Lunes, 04 de Marzo del 2024
Martes, 19 Diciembre 2023 22:31

Adán Domínguez: otra expresión de irresponsabilidad

Adán Domínguez: otra expresión de irresponsabilidad Escrito Por :   Javier Arellano Ramí­rez

Las decisiones del alcalde son cada vez más obtusas y erradas. Lanzarse en busca de la gubernatura cuando arranca con 40 puntos de desventaja es un despropósito.


 

La versión se maneja desde hace meses. El gerente del Ayuntamiento de Puebla, Adán Domínguez Sánchez será el presidente municipal suplente en cuanto inicie la licencia de Eduardo Rivera Pérez.  

 

Las decisiones del alcalde son cada vez más obtusas y erradas. Lanzarse en busca de la gubernatura cuando arranca con 40 puntos de desventaja es un despropósito.

 

Si hubiera buscado la senaduría de primera minoría tendría un escaño seguro durante el próximo sexenio, porque en este momento no tiene posibilidad alguna de vencer a Armenta.

 

Sobre el buen juicio se impuso la ambición.

 

Hace unos días el columnista Ricardo Morales adelantó la posibilidad de que Alejandro Cañedo Priesca, Secretario de Economía y Turismo, ocupara la alcaldía.

 

El argumento es de completa lógica. Se trata de un perfil maduro, experimentado, equilibrado. En la situación en que se encuentra Puebla capital Cañedo hubiera sido la decisión más sensata y un mensaje de serenidad a los ciudadanos.

 

Pero teniendo esa opción Lalo prefirió al “Baby” gerente Adán Domínguez; un funcionario carente de experiencia; sin carácter para controlar situaciones de crisis; que ante el Cabildo no tiene respetabilidad alguna; que no sabe de seguridad, ni ordenamiento urbano, ni servicios municipales.

 

Los tiburones azules del Ayuntamiento lo van a manejar como a una marioneta, mientras que los regidores de Morena se lo van a comer vivo frente a las inevitables contingencias de los meses por venir.

La decisión de entregar el mando municipal a Adán Domínguez es un acto de frivolidad y de enorme irresponsabilidad.

 

Rivera Pérez vive en un mundo alterno en el que importa más la forma que el fondo. Sus acciones de gobierno son medidas cosméticas, pero nunca soluciones reales.

 

Por ejemplo con la renta del helicóptero el Ayuntamiento pudo comprar diez drones de la más avanzada tecnología; aparatos con visión nocturna e identificación instantánea de matrículas; sigilosos e imperceptibles para la delincuencia.

 

Puebla tendría un sistema de vigilancia semejante al de Londres. Pero nada de eso. Rentar un helicóptero solo es un despliegue ostentoso; un gasto excesivo para la ciudad.

 

El costo de operación dependerá de las horas que vuele y podemos adelantar que ni remotamente lo hará de noche.

 

Lalo prefiere la faramalla y el espectáculo antes que las soluciones concretas. Es el presidente del “video mapping”; una imagen en la pared.

 

NADIA NAVARRO Y EL DECESO DEL PRIISMO ALDEANO.

 

La postulación de la senadora Nadia Navarro como virtual abanderada a la reelección es producto de un priismo aldeano que fue abatido por su propio líder Alejandro “Alito” Moreno.

 

En este momento conviene preguntar: ¿cuál es el peso real del priismo poblano y sus protagonistas cuando hasta el PSI los rebasó?

 

Esa es la fotografía del tricolor; un partido marginado; enviado a un rincón a esperar su muerte por inanición.

 

Poco se ha dicho que este escenario es producto del jaloneo entre Jorge Estefan Chidiac y Enrique Doger Guerrero. Con esa rebatinga llevaron al otrora “partidazo” al actual grado de postración.

 

En algún momento se mencionó la posibilidad de que Blanca Alcalá Ruiz pudiera llegar a la Cámara Alta, pero no ocurrió.

 

El tiro de gracia a los restos del priismo lo dio el dirigente nacional.

 

Hoy todas las acusaciones se centran en Néstor Camarillo, sin embargo esto no es del todo cierto. La agonía del otrora partido dominante comenzó con la dirección de Pablo Fernández del Campo y el delegado nacional Fernando Moreno Peña; la debacle prosiguió con Ana Isabel Allende Cano.

 

Durante esos años los patriarcas poblanos dejaron que su marca se fuera mermando hasta llegar a la situación actual. De cierta manera todos fueron culpables.

 

El PRI los hizo y ellos nunca cuidaron la estructura que los encumbró.

 

Mientras el priismo del grupo Atlacomulco se suma a las filas de Claudia Sheinbaum, el tricolor poblano es arrumbado en una esquina.

 

Que pena.

 

Como siempre quedo a sus órdenes.

 

X @CupulaPuebla

 

cupula99@yahoo.com

Google News - Diario Cambio