Thursday, 23 de May de 2019


No hay crecimiento económico para pagar fotomultas, parquímetros y tarifazo del agua




Escrito por  Arturo Rueda
foto autor
Las conclusiones del Imco son claras: aunque la economía poblana tiene elementos suficientes para crecer, está lastrada por variables relacionadas con empleo, ingreso y productividad, pues en esos tres rubros es en los que el retraso con el resto de las 31 entidades es más pronunciado. Así que yo no veo el sueño de prosperidad infinita que presume el morenovallismo. Y tampoco lo ve el Imco

Mientras el morenovallismo sueña un sueño de prosperidad infinita para Puebla, en el que los ciudadanos pueden pagar tarifazos del agua, fotomultas y parquímetros, el Instituto Mexicano de la Competitividad (Imco) desnuda la realidad económica del estado. Los focos rojos están encendidos por la recesión, la precariedad salarial, la informalidad laboral, el desplome de la productividad y el empleo formal. Muy lejos de las entidades que mayores avances presentan en sus variables más significativas —Guanajuato, Nuevo León y Jalisco—, Puebla es una de las entidades reprobadas en el semáforo económico estatal del Imco. Las previsiones de crecimiento, generación de empleo y bienestar se deterioran en vez de mejorar. Así de simple.

 

 

El Imco, a través de su estudio “¿Cómo vamos?”, nos devuelve un reflejo más que preocupante acerca de las condiciones económicas de las 32 entidades federativas a través de 10 variables comparativas. De ellas, Puebla obtiene semáforo verde en cuatro y reprueba en seis de ellas. Veamos el desglose.

 

 

Los focos rojos se prenden en seis variables: crecimiento económico, generación de empleo, productividad, bienestar, informalidad y diversificación laboral. Nos va bien en cuatro rubros: deuda pública, fomento a las exportaciones, Estado de derecho e Inversión Extranjero Directa.

 

 

El problema de Puebla no es ese desequilibrio, sino la profundidad de las variables en que le va pésimo a la economía de la entidad. Algunas de ellas son:

 

 

1.- La caída del PIB estatal es de 1.3 por ciento comparando el 4T de 2013 con el 4T de 2012. Vaya, no se puede mayor recesión. Es la sexta economía estatal con peor desempeño.

 

 

2.- Sólo 1.9 de cada 10 personas en edad de trabajar tiene un empleo formal. Es el octavo estado con el peor desempeño, pues el avance es igual a cero entre 2012 y 2013.

 

 

3.- La productividad en Puebla es la tercera peor del país.Eso significa que por cada hora trabajada pasó de 513 pesos a 424. La caída es del 17 por ciento. Estamos muy lejos de los 753 pesos por hora trabajada que es la media nacional.

 

 

4.- Tratándose de la prioridad discursiva y política del régimen, la variable del bienestar sigue en franco deterioro pues aumentó de 59.9 a 64.4 el porcentaje de la población que no puede comprar la canasta básica con su salario. Es un adelanto de que en la próxima medición del Coneval no habrá mejoría, sino empeoramiento.

 

 

5.- Aunque la tasa de informalidad en el último año descendió de 67.5 a 65.9, es el séptimo estado con tasa de trabajadores no registrados ni con seguridad social.

 

 

6.- La tasa de diversidad laboral, es decir los empleos que no dependen del sector público, tuvo una caída marginal de 94 a 93.8 por ciento de la población, esto es, apenas 6.2 trabajan para el gobierno.

 

 

Ahora vayamos a las buenas cuentas que el morenovallismo podrá presumir en el estudio del Imco: tres son fundamentalmente macroeconómicas y una del Estado de derecho.

 

 

7.- Puebla se mantiene como uno de los estados más bajos en deuda directa en relación al PIB estatal, pues apenas representa el 1.7 por ciento. Algunos podrían creer que se trata de un dato engañoso, especialmente porque no se toman en cuenta los 9 mil millones firmados en PPS. Aun así, sumándolos, Puebla todavía saldría entre los mejores estados.

 

 

8.- La Inversión ExtranjeraDirecta como parte de la producción total subió de 1.0 a 1.7 por ciento, el segundo mejor desempeño nacional gracias al dinero que han traído Audi y Volkswagen.

 

 

9.- Fomento a las exportaciones como parte del PIB total. El crecimiento durante 2012 fue marginal, de 2.4 a2.5 por ciento, la séptima mejor tasa de exportaciones del país, nuevamente, gracias al sector automotriz.

 

 

10.- La variable Estado de derecho a través del descenso en el robo de automóviles, que bajó de 65 a 33.8 por cada 100 mil habitantes, que nos ubica como el sexto menor del ranking nacional.

 

 

Las conclusiones del Imco son claras: aunque la economía poblana tiene elementos suficientes para crecer, está lastrada por variables relacionadas con empleo, ingreso y productividad, pues en esos tres rubros es en los que el retraso con el resto de las 31 entidades es más pronunciado. Así que yo no veo el sueño de prosperidad infinita que presume el morenovallismo. Y tampoco lo ve el Imco.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Valora este artículo
(0 votos)
comments powered by Disqus