Tuesday, 24 de September de 2019


La pobreza de los partidos políticos




Escrito por  Gabriel Sánchez Andraca
foto autor
TODOS LOS PARTIDOS POLÍTICOS deeste país reciben millones de pesos en apoyo a sus actividades, tanto de parte del gobierno federal, como de los gobiernos estatales. Sin embargo, en su mayor parte son partidos pobres o mejor dicho, pobres partidos.  

No tienen estructura, no tienen organización, han perdido su ideología o nunca la han tenido. Son partidos que funcionan sólo en época electoral y que en tiempos no electorales se dedican a “grillarse” los unos a los otros.

 

 

Los partidos de la llamada chiquillería, o sea, los que son pequeños en número, en fuerza política, en ideas, en todo, no saben qué hacer cuando llega la época de elecciones.

 

 

Carecen de cuadros debidamente capacitados para participar en una elección y tienen que andar de rogones, con militantes o con ciudadanos sin partido, para que acepten formar parte de sus planillas de candidatos. Eso en el menor de los casos. En el peor, tienen que esperar a que el Partido Revolucionario Institucional, que sigue siendo el mejor organizado y estructurado y con gente que sabe de política, de organizar campañas, etcétera, decida quiénes serán sus abanderados, para piratear a los que aspiraron y no fueron favorecidos con la designación.

 

 

La prueba de esto la tenemos a la vista: el PRI ya prácticamente tiene la lista completa de quienes abanderarán a ese partido en las elecciones de junio. Ayer se realizaron las convenciones para nombrar candidatos en los distritos donde según la convocatoria, se emplearía ese sistema de selección.

 

 

Faltan unos cuantos, pero en unos días más se dará por cerrado el proceso.

 

 

En el PAN no han podido formular una lista de 32 elementos que necesitan para las 16 candidaturas de propietarios y 16 suplentes y en la mayoría de los casos, designan a personas que no tienen militancia en el blanquiazul y que serían reprobados por cualquiera que les hiciera alguna pregunta sobre la historia o la ideología del partido que abanderarán.

 

 

Y UNO PENSARÍA QUE LOS DE LA IZQUIERDA están mejor, pero resulta que no. Aquella izquierda formada por jóvenes o maestros que recibían clases de marxismo de parte de personajes como el ingeniero Luis Rivera Terrazas, el maestro Alfonso Vélez Pliego y otros catedráticos universitarios, ya se han perdido. Han dejado la lucha después de militar durante años en el ahora muy debilitado Partido de la Revolución Democrática o en otras agrupaciones en las que dejaron parte de su vida sin haber logrado algo, a excepción de formar parte del anecdotario izquierdista poblano.

 

 

Algunos se han pasado a Morena, que es la esperanza que les queda, pero ya sin el brío, sin el apasionamiento de su juventud gastada en luchas callejeras durante los conflictos universitarios de los años sesenta y setenta. Sólo les quedan los recuerdos, pero ya no las ilusiones.

 

 

Gabriela Viveros González, regidora de Puebla, pensaba luchar por la candidatura a la diputación federal por el Distrito XII, pero ya renunció a ello porque su partido, el PRD, manda como candidato plurinominal de la cuarta circunscripción al actual secretario general del Gobierno del estado, Luis Maldonado Venegas, a quien considera totalmente ajeno a ese partido. Además, su renuncia a seguir luchando por ser candidata se debe a la postulación de Arturo Loyola, de quien no le gustan sus antecedentes y afirma que eso es continuar alentando que elementos con un pasado tormentoso, arriben al poder y provoquen problemas como los de Guerrero (Iguala y Ayotzinapa).

 

 

Y ahí también. en el PRD, hay un pleito por las candidaturas entre Izquierda Unida, el grupo o tribu que domina a ese partido y el grupo que aquí controla el líder del Senado, don Miguel Barbosa Huerta, cuya representante es la dirigente estatal Socorro Quezada Tiempo, que ya descalificó la lista que para las candidaturas presentan en México los famosos Chuchos.

 

 

EN LOS PARTIDOS POLÍTICOS, tantoen Puebla como en la mayor parte del país, las cosas están para llorar.

 

 

De los nuevos partidos que obtuvieron su registro apenas en los últimos meses del año pasado, Morena, Humanista y Compromiso Social, nada puede decirse, porque nada representan, excepción del partido de Andrés Manuel López Obrador que hizo un trabajo de afiliación, de conformación de estructura y de organización, previo y a la vista de todos.

 

 

De acuerdo a encuestas mandadas a hacer por organismos oficiales federales hace unos meses, la intención de voto para Morena era superior a la que se manifestó a favor de todos los demás partidos.

 

 

Pero en cuestiones electorales las tendencias cambian de un momento a otro. No sabemos que se hayan hecho encuestas recientemente, pero es seguro que las cosas ya cambiaron o están cambiando.

 

 

Resulta que varios grupos de morenistas han denunciado imposiciones de candidatos, como en todos los partidos, y eso no ha gustado a muchos.

 

 

La lista de sus posibles candidatos no entusiasma mucho a los militantes de ese partido, pues son personas desconocidas, sin ningún trabajo político o social, previo. Sin embargo, se trata de un nuevo partido que ha empezado desde abajo y en el que mucha gente ha confiado por el personaje que lo creó y constituye su máxima autoridad moral, el ex candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador.

 

 

EL PARTIDO MOVIMIENTO CIUDADANO tiene en el Distrito XII de esta capital a cuatro aspirantes que muestran en forma palpable lo que está ocurriendo en la política mexicana.

 

 

Uno de esos precandidatos es el doctor Salvador Calva Morales, rector de la Universidad Latinoamericana, que nunca ha militado en política, que tiene un interesante trabajo educativo que le ha merecido importantes reconocimientos y que ahora, de muy buena fe, quiere representar a los ciudadanos del distrito mencionado ante el Congreso de la Unión. Sería, pues, un auténtico candidato ciudadano.

 

 

Los otros candidatos son Rodolfo Huerta, arquitecto que ha sido diputado local por el PRD, dirigente estatal de ese partido y que ha ocupado puestos en el partido del Sol Azteca. También figura como aspirante Armando Méndez, que desde estudiante militó en la izquierda y que por diferencias personales con algunos dirigentes fue expulsado del Partido de la Revolución Democrática y Marina Díaz, quien fue priista, muy cercana al anterior dirigente del Revolucionario Institucional, Pablo Fernández del Campo, quien por diversas causas se alejó del tricolor.

 

 

La designación de candidatos del Movimiento Ciudadano será este domingo en la Ciudad de México. Previamente habrá una reunión del dirigente nacional del mencionado partido, con Manuel Espino, el dirigente nacional del PAN, que fue corrido de su partido por Felipe Calderón, siendo presidente de la República.

 

 

Se cree que la reunión de referencia será para conformar una alianza. 

 

 

 

 

 

Valora este artículo
(0 votos)
comments powered by Disqus