallaron que la inseguridad rodea los campus de las universidades, donde se han detectado hasta 19 atracos diarios.


Entre estos lugares se encuentran las zonas aledañas a la facultad de Medicina de la BUAP y el barrio de Santiago, donde se ubica la UPAEP, donde se han registrado entre tres y cuatro asaltos a estudiantes de estas instituciones.


Uno de los casos que CAMBIO documentó fueron los asaltos continuos a rutas del transporte público, incluidas las unidades del Sistema de Transporte Universitario (STU), pues en varias ocasiones fueron víctimas de la inseguridad. Uno de estos atracos ocurrió a la altura de la 11 sur y la 29 poniente, a la altura de la facultad de Medicina, donde al menos seis hombre armados amagaron a los universitarios para despojarlos de sus pertenencias.


Incluso en junio del año pasado, un estudiante de Medicina fue reprendido por vecinos del Centro Histórico después de darle alcance a uno de sus agresores y golpearlo en reiteradas ocasiones.


“Ya déjalo, a la larga tú puedes terminar en la cárcel por golpearlo”, comentaron los vecinos de la zona, mientras sujetaban al joven para que no continuara golpeando a su agresor. Mientras tanto, la víctima recriminaba la falta de apoyo a su favor a pesar de haber sido el agredido.


Incluso el rector de la BUAP, Alfonso Esparza Ortiz, recomendó a los estudiantes de la institución no usar su bata después de clases, a fin de no ser identificados por las bandas delictivas que operan en la zona, como parte de un protocolo de seguridad.


Residentes de Medicina entre levantones y ejecuciones


Uno de los requisitos para lograr la titulación para los estudiantes de medicina es realizar su ‘residencia’ en algunos de los hospitales que se localizan al interior del estado, sin importar si esta zona es de alta incidencia delictiva.


De acuerdo con datos recabados por CAMBIO, algunos de los Centros de Salud que se ubican en la zona del Triángulo Rojo, Sierra Norte y la Sierra Negra, son de los más conflictivos para los residentes, ya que la presencia del crimen organizado ha provocado que los futuros médicos tengan malas referencias de la zona y eviten acceder a estos lugares.


Algunos de estos centros de salud se ubican en Ahuazotepec, Hermenegildo Galeana, Tepeyahualco, Huaquechula, Tianguismanalco, Chietla, Chila, San Pablo Anicano y Tlacotepec, donde se ha denunciado omisión por parte de los presidentes municipales, quienes se deben hacer responsables de la seguridad e integridad de los residentes.


Además, en ocasiones grupos delictivos han ‘levantado’ a los médicos para que atiendan a sus enfermos y heridos bajo amenazas para que no escapen y sin la garantía de salir vivos.


Además de los tres estudiantes asesinados este fin de semana, existe un caso más del 2015, donde el estudiante de Medicina Josué Cruz Sánchez, de sexto semestre, perdió la vida a causa de las heridas por arma blanca que le fueron provocadas tras un intento de asalto en la colonia Chula Vista.