Friday, 23 de August de 2019


Todo mundo se pregunta: ¿qué está pasando?




Escrito por  Gabriel Sánchez Andraca
foto autor
LOS HECHOS OCURRIDOS EN IGUALA, Guerrero, han conmocionado a la sociedad de todo el país y a la internacional.

Las reacciones han sido de enojo, de temor, de reprobación total, reacciones que no se vieron por la matanza de Tlatlaya, Estado de México, tal vez porque los muertos eran miembros del crimen organizado, pero todos jóvenes al fin. Tampoco se dieron cuando los 72 muertos de San Fernando, Tamaulipas, hombres y mujeres centroamericanos, que iban a los Estados Unidos en busca de trabajo.

 

 

Como que la reacción de hoy, justificada y todo, está rara. Porque no es común que La Casa Blanca, que la ONU y Amnistía Internacional exijan al gobierno mexicano, públicamente, una investigación a fondo y transparente de los hechos.

 

 

Hay quienes afirman que Estados Unidos y los organismos internacionales que manejan, están tratando de debilitar al gobierno de la República más de lo que ya está, para condicionar la llegada de sus grandes empresas petroleras a su conveniencia.

 

 

Un país con altos índices de criminalidad, de inseguridad y de falta de respeto a los derechos humanos, es un país explosivo, que no conviene a los inversionistas, al capital financiero, ni a las grandes potencias.

 

 

El país en su conjunto está agitado. Hay protestas y manifestaciones de descontento por todos lados.

 

 

Lo del Instituto Politécnico Nacional puede resolverse en buena forma o puede descomponerse en cualquier momento, como decía Echeverría “por fuerzas oscuras, perfectamente identificadas”.

 

 

EL PROBLEMA REAL ES POLÍTICO Y ECONÓMICO: la clase gobernante en su inmensa mayoría carece de oficio y de sensibilidad social.

 

 

Desde la llegada de los tecnócratas que impusieron el neoliberalismo, todo ha venido hacia abajo: La clase política tradicional, fue despreciada por los doctores de Harvard y sustituida por tecnócratas que, como decía Margarita Michelena, fueron preparados para ser gerentes de algún supermecado de Texas, pero no para gobernar un país.

 

 

La economía mixta que había dado buenos resultados durante buen tiempo, fue sustituida por el sistema neoliberal que ha fracasado en el mundo, incluyendo los Estados Unidos y Europa, pues incrementa la desigualdad social haciendo más ricos a los ricos y más pobres a los pobres, pero además, ha empobrecido a las clases medias.

 

 

Los políticos perdieron sus principios, perdieron su ideología y se volvieron “prácticos”, es decir, oportunistas. El PRD y el PAN se alían en época electoral para derrotar al PRI, y el PRI y el PAN se alían en el Congreso y el Senado para derrotar al PRD. ¿Puede usted decir cuál de esos partidos es de izquierda, cuál es de derecha y cuál es de centro? Todos han perdido el rumbo y van por donde los llevan los vientos que en determinado momento soplan.

 

 

No es extraño pues, que ante los resultados electorales, haya voces en todas las organizaciones políticas, que llamen a recobrar sus principios, a recuperar sus valores, etcétera.

 

 

LA DESCOMPOSICIÓN DEL PAÍS, YA LO HEMOS dicho, se inició con los tecnócratas priistas y se aceleró con los dos gobiernos panistas, el de Vicente Fox y el de Felipe Calderón.

 

 

Los de la tecnocracia del PRI impusieron un modelo económico que contrario al que surgió de la Revolución Mexicana, no buscaba el bienestar social de la población, sino la acumulación de riquezas y entramos al “capitalismo salvaje”, en el que todavía nos encontramos.

 

 

Entraron las grandes cadenas comerciales, que en las grandes y medianas ciudades acabaron con el pequeño comercio. Una cadena farmacéutica, ahora hay dos o tres más, provocó el cierre de más de 200 farmacias en la ciudad de Puebla, propiedad de médicos y viejos farmacéuticos que tenían años de ejercer el oficio y de estar al frente del negocio familiar.

 

 

Una cadena de mini súper está acabando con lo que queda de las tienditas o changarros que son el sostén de cientos de familias de clase media popular. Ahora, las grandes tiendas emplean a jóvenes, hombres y mujeres, como cajeros o vigilantes, con salarios que no pasan de los 100 pesos diarios y a personas de la tercera edad, que son “empacadores” que reciben la propina de los clientes.

 

 

Fracasaron las maquiladoras, empresas que aprovechaban la mano de obra “barata” que ofrecía Salinas de Gortari al capital internacional, porque los trabajadores empezaron a exigir salarios y trato digno.

 

 

Nuestro sistema educativo, fue planeado para que nuestros jóvenes, con estudios elementales o medios, de mala calidad, sólo aspiraran a tener un trabajo de subsistencia, es decir, que les diera para comer y para tener una televisión. Ese era el futuro que visualizaban tecnócratas y panistas en el poder.

 

 

Por fortuna, el proyecto fracasó, pero ahora tenemos los gravísimos problemas de la inseguridad y la delincuencia organizada, que es superior a la de todos los países de la OCDE. Somos el país más inseguro de las 32 naciones que integran ese organismo y el que menos calidad de vida de su población tiene y, por si fuera poco, el de los más bajos salarios.

 

 

Y PASANDO A OTRAS COSAS, AYER HUBO manifestaciones en esta capital, para protestar por las obras que se realizan en las Cholulas, San Pedro y San Andrés, donde el lunes y martes hubo cierre de carreteras que además de los problemas que ocasionaron a conductores de coches particulares y vehículos del servicio público, descontrolaron las actividades de miles de ciudadanos.

 

 

Bueno, pues ayer en la tarde en Tepeojuma se dio un enfrentamiento entre vecinos de las poblaciones de dicho municipio, así como de Tlapanalá y Huaquechula, con policías que fueron a tratar de mantener el orden, ya que la movilización de habitantes de los lugares mencionados se dio para rescatar a un adolescente de 14 años, Luis Andi Vilchis Vilchis, que fue secuestrado el domingo por algunos maleantes que llamaron a su padre, Palemón Vilchis, para informarle que lo tenían en el cerro Nochizo. El señor pidió auxilio a los pobladores y no menos de 500 personas, varias de ellas armadas, se dispusieron para llevar a cabo el rescate. Las cosas ayer en la tarde estaban bastante graves, pues se había cerrado el paso por la carretera federal Atlixco-Izúcar.

Valora este artículo
(1 Voto)
comments powered by Disqus