Friday, 23 de August de 2019


Saque sus conclusiones




Escrito por  Irma Sánchez
foto autor
Surge una preguntan ¿quién define la reforma financiera en este país? Y la respuesta la analizan los especialistas desde los números de los bancos. Sólo hay que presentar sus rendimientos.

Por ejemplo, Banamex aporta a su grupo City Corp 38 por ciento de sus utilidades anuales.

 

 

Bancomer aporta a BBVA el 31 por ciento de las utilidades a la institución internacional.

 

 

Estos números resultan halagüeños para los consorcios financieros. Pero para los usuarios de los servicios financieros en México resulta gravoso el costo de los servicios, si se equiparan a las tarifas que se aplican por los mismos en otros países.

 

 

Pero además de caros, aquí en México están muy penados para el usuario y con las reformas de 2014, resultan hasta un atentado contra el patrimonio de sus clientes.

 

 

Y además, las tasas de rendimiento que ofrecen a los ahorradores están muy castigadas y no resultan equitativas.

 

 

Por lo que los especialistas en el tema insisten: ¿quién definió en este país las reformas financieras?

 

 

Descontento

 

 

El descontento entre los prestadores de servicios crece los últimos días con el nuevo esquema impositivo definido en la reforma fiscal, y el tratamiento impositivo en el estado que ajustó algunos renglones.

 

 

Y en esta cascada el Ayuntamiento, también sumó un ajuste a los restauranteros al doblar el importe de los derechos para la renovación de licencias de funcionamiento. De 10 mil pesos se encarecen a 20 mil.

 

 

Y por si fuera poco, también ajustó al doble el pago de derechos por cada silla en la que ofrecen servicio los restaurantes y cafeterías en sus famosas terrazas del primer cuadro. De 10 pesos el Ayuntamiento encarece a 20 mensuales los derechos

 

 

Los dueños de los negocios se declaran molestos y preocupados y exponen el riesgo que correrán al encarecer irremediablemente sus servicios, ante la imposibilidad de mantener los mismos precios de sus cartas.

 

 

Protestan porque el encarecimiento lo tienen que aplicar en el mejor momento, cuando el turismo no falla y cobra fuerza semana a semana.

 

 

Con estos aumentos en cascada desde la Federación, el estado y el municipio, hoy se puede decir que se atenta en contra de “la gallina de los huevos de oro” que ha resultado el turismo.

 

 

Admiten que debe haber ajustes, pero no en esta magnitud, y que antes de hacerlos efectivos debe dialogarse con los involucrados y afectados.

 

 

Las dos noticias

 

 

Las dos noticias de la semana en Puebla con resonancia nacional y una internacional, sin lugar a dudas, el tercer informe del gobernador Rafael Moreno Valle, para el que hoy se tuvo que recortar la lista de invitados ante el limitado cupo de mil 200 asientos del Auditorio de la Reforma.

 

 

Se aclara que no hubo premeditación, como en algunos sectores excluidos se rumoró.

 

 

Sólo se trató del cupo del recinto que fue elegido para mostrar el nuevo rostro de la zona de Los Fuertes y el rescate del inmueble que cobra vida y está perfilado a recuperar su actividad que lo internacionalizó en la década de los 80.

 

 

Y sobre los 50 años de Volkswagen, hoy sólo hay que recordar sus inicios que cambiaron la vocación textil y agrícola de 300 hectáreas sobre las que los mismos agricultores dejaron el arado por la cuchara y la mezcla para comenzar a construir las naves de la ensambladora que se convirtió en la fuente de empleo de los mismos campesinos, sus hijos, sus nietos y sus choznos, algunos de los cuales ya fueron capacitados en la planta, en las aulas de las instituciones de educación superior y en el extranjero.

 

 

El paso de los siete presidentes que ha tenido la armadora en Puebla, los cuales fueron sumando su esfuerzo para consolidar el perfil de Puebla como la capital automotriz más importante de México, se ha enriquecido 50 años después con la llegada de su hermana Audi.

 

 

De 1964 a 1985 como presidente fundador tuvimos entre nosotros a Hans Barschkis, que incluso cuando concluyó su vida laboral decidió quedarse a vivir en Atlixco, en donde años después murió.

 

De 1986 a 1993: Martin Josephi.

De 1993 a 1996: Juan Manuel Rodríguez Jado.

De 1996 a 2002: Bernd Leisner.

De 2002 a 2004: Reinhard Jung.

De 2004 a 2011: Otto Linder.

Y a partir de 2011 a la fecha, Andreas Hinrichs.

 

 

En total, cinco presidentes a lo largo de medio siglo de trabajo, y el de mayor permanencia con 21 años, el fundador Hans Barschkis.

 

 

Todos ellos contribuyeron a que medio siglo después, Volkswagen traiga a su planta hermana Audi, sobre la que saltaron otras entidades y que hoy se construye en San José Chiapa, donde algunos campesinos ya trabajan en la construcción de sus instalaciones y el año que entra quedarán contratados 3 mil 800 personas para que arranque operaciones.

 

 

Café Colibri

 

 

Sin mayor ruido, la franquicia poblana de Café Colibrí que nació hace 13 años avanza y suma ya 24 puntos de venta entre los estados de Puebla, Morelos, Jalisco, Coahuila, Baja California, Toluca, Tlaxcala y en la ciudad de México en el corazón de la colonia Polanco.

 

 

La franquicia surge como una empresa con compromiso social, en la que suman sus esfuerzos cientos de pequeños productores de café de la zona de Huitzilan de Serdán, representados en sus intereses en 11 organizaciones de productores de café de la cuenca del Cazoltepec, en donde los cafetales se cuidan a una altura de entre 900 y mil 350 metros sobre el nivel del mar, que lo certifican como un café de gran altura.

 

 

Con la razón social de Café Colibrí, en la ciudad de Puebla ya operan 13 puntos de venta y servicio, en los que gente perfectamente capacitada despacha lo mismo el café en grano, que molido, y sirve vaporosas tazas del aromático.

 

 

Desde luego que también lo ofrece en las nuevas modalidades, que sobre todo los jóvenes piden en el mercado, el famoso frapé, el frío y los acompaña de regios postres tartaletas, pays, galletas, bocadillos y ensaladas.

 

 

A través de esta marca pequeños productores del grano con mínimos volúmenes participan en una organización que surge comprometida para protegerlos a través de la asesoría indicada, para que cuiden la calidad de su aromático, la mejoren, respeten el medio ambiente y comercialicen en las mejores condiciones después de décadas de explotación por parte de los introductores que se quedaban con la mejor tajada del negocio.

 

 

Los Café Colibrí se han convertido en una franquicia con muchas facilidades para los inversionistas, que además trabajan también comprometidos con una campaña que llaman “retorno del peso”, que establece que por cada taza de café entregan un peso a un fondo que maneja la marca para financiar el desarrollo de los proyectos de los pequeños cafeticultores.

 

 

Gracias a esta organización la marca no se ha quedado en la industrialización y el servicio del café, también ha incursionado en otros terrenos y hoy ofrece en sus puntos de venta licores, cremas, jarabes, golosinas y miel de primerísima calidad.

 

 

En Puebla, Café Colibrí tiene presencia en los municipios de Tetela, Tepeaca y Tecamachalco, además de la capital.

 

 

Se distingue por un mobiliario impecable combinado en color café con crema, pisos de madera, ventanales y ofrece el tan de moda servicio de lounge para disfrutar de tertulias como en su casa, además de las tradicionales mesas para cuatro personas.

 

 

 

 

 

 

 

Valora este artículo
(0 votos)
comments powered by Disqus