Sábado, 17 de Febrero del 2018
Martes, 13 Febrero 2018 03:20

CON EL SEÑOR DE LAS MARAVILLAS

CON EL SEÑOR DE LAS MARAVILLAS Escrito Por :   Irma Sánchez

La difícil situación que se vive en materia en seguridad ha llevado a grupos de poblanos a recurrir a su fe y devoción ante la falta de resultados por parte de las autoridades para combatirla; se encomiendan a los santos para que intercedan para recuperar la paz.


Entremos en materia.

 

Respecto del 911 la gente acepta que los empleados contestan con interés todas las llamadas pero… las fuerzas de seguridad difícilmente interceptan a los ladrones y éstos vuelven una y otra vez y arrasan hasta con muebles que sólo se pueden movilizar en una mudanza.

 

Las unidades de la policía hacen rondines, pero los delincuentes están un paso adelante y siguen en lo suyo con todo y el ulular y las molestas luces de las sirenas.

 

En donde pueden, los colonos se unen y cooperan para poner rejas de seguridad con el visto bueno de las autoridades.

 

En lo particular cada quien se las arregla para asegurar su casa con alambres de púas, con navajas, redes electrificadas y circuitos cerrados de seguridad.

 

Otros enrejan sus puertas y ventanas.

 

Todo junto y por separado representa una fuerte erogación para el presupuesto de las familias.

 

Y ante la falta de resultados porque la delincuencia merodea y actúa en las calles, en las paradas de los camiones, los vecinos hoy de plano ponen el problema de la inseguridad en las manos de sus santos.

 

Una de las colonias que otrora era orgullo de orden y seguridad, la Bellavista, vivió el júbilo de recibir la visita “del milagroso” santo de los poblanos, el  Señor de las Maravillas.

 

Visita que se produce desde siglos atrás con una réplica del santo que es recibido y venerado en domicilios de familias de gran devoción.

 

La tradición –no escrita- implica acudir a rezar, llevar veladoras, cirios, flores y una generosa limosna.

 

El viernes de la semana pasada una familia de Bellavista recibió la visita del Señor de las Maravillas, lo honró y después en forma espontánea las familias del vecindario estuvieron de acuerdo en llevarlo a procesar a lo largo de sus calles pidiéndole que bendiga y proteja cada domicilio que se ha visto sorprendido por la delincuencia hasta en tres ocasiones.

 

Así fue como vimos a familias completas procesar con ramo de flores y veladora en mano, siguiendo la urna del santo; al que no se cansaron de repetirle la oración “obra en mí una de tus maravillas” a la que aclamaron “¡seguridad! ¡seguridad! ¡seguridad!”

 

Seguridad para la colonia en la que viven familias de bien, trabajadoras y en la mayoría de los casos, gente mayor.

 

Habrá que ver el peregrinar del Señor de las Maravillas y de otros santos que van de colonia en colonia de acuerdo a la fe.

 

Y habrá que confiar ahora en los santos para que obren el milagro de recuperar la seguridad, ante la falta de resultados de las autoridades.

comments powered by Disqus