Lunes, 25 de Junio del 2018
Martes, 13 Marzo 2018 03:31

¿Quién quiere arrastrar a Gali a la guerra vs AMLO?

¿Quién quiere arrastrar a Gali a la guerra vs AMLO? Escrito Por :   Arturo Rueda

Aquí hay claramente una conspiración de alto nivel. ¿Miente Axtel al señalar al gobierno estatal? ¿Por presiones de quién o por instrucciones de quién? ¿Se trata de una confusión administrativa, una vez que el número 222 7778907 sí perteneció al gobierno estatal en el contrato signado en 2008 por la administración marinista pero que en 2012 terminó su vigencia?


En buen lío se metió, o metieron, al gobierno de Antonio Gali Fayad, señalado de ser el autor material de las miles de llamadas telefónicas que durante enero recibimos los poblanos para vincular a López Obrador con el ‘petate del muerto’ de la intervención de los rusos. Lío jurídico, porque los expedientes UT/SCG/PE/MORENA/CG/33/PEF/90/2018 y /95/2018 ya se encuentran en plena sustanciación, y lío político porque ¿a quién se le ocurre atacar así a quien va que vuela para próximo presidente?

 

Esa ‘guerra sucia’ fue lanzada como un movimiento táctico previo a la presencia del tabasqueño durante cinco días a Puebla en el periodo de precampaña. Desde ese momento aventuré la hipótesis de que esas miles de llamadas tenían como objetivo atizar el pleito contra Moreno Valle, por lo que no podía descartarse ninguna posibilidad, incluso que hubieran sido lanzados desde Morena por lo burdo del operativo.

 

Pero según la investigación llevada a cabo por el INE, lo burdo comenzó por el diseño mismo del operativo que dejó huellas: a requerimiento expreso de la empresa Axtel, ésta respondió que la línea 222 777 8907 fue contratada para arrendamiento, venta de equipo de telecomunicaciones y prestación de servicios de telecomunicaciones con el Gobierno del Estado de Puebla, a través de su Secretaría de Finanzas y Administración (SFA), el 19 de diciembre de 2008. O sea, ¡hace una década, en tiempos de Mario Marín!

 

Ahora resulta que todo vino de dentro del gobierno poblano. No sólo la campaña para vincular a López Obrador con los rusos fue burda, sino tan burdo también el mecanismo que habría sido pagado con recursos públicos. Burdo y absurdo que un funcionario público habría firmado el contrato para una línea telefónica, un call center, que iba a usarse con fines aviesos. Y no sólo eso: algo que es una ilegalidad flagrante que merece cárcel al desviar recursos públicos. Pero además, según Axtel, esta línea fue contratada hace una década.

 

Todo esto fue dado a conocer por Horacio Duarte, el representante de Morena ante el INE, y la noticia exclusiva fue del portal Sin Embargo, que también afirmó que el gobierno estatal negó responder a los requerimientos realizados por el INE para investigar la ‘guerra sucia’ contra el tabasqueño.

 

Horas después, el gobierno estatal emitió una carta aclaratoria en la que se deslinda de la línea telefónica supuestamente contratada a Axtel firmada por el vocero de la SFA. En ella, afirma que desde 2012 no hay contrato firmado con la empresa Axtel S.A.B. de C.V. Además, ha respondido en tiempo y forma a todos los requerimientos del INE.

 

Si esto es así, ¿por qué la empresa Axtel responsabilizó al gobierno estatal, a través de la SFA, de la línea telefónica desde la que operó el call center las miles de llamadas contra López Obrador?

 

Aquí hay claramente una conspiración de alto nivel. ¿Miente Axtel al señalar al gobierno estatal? ¿Por presiones de quién o por instrucciones de quién? ¿Se trata de una confusión administrativa, una vez que el número 222 7778907 sí perteneció al gobierno estatal en el contrato signado en 2008 por la administración marinista pero que en 2012 terminó su vigencia?

 

La cuestión es quién quiere arrastrar a Gali a la guerra contra López Obrador y hacerlo parte pese a que entre ambos hay puentes de entendimiento. Todo indica que el tabasqueño compró la versión al golpetear una y otra vez a Moreno Valle, así como a Martha Erika, durante su gira de precampaña de cinco días por la entidad, receta que repitió la semana anterior en su comida con empresarios.

 

Pero ojo: López Obrador no ha tocado a Gali. Entre ambos hay respeto, reconocimiento, y el equipo del tabasqueño reconoce el papel fundamental que jugó el gobernador para que Dulce María Silva pudiera salir de la cárcel pese a la maquinación para apropiarse de su terreno vía la maquinaria de impartición de justicia. Por ese simple pero poderoso hecho, tiene el respeto ganado a pulso entre los lopezobradoristas.

 

Además, para un operador de la talla del gobernador, obrar de esa forma sería un error garrafal que no le hemos visto en años en la administración pública ni en el manejo de temas políticos delicadísimos. ¿De verdad alguien cree que va a mandar a su secretario de Finanzas o a algún subsecretario a contratar una línea telefónica de ‘guerra sucia’? ¿Algo tan burdo y de bulto?

 

Una mano muy negra se mueve en este caso. Esta maquinaria alguien la acciona, porque Gali no tiene un pelo de tonto para cometer este tipo de error.  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  •