Lunes, 25 de Junio del 2018
Indicador Político

Uno de los enigmas políticos que debe resolver Andrés Manuel López Obrador antes de comenzar a gobernar será explicar las razones para poner en un mismo espacio legislativo a la activista antisistémica Nestora Salgado y al radical conservador Germán Martínez Cázares: o jala a la primera a la institucionalidad para desactivarla o empuja al segundo a la revolución social anarquista de los pobres.

1.- Rumbo a la última media semana de campaña y media semana de vacío electoral para meditar el voto, candidatos y tendencias siguen atados de-ses-pe-ra-da-men-te a las decenas de encuestas que sólo unifican ventaja para López Obrador. Sólo con dato analítico: en junio del 2006, Calderón iba abajo de López Obrador y ganó y en el 2012 el tabasqueño estaba a 13 puntos de Peña y perdió por 6 puntos.

Todas las razones para criticar al gobierno de Donald Trump son ciertas y censurables desde todos los puntos de vista. Sin embargo, la culpa originaria es de los países y gobiernos que han sido incapaces de dar bienestar y seguridad a sus ciudadanos y que los ha obligado a cruzar la frontera de los EE. UU. de manera ilegal en busca de mejores salarios.

El caso de la senadora Layda Sansores de San Román ilustra la falsedad del discurso anticorrupción del candidato López Obrador: los dineros ocultos pagados por el Senado para gasto personal hubieran sido un escándalo de antología si fuera priista. Pero en Morena, ahora se sabe, se perdona toda corrupción pasada, presente y por tanto futura.

OAXACA, Oax. El cierre de campaña presidencial de Morena en Oaxaca el sábado 16 de junio mostró el modelo político y de gobierno 2018-2024 del candidato Andrés Manuel López Obrador en tres tiempos:

Al perfilarse el proceso electoral del 2018, los tres partidos grandes construyeron alianzas con partidos pequeños en busca del copetito que les diera ventaja ante el empate técnico que se perfilaba. Sólo que ahora se sabe que varios de esos partidos chicos son unas rémoras que buscan ventajas sin aportar votos.

Si la propuesta de Ricardo Anaya con la alianza PAN-PRD no logra pasar el retén de la alianza PRI-PGR-Pinos, entonces el panredismo tendrá en el Senado su única posibilidad de evitar que López Obrador restaure el ancien régime priista y configurar la transición del régimen autoritario priista y pronto priista-morenista a un nuevo equilibrio opositor con cambio de régimen y gobierno de coalición.

El tercer debate presidencial sirvió para que cada uno de los participantes ‘llevara agua a su molino’:

Guerrero es el ejemplo de los saldos de gobernabilidad/ingobernabilidad por crisis de seguridad pública de años de deterioro de funcionamiento de cacicazgos priistas y perredistas. Hoy la entidad ofrece todas las condiciones para considerar un Estado federal fallido y una severa crisis de seguridad interior.

Si en el primer debate los electores se quedaron esperando propuestas concretas sobre seguridad y en el segundo no hubo posicionamientos claros sobre Trump y el Tratado de Libre Comercio, el tercer debate también va a ser un fracaso. Los candidatos presidenciales buscan el voto ciudadano no por propuestas, sino por sentimientos y resentimientos.

Si a los empresarios dejaran de cegarlos la necedad neoliberal y la arrogancia del dinero, entonces podrían entender que el proyecto de gobierno de Andrés Manuel López Obrador no es el del Estado competidor, sino que se reduce a la reproducción del neoliberalismo populista de Carlos Salinas de Gortari: mercado más Pronasol.

1.- Como los procesos electorales a la mexicana no se acaban hasta que se acaban (Yogui Berra como politólogo de pasillos del Metro), la votación presidencial está a tres semanas de realizarse. Todos hablan de alguna sorpresa, aunque podría ser que la sorpresa sea… que no haya sorpresas. El dato de la semana fue la versión de que el presidente Peña ya pactó con López Obrador una elección-transición ordenada, pero se trata de una obviedad sin necesidad de plantearlo y menos suscribirlo.

La confrontación del candidato López Obrador con la élite más poderosa del sector empresarial lo llevó a la derrota antes de ganar las elecciones.

Sin ninguna razón sólida, la coordinadora de maestros disidentes de Oaxaca, Guerrero, Michoacán y Chiapas tomó por asalto la Ciudad de México. Ello sólo para exigir la instalación de una mesa de negociación de la abrogación de la reforma educativa aprobada por la mayoría calificada de legisladores. Pero lo peor fue la declaración de un paro indefinido de clases, en detrimento de la educación de los niños.

La crisis política que tumbó al presidente español Mariano Rajoy y encumbró al dirigente socialista Pedro Sánchez dejó muchas lecciones que debieran ser aprendidas en otras latitudes.

De acuerdo con las tendencias de votos, López Obrador ya ha ganado la Presidencia de la República. Sin embargo, a los candidatos Ricardo Anaya y José Antonio Meade les quedan sólo ocho días para elevar su competitividad. La última aduana será el martes 12 con el tercer debate.

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  •