Monday, 24 de January de 2022

Sobrevivientes de Tomza narran el desastre (VIDEO)

Jueves, 17 Octubre 2013 00:00
archi6.jpg archi5.jpg archi4.jpg archi2.jpg archi3.jpg archi7.jpg archi1.jpg
La cajera de la gasera, Erika Vargas, mencionó que para salvar su vida saltó una barda y corrió por los terrenos baldíos para refugiarse en un puente, acostumbrados a trabajar en una zona de riesgo, por donde pasan ductos de Pemex, se disponían a culminar la jornada laboral cuando tronaron los vidrios de las ventanas en el primer flamazo. Ni ellos, ni las autoridades, conocen todavía las causas exactas de la explosión
  • Elvia Cruz



Erika Vargas, cajera de la gasera Tomza, fue una de las casi 500 personas que al momento de la explosión estuvieron en riesgo y para salvarse saltaron bardas y corrieron por terrenos baldíos hasta refugiarse bajo el puente de Amalucan. Desde ahí, observaron cómo las llamas alcanzaron los 4 metros. “No sé cómo logramos salir vivos”, cuentan.



Puro instinto de supervivencia. Acostumbrados a trabajar en una zona de riesgo, por donde pasan ductos de Pemex, se disponían a culminar la jornada laboral cuando tronaron los vidrios de las ventanas en el primer flamazo. Ni ellos, ni las autoridades, conocen todavía las causas exactas de la explosión. Sus testimonios dan cuenta de los momentos de terror que vivieron.



Los trabajadores de la gasera, pese al susto llegaron a su lugar de trabajo dispuestos a cumplir con su jornada diaria la mañana después del desastre, pero las labores de Protección Civil y los peritos de la Secretaría de Energía en la zona se los impidieron. Ahí fueron abordados por CAMBIO para que contaran su historia. De los responsables, gerentes o dueños de la empresa, todavía ni sus luces.



Erika Vargas se disponía a realizar el corte de caja del día cuando el ruido causado por una explosión en la empresa que labora, Tomza, la llevó a refugiarse debajo de un escritorio de metal, en una bodega de la parte trasera, junto con otras tres personas.



“Aquí ya quedamos pensé. Creía que había sido algún ducto de Pemex. Sé que trabajo en un lugar peligroso”, cuenta la mujer de 37 años, quien forma parte de quienes vivieron de cerca el incendio que se registró en la noche del martes en la zona industrial de Chachapa, ubicado en el municipio de Amozoc de Mota.



Después de unos minutos de escuchar cómo tronaban los vidrios de las ventanas y caían las puertas de las oficinas, Vargas y otros cinco trabajadores de la gasera lograron salir brincando la barda de más de 2 metros. Antes de que estas paredes quedaran con boquetes causados por la fuerza del estallido.



Ella se queja de dolores en la espalda, al asegurar que cayó y se dio un “mal golpe”. “Yo lo único que quería era salir como fuera, cuando vi las llamas. No sé cómo es que logramos salir vivos”, agrega en entrevista en las afueras de la firma, en donde llegó dispuesta a laborar el día siguiente de los hechos.



En la mañana del miércoles, así como los empleados de Tomza, personal de otras 20 compañías regresaron a más de 80 personas que laboran en la zona, ya que las autoridades locales determinaron que aún no existen las condiciones para que la firma opere con normalidad.



Aún se desconocen las causas que originaron esta explosión que obligó la evacuación de cientos de familias y empleados de 20 empresas en un radio de un kilómetro, además del cierre por más de cuatro horas de la autopista Puebla-Orizaba en la tarde noche del martes.



 



“La gente corría, gritaba y lloraba”



Belly Hernández es subgerente de Ventas de Aceros Consolidados, empresa situada en la parte trasera de Tomza, a unos 200 metros aproximadamente. Ella también escuchó los tronidos y lo primero que pensó fue que se había incendiado “algo” en la bodega de la firma que representa.



“A esa hora (después de las seis de la tarde) únicamente nos encontrábamos cinco personas. Cuando vimos la magnitud por el humo, dejamos todo y empezamos a correr hacia un terreno baldío, atrás. Ahí ya se encontraban algunos que lograron salir de Tomza”, relata.



Antes de que los cuerpos de emergencia arribaran al lugar, ella alcanzó a ver que más de 500 personas corrían en dirección de donde se ubica el puente de Amalucan. Finalmente, en este punto se concentraron los empleados que según Belly, mientras corrían gritaban y algunos más lloraban por el miedo.



Hasta al patio de Aceros Consolidados cayeron dos partes de una de las pipas que explotó, además que la fuerza del estallido dejó cristales rotos en esta empresa, por lo que la subgerente analiza pedir a los dueños de Tomza reparen los daños.



“Se percibía susto, miedo, sobre todo las mujeres lloraban. Yo apagué mi teléfono por un rato porque dicen que es peligro tenerlo prendido cuando estás cerca de una gasera. Empezaron a llegar familiares de los trabajadores a buscarlos. Todos espantados”, indicó.



Juan Barragán es proveedor de PWO (compañía dedicada a la fabricación de piezas metálicas), está ubicada enfrente de la empresa incendiada, al otro lado de la autopista Puebla-Orizaba, a la altura del kilómetro 134. Él añade que le dio tiempo agarrar su auto y buscar salir, sin embargo, quedó atrapado por más de cuatro horas en el tráfico.



 



La zona del desastre



En el lugar donde perdieron la vida seis personas aún se observan pedazos de pipas quemados, mangueras, láminas tiradas, pedazos de tela.



Las bardas del lado derecho y trasera quedaron destrozadas casi en su totalidad. De frente, se observa un boquete de al menos 2 metros de diámetro. Hasta la tarde de ayer miércoles, elementos de la XXV Zona Militar y elementos de la Policía estatal resguardaban la zona.



 





 





 





 



 



 

Rate this item
(0 votes)
Last modified on Jueves, 17 Octubre 2013 07:09